EL MUNDO › MIGRANTES QUE INTENTAN CRUZAR EL MEDITERRáNEO

Dos mil muertos en seis meses

Más de 2000 migrantes murieron en lo que va del año al intentar cruzar las aguas del Mediterráneo rumbo a Europa, un balance de víctimas que supera al del año pasado, cuando fallecieron 1607. Las cifras fueron entregadas por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), que también señaló que desde enero llegaron unos 188.000 migrantes a Europa, sobre todo a Grecia e Italia, y vaticinó que pronto se alcanzará la cifra simbólica de 200.000 personas. En tanto, unos 600 inmigrantes sin papeles intentaron cruzar en la madrugada de ayer de Francia al Reino Unido por el túnel que atraviesa el canal de la Mancha.

La portavoz de la OIM en Ginebra, Itayi Virri, señaló el nefasto record de víctimas. “Por desgracia, este fin de semana hemos alcanzado una cifra superior a los 2000 migrantes y refugiados fallecidos”, dijo. La ruta que lleva del norte de Africa a Italia fue la más mortífera con 1930 fallecidos, frente a las 60 personas que perdieron la vida al intentar llegar a Grecia, generalmente desde Turquía. La portavoz explicó que la diferencia radica en la menor distancia entre las costas turcas y las islas griegas. Virri señaló que para el informe, también fueron considerados los 19 migrantes muertos en el canal de Sicilia la semana pasada. Las víctimas murieron de agotamiento y sed, después de que utilizaran el agua potable para enfriar el motor del barco en el que viajaban.

Por su parte, la policía francesa registró durante la madrugada de ayer 600 intentos de intrusión de migrantes en el Eurotúnel, cerca de Calais. Las fuerzas de seguridad informaron que 400 refugiados fueron contenidos en su intento de atravesar el túnel, mientras que otros 180 fueron interceptados y expulsados del lugar y otros 20 fueron detenidos.

La presión migratoria estalló con fuerza a principios de la semana pasada, atribuida a la parálisis parcial desde junio del puerto de Calais, donde un conflicto laboral en la empresa de ferris My Ferry Link llevó a muchos camiones a tener que esperar frente a las instalaciones del túnel para poder pasar al Reino Unido. Esta situación provocó que muchos inmigrantes intentaran esconderse en el interior de esos vehículos para pasar al otro lado del canal. Ante el agravamiento de la situación, París decidió enviar la semana pasada 120 agentes para reforzar la seguridad, mientras que Londres anunció la inversión de unos 10 millones de euros en la construcción de un área de protección para camiones con destino al Reino Unido y el levantamiento de una valla más alta en la terminal de la localidad de Coquelles. Al respecto, el director de la OIM para la Unión Europea, Eugenio Ambrosi, criticó los proyectos de reforzar las barreras alrededor del puerto y del túnel. “Serán ineficaces para controlar las migraciones irregulares, peligrosos para los migrantes, y aumentarán las peticiones a los traficantes de personas”, dijo.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.