EL MUNDO › DENUNCIA UN “CLIMA GOLPISTA”

Sostiene Lula

El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva afirmó ayer que algunos medios de comunicación están generando en el país un “clima” similar al que vivió Venezuela a comienzos de este siglo, con un intento de golpe contra el entonces mandatario Hugo Chávez. Lula se refirió al frustrado golpe contra Chávez en 2002 y lo comparó con la actual situación de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, a quien el Congreso podría abrir un juicio político con fines de destitución por su presunta responsabilidad ante el supuesto “maquillaje” de las cuentas públicas.

“Brasil no puede vivir lo que vivió Chávez con la retirada de la presidencia en nombre de la democracia y el presidente de la Fedecámaras –gremio empresarial venezolano– asume y cierra el Congreso”, aseveró.

El ex gobernante comparó también la actual situación en Brasil con la que sufrieron los ex presidentes Fernando Lugo, de Paraguay (2012), y Manuel Zelaya, de Honduras (2009). “No podemos dejar que en un país del tamaño de Brasil y de la importancia de Brasil se haga lo que hicieron con Lugo, que es lo que quieren hacer con Dilma. Lo único que ella necesita es que la dejen gobernar con tranquilidad y la pueden juzgar cuando termine su mandato”, apuntó Lula. Lula defendió ayer su papel en el gobierno de su sucesora, Dilma Rousseff, quien lo nombró recientemente ministro de Presidencia, y pidió castigar a los involucrados en el escándalo de corrupción en la petrolera estatal Petrobras.

“No quiero mandar, quiero obedecer y compartir decisiones y creo que puedo contribuir”, afirmó Lula durante una rueda de prensa concedida a corresponsales extranjeros en San Pablo al ser preguntado sobre su designación al frente la cartera más importante del Gabinete de Rousseff.

El nombramiento de Lula como ministro está en manos de la Corte Suprema después de que un magistrado de este tribunal suspendiera su designación al considerar que Rousseff ofreció a su padrino político la cartera con el propósito de “impedir” un posible arresto del ex presidente, investigado por supuesta corrupción.

“Tengo la convicción de poder cambiar el humor de este país, porque si se cambia el humor al otro día podemos cambiar la economía”, que ha sido impactada por los “efectos” de la actual crisis política, justificó. De acuerdo con Lula, Rousseff lo invitó desde agosto pasado a formar parte del Ejecutivo y en ese momento consideró que “no era correcto dos presidentes en el Gobierno. “No quería ser ministro y sí coordinar el Consejo de Desarrollo Económico y Social”, señaló Lula, quien admitió que cambió de opinión tras la empeoramiento de la crisis.

El ex mandatario admitió que era consciente de que su llegada al Ejecutivo iba a generar la reacción adversa de la oposición, principalmente del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB). “Yo era consciente de que a los ‘tucanos’ (PSDB) no les iba a gustar mi ida al gobierno”, enfatizó Lula, que gobernó Brasil entre 2003 y 2010. Lula se defendió también de la vinculación de su nombre en las investigaciones de corrupción en el llamado caso Petrobras, donde es investigado por presunto enriquecimiento ilícito.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.