EL MUNDO › MORALES ANUNCIó EL JUICIO EN EL DíA DEL MAR; DURA RESPUESTA DE BACHELET

Nueva demanda de Bolivia contra Chile en La Haya

El presidente boliviano Evo Morales anunció que demandará nuevamente a Chile ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya por el uso del río Silala, un curso de agua que, según Bolivia, fue desviado ilegalmente por el país trasandino hace casi un siglo. Por su parte, el gobierno chileno considera que se trata de un río internacional con aguas compartidas por ambas naciones. La respuesta de Santiago fue más contundente de lo habitual. “Chile va a contrademandar a Bolivia para resguardar sus derechos”, anunció la presidenta chilena Michelle Bachelet, confirmando una postura adelantada por el canciller Heraldo Muñoz, quien durante el fin de semana exhibió mapas históricos para avalar la postura de La Moneda.

Para hacer su anuncio Morales usó un evento conocido por Chile: la conmemoración del Día del Mar –cuando Bolivia recuerda la pérdida de su salida al mar en la guerra de 1879-1884 que libró contra Chile– y en el marco del cual anunció en 2011 la presentación de la primera demanda internacional contra Chile por la restitución de su acceso al océano Pacífico.

El analista boliviano Carlos Cordero consideró que el presidente boliviano, que se recupera del traspié sufrido en el referendo convocado para decidir si podía ser elegido por cuarta vez, recurre a una estrategia conocida ante un escenario interno desfavorable. Según Cordero, por esta vía el mandatario “busca recuperar la confianza ciudadana perdida” tras su derrota en el referendo del 21 de febrero, con el cual buscaba habilitar su postulación a una nueva reelección en 2018. “Es un guión conocido”, coincidió el experto en política exterior de la Universidad de Chile, Ricardo Israel.

En abril de 2011, el gobierno de Morales anunció su intención de demandar a Chile por el uso del Silala, río que nace en el departamento andino de Potosí y que surte con 300 litros de agua por segundo a la región desértica chilena de Atacama. Sus aguas fueron entregadas en concesión a principios del siglo XX para alimentar las locomotoras del tren que unía la ciudad chilena de Arica y La Paz, y luego –según la versión boliviana– fue canalizado artificialmente por Chile, que insiste en que es un río de cauce sucesivo y natural sobre el que tiene derechos.

Ayer, el canciller trasandino se reunió con Bachelet y varios ex cancilleres. También deslizó la posibilidad de poder llamar a consultas al cónsul general de Chile en La Paz, Milenko Skoknic, máxima autoridad diplomática ya que ambos países carecen de relaciones formales desde 1978. “Chile ha sobrerreaccionado a un simple anuncio. Le está siguiendo el juego a Morales”, afirmó el analista de la Universidad de Valparaíso, Guillermo Holzmann. “Es una respuesta reactiva; de alguna forma Chile ha seguido a Morales y eso es un éxito de la política exterior boliviana”, complementó Cordero.

En 2009, durante la primera administración de Bachelet, los dos países estuvieron a punto de llegar a un acuerdo por el uso de las aguas del Silala. Ante la posibilidad de enfrentar un nuevo proceso en La Haya, legisladores chilenos pidieron la ruptura total del diálogo con Bolivia y la salida de su país del Pacto de Bogotá, que le da jurisprudencia a la CIJ, postura a la que el gobierno no ha adhirió.

“La energía del gobierno boliviano debería estar concentrada en una mejor defensa en la Corte de La Haya ante la demanda por la salida soberana al mar,” criticó Cordero.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.