SOCIEDAD › OPOSICIóN DE LOS TAXISTAS Y RECLAMO DEL GOBIERNO PORTEñO POR LA LLEGADA DE UBER

Entre la novedad y la ilegalidad

El anuncio de que Uber operará en la ciudad de Buenos Aires despertó el rechazo de los taxistas, que acusan a la empresa de “precarizar” el sector. El gobierno porteño considera “competencia desleal” el modo en que la empresa pretende funcionar.

 Por Soledad Vallejos

El anuncio de que la empresa Uber desembarcará con su aplicación en la ciudad de Buenos Aires generó la oposición de los choferes de taxis nucleados en distintos gremios y el rechazo del Estado porteño al modo en que pretende operar por considerarlo “competencia desleal”. Entre el domingo a la tarde y ayer, aseguró la empresa a este diario, 7000 personas se inscribieron en la web de Uber para brindar el servicio. De ellas, 120 fueron convocadas ayer al Hotel Castelar, para una reunión en la que se les ampliarían detalles de los requisitos y el modo de uso de la aplicación; al mismo tiempo, en la puerta del lugar un grupo de taxistas se dio cita para protestar; de acuerdo con algunos testimonios, algunos de ellos arrojaron piedras contra el hotel. En tanto, distintas asociaciones gremiales de choferes de taxis –nucleadas en las dos centrales obreras, CTA y CGT– coincidieron en convocar a una movilización el 20 de abril. Por su parte, la vocera de la aplicación de la discordia aseguró: “no consideramos que afecte a los servicios de taxis, ya que buscamos acompañar el importante crecimiento del uso de transportes alternativos”.

Uber resolvió operar en el mercado porteño por “varios factores”, detalló a Página/12 la Gerente de Comunicaciones de la empresa para el Cono Sur, Soledad Lago Rodríguez, quien sindicó entre ellos la conformación de “un equipo local sólido”. Además, agregó, Argentina “se está volviendo cada vez más un mercado atractivo para que empresas extranjeras hagan negocios en el país” y “hoy nos encontramos con un gobierno receptivo a la innovación y al uso de las nuevas tecnologías”. Sin embargo, fuentes del área de Transporte del gobierno de la ciudad de Buenos Aires aseguraron a este diario que “lo que se genera con Uber es una competencia desleal”. “Lo que nos interesa principalmente es que la gente que utiliza el transporte lo haga en medios que están preparados y habilitados para esos fines, que cumplan con los requisitos que la norma vigente les exige. Hay que recordar que los taxistas rinden exámenes y cumplen con muchísimos requisitos”, añadió la fuente.

De acuerdo con esa misma fuente de la administración de la Ciudad, no es cierto que el gobierno porteño intente prohibir la operación de Uber. “No estamos en contra de la aplicación, nosotros damos la bienvenida a las nuevas tecnologías y también a las empresas que quieren instalarse en Buenos Aires, pero no podemos ponernos a merced de la dinámica de cada una de ellas, es al revés: las empresas deben ajustarse a nuestras leyes. En ese sentido, tienen dos opciones, adaptarse a la ley de taxis o a la ley de remises”.

El representante de la Asociación de Taxistas de Capital (ATC), Luis Fernández, dijo a este diario que “en el avión con (el presidente norteamericano Barack) Obama vinieron empresarios de Uber, me llama la atención que apenas 3, 4 días después de que él retornó a su país nos estén anunciando el desembarco de esta empresa multinacional. Siempre había rumores de que venían pero no que venían de esta manera”. Por ello, agregó, al desembarco “lo vamos a enfrentar”.

Fernández señaló que la operación habitual de Uber tiene impacto en las condiciones laborales del sector, a las que precariza. “En nuestro gremio no hay trabajadores en negro, nuestra actividad está en blanco, con cargas sociales. Está en blanco para el propietario de licencias y también para los choferes, y hay un marco regulatorio que fija obligaciones y derechos. Este tipo de empresa se distingue por violar todo tipo de regulación, pero nosotros transportamos gente, no cualquier mercadería.”

Ayer por la tarde, en una asamblea, alrededor de 100 delegados de paradas de taxis porteñas resolvieron movilizar el 20 de abril. Además de representantes de ATC, que integra la CTA, “había representantes del Sindicato de Peones de Taxi (N. de R.: con Omar Viviani al frente, que revista en la CGT), de la Sociedad Propietarios de Autos con Taxímetro, de la Unión de Propietarios de Taxímetro, de la Cámara de Taxistas, Cametax, que son empresarios”.

Los taxistas, además, pidieron reuniones al gobierno porteño y también al nacional, a quienes reclamaron “que fijen posición” en el tema, “porque este empieza acá pero es un problema nacional”. Fernández subrayó que Uber “trabaja con página de Internet, ni siquiera tienen local en Buenos Aires”.

Actualmente, en la ciudad de Buenos Aires hay 38.600 taxis registrados; cada uno de ellos está autorizado por una licencia especial, cuyo costo ronda los 200.000 pesos. Fernández subrayó que el gremio lleva “años estudiando cómo mejorar el servicio, la atención al pasajero, y por eso hay cursos de profesionalización anuales”. “También hay tests psicológicos anuales para los choferes, y los autos tienen que pasar la inspección técnica, tener seguro de terceros transportados, entre otras cosas. Cuando hablamos de regulación, hablamos de eso. Este tipo de empresa quiere violar todo tipo de regulación y promueve trabajo precario. Mi temor es que por la ola de despidos públicos y privados encuentren víctimas necesitadas de hacer unos manguitos.”

En tanto, Omar Viviani, del Sindicato de Peones de Taxis, aseguró que “bajo ningún concepto” el sindicato permitirá la operación de Uber, que pretende “desregular todo el sistema”. “Como esto es todo tecnología, ahora han contratado algunos CEO para ver si arman el servicio. Pero con noso- tros van a tener inconvenientes porque no lo vamos a permitir”, añadió.

En apoyo de los taxistas, Daniel Scioli explicitó en su cuenta oficial de Twitter: “mi solidaridad con los trabajadores taxistas, que me han manifestado hoy (por ayer) en la calle su inquietud”.

Por su parte, la vocera de la empresa, Lago Rodríguez, señaló a este diario que Uber “opera como intermediario entre usuarios que requieren un servicio de traslado y socios que se conectan para brindar ese servicio” y que es “una nueva alternativa de transporte”. “Por ser una plataforma innovadora, sin una definición establecida, suelen generarse múltiples interpretaciones, pero si algo es claro es que la ausencia de una regulación adaptada no implica ilegalidad. No existe hoy en Argentina una normativa que contemple un servicio como el de Uber”. Todavía no se anunció fecha de inicio de actividades.

Compartir: 

Twitter
 

Los taxistas anunciaron que realizarán una movilización el 20 de abril en protesta por la llegada de Uber a la ciudad.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.