EL PAíS › ENTREVISTA CON EL RADICAL ERNESTO SANZ, PRECANDIDATO A PRESIDENTE DE CAMBIEMOS

“Macri es refractario a algunos sectores”

El titular de la UCR se diferenció de la “cultura empresaria” del PRO, cuestionó a Stolbizer y aseguró que él está en mejores condiciones para ganarle al kirchnerismo que Carrió y el jefe de Gobierno porteño. Dejó abierto el futuro de Cambiemos luego de octubre.

 Por Sebastian Abrevaya

A pocos días de las PASO, el titular de la UCR y precandidato presidencial de Cambiemos, Ernesto Sanz, asegura que ya cumplió su primer objetivo: lograr una polarización entre su espacio y el Frente para la Victoria. Uno de los principales artífices de la desintegración de Unen y de la construcción de la alianza con Mauricio Macri y Elisa Carrió se diferenció de sus competidores internos. En diálogo con Página/12, Sanz señaló que el jefe de Gobierno “todavía tiene que construir confianza, amplitud y un partido federal”, mientras que calificó al frente Progresistas que lidera Margarita Stolbizer como una opción “testimonial”.

–¿Cuál es el balance de Cambiemos antes de la primaria?

–Cambiemos ya ha cumplido un primer objetivo y lo digo desde la óptica del radicalismo. Haber convertido a este frente en uno de los dos polos de la polarización. Es una conclusión lógica en lo electoral de lo que ha sido la polarización política. La diferencia entre el 2015 y el 2011 es que la oposición no pudo construir ese polo que hoy es Cambiemos. Además, en este 2015 la polarización va a ser aún mayor porque estamos frente a un agotamiento del modelo. El modelo no pudo resolver el principal problema que tenía era el de la sucesión. No lo pudo resolver, como debiera haberlo resuelto. Scioli no es esa resolución natural, la resolución era Cristina o lo más similar a Cristina. Terminaron en la vereda de enfrente, adorando un candidato que putearon en 14 idiomas durante 10 años.

–Más allá de la confianza que puedan generar las encuestas, no se ve en ellas una polarización tan marcada...

–No se va a visualizar tan contundentemente el 9 de agosto porque hay otro voto opositor que es el de Massa, el de Stolbizer, Rodríguez Saá, Altamira, pero sí ya hay una polarización importante. Nadie va a poder pensar que en octubre se resuelve la elección por el 40 por ciento de los votos con una diferencia de 10. Si puede ser que alguien llegue al 45 pero cualquiera de los dos polos puede llegar.

–Su candidato a vice, Lucas Llach y también Carrió advirtieron que la candidatura de Stolbizer es funcional al kirchnerismo porque dispersa el voto opositor. ¿Usted piensa lo mismo?

–(Piensa) El principal desafío de un militante progresista era en esta elección generar alternancia. Frente a un modelo como el del kirchnerismo, si realmente está en la vereda de enfrente y no si disimula que está en la vereda de enfrente. Yo estoy en la vereda de enfrente, no ando con medias tintas. Lo que tengo que hacer primero que nada es crear las condiciones de la alternancia. Luego viene el otro desafío, que es dotar a ese polo de la ideología, los principios, la carnadura doctrinaria que me deje satisfecho. Si no se hace primero el esfuerzo para generar eso, se termina siendo testimonial. Yo he vivido doce años como un perro ladrándole a la Luna desde una banca en el Congreso, quejándome de los atropellos y las violaciones del Gobierno. No quiero que eso siga ocurriendo.

–El partido tuvo un fuerte debate por la política de alianzas. ¿Esa discusión ya fue saldada o sigue habiendo diferencias?

–Para nada. Hoy son los baluartes más firmes de mi candidatura. Gerardo en Jujuy, Rozas en Chaco, Naidenoff, Cano... Alfonsín en Buenos Aires va a hablar maravillas de este acuerdo porque tiene al radicalismo bonaerense con un entusiasmo fenomenal. Cuando tenés un sistema político desequilibrado, en el que se perdió el sistema bipartidista tradicional, el equilibrio le hace bien a la sociedad e incluso al que gobierna. ¿Con un sistema equilibrado hubiera habido un Jaime? ¿Un Cirigliano? Todas las cosas que pasaron, los atropellos.

–¿Por que deberían votarlo a usted y no a Macri?

–Por que yo soy el que está en mejores condiciones de ganarle al kirchnerismo. Porque para ganarle en octubre, y en segunda vuelta más todavía, tenés que tratar de construir desde una posición no refractaria. Macri es refractario a algunos sectores de la oposición. Todavía tiene que construir en el tiempo confianza, amplitud, un partido federal, son los desafíos de él. Yo ya vengo enancado en un partido amplio, plural, acostumbrado a la construcción. No por casualidad construimos Unen y después nos fuimos cuando vimos que eso nos llevaba a la testimonialidad. Construimos Cambiemos. Esto es lo que viene en las elecciones y lo que viene luego en el Gobierno. Cuando me preguntan qué te diferencia de Macri yo respondo, lo federal, la visión del mercado y del Estado. No tengo que dar explicaciones como la tiene que dar Macri.

–¿El tema del marketing electoral del PRO no es algo negativo para Cambiemos?

–Obviamente que son culturas distintas. En argentina hay tres culturas: una de corte monárquico que es el Gobierno, que es el disciplinamiento y el dedo. Después tenés una cultura empresaria, donde hay mucho gerente, mucha encuesta y mucho marketing. Como si la política fuera un estudio de mercado. Y después tenés la cultura cívica, la cultura tradicional de la política. El radicalismo está en esa. El choque de culturas no se da sólo con Macri y el PRO, también se da con el kirchnerismo. Y ellos con nosotros. Noso- tros no somos un partido de gurúes sino de militantes.

–¿El de Cambiemos sería un gobierno de coalición?

–Primero definamos qué es un gobierno de coalición porque muchos focalizan sólo en el Poder Ejecutivo. Un gobierno es una integralidad, que incluye también el parlamento y la territorialidad. Obviamente en esa idea integral de gobierno yo estoy involucrado. Todos estamos involucrados. Carrió también. El objetivo central es ganarle al kirchnerismo. Ahora es la semifinal. Sabemos que la sumatoria de nuestros votos se compara con la del frente para la victoria. Va a haber competencia.

–¿Cambiemos sigue después de octubre, independientemente de cuál sea el resultado?

–No lo hemos hablado. Tanto tenemos en la cabeza ganar en octubre y gobernar que cualquier otra hipótesis no lo hemos conversado así que se verá en su momento.

–¿Qué piensa de la denuncia contra Aníbal Fernández a una semana de la elección?

–A ver... (piensa) se mezclan tantas cosas. Si uno lo mirara desde el punto de vista del interés de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires, a nosotros nos conviene que sea Aníbal candidato. Si alguien pensó que esto podía favorecer a Cambiemos...

–¿No le llamó la atención la entrevista a uno de los involucrados en la causa del triple crimen en la casa de Carrió?

–(Silencio). No.

–¿Qué le parecieron las declaraciones que se filtraron de Melconian y Sturzenegger, cercanos al macrismo, planteando un ajuste?

–Eso es fruta podrida, se señaló a otros economistas como Espert y Broda como cercanos al PRO cuando no lo son. Pero en todo caso, los otros son cercanos al PRO, mis economistas son Javier González Fraga, Adrián Ramos, Alfonso Prat Gay, Nicolás Dujovne, Lucas Llach.

Compartir: 

Twitter
 

“Nos fuimos de Unen cuando vimos que nos llevaba a la testimonialidad”, asegura Sanz.
Imagen: Sanda Cartasso
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.