EL MUNDO › LA ASOCIACION NACIONAL DEL RIFLE LE DIO SU RESPALDO OFICIAL AL PRECANDIDATO DEL PARTIDO REPUBLICANO

Apoyo para Trump del lobby de las armas

Para dirigirse a las miles de personas que asistieron a la reunión anual de la NRA en Louisville, Trump, miembro vitalicio de esa entidad, presumió de tener un permiso para llevar una pistola camuflada debajo de la chaqueta.

El virtual candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, recibió ayer el respaldo oficial de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), antes de su intervención en la convención anual de este poderoso grupo de presión en Estados Unidos.

“Es hora de unirnos. Si su candidato preferido salió de la contienda, es hora de superarlo”, afirmó Chris Cox, director ejecutivo de la NRA sobre las primarias republicanas, en las que quedó el magnate neoyorquino como único candidato. “En nombre de los miles de patriotas presentes en esta sala, de los cinco millones de miembros de la NRA y de las decenas de millones que nos apoyan, anuncio oficialmente la adhesión de la NRA a Donald Trump para la presidencial’’, dijo Cox. El objetivo de los dirigentes de la NRA es explícito: quieren impedir que la candidata demócrata Hillary Clinton suceda a Barack Obama, presidente radicalmente opuesto al lobby de las armas.

El anuncio se produjo minutos antes de que Trump subiese al escenario en la convención anual del NRA en Louisville (Kentucky) y señalase que la Segunda Enmienda en la Constitución de EE.UU. que ampara la posesión de armas está en peligro si Hillary Clinton, la posible rival demócrata de Trump, gana las elecciones de noviembre. “La malvada Hillary es la candidata más opuesta a las armas y a la Segunda Enmienda de todos los candidatos que han competido alguna vez por la Presidencia. La única manera de proteger la Segunda Enmienda es votando por Donald Trump, porque ella quiere abolirla”, dijo el magnate en su intervención. En respuesta a estas declaraciones, Clinton publicó en su Twiiter: “Estás equivocado Donal Trump. Podemos mantener los derechos de la Segunda Enmienda mientras prevenimos la violencia sin sentido de las armas”. Clinton volverá a exponer hoy sus planes para reducir la violencia que existe en los Estados Unidos y lo hará acompañada de varias madres que perdieron a sus hijos en incidentes armados.

Para dirigirse a las miles de personas que asistieron a la reunión anual de la NRA, que es el más poderoso de los lobbies de las armas, Trump, miembro vitalicio de la NRA, presumió de tener un permiso para llevar una pistola camuflada debajo de la chaqueta en Nueva York, ciudad con leyes de armas muy severas, y dijo que quiere cambiar las leyes para acabar con las “zonas libres de armas”, para que los profesores puedan ir armados a los colegios y los militares en el interior de las bases. También se opuso a prohibir las armas de asalto y prometió extender a los 50 estados de la Unión la autorización para llevar un arma oculta en cualquier lugar y en cualquier momento.

Una vez más, Trump insistió en su argumento de que los últimos atentados terroristas en París y Bruselas han demostrado que la prohibición a llevar armas es un problema para hacer frente a los matones terroristas, ya que de poder contar con ellas las balas habrían salido también en sentido opuesto y no sólo contra las víctimas. Recalcó que los derechos del arma son fundamentales para luchar contra ese terrorismo.

Sin embargo, el magnate utilizó la mayor parte de su discurso para realizar ataques contra Clinton. Hizo referencia al voto de las mujeres y aseguró que según la candidata demócrata las mujeres no tienen el derecho de defenderse a sí mismas con armas de fuego. “Eso es tan injusto y tan extraordinario, y les diré más, mis números de las encuestas con las mujeres están empezando a subir”, aseveró Trump. Además, acusó a Clinton y a su marido, el ex presidente Bill Clinton, de ser hipócritas por tener agentes del Servicio Secreto armados a su alrededor, a la vez que piden medidas más estrictas de control de armas, y demandó a los Clinton que sus guardaespaldas se desarmen inmediatamente.

A pesar del discurso de ayer, que lo pone más cerca del voto de los cinco millones de miembros de la NRA, no siempre fue un ardiente defensor de la Segunda Enmienda. En el 2000, apoyó en uno de sus libros, la prohibición de los rifles de asalto, aprobada temporalmente por la Administración de Clinton, así como la ampliación del plazo de espera para ratificar la compra de un arma. Con la presentación de ayer, Trump busca descartar las dudas sobre sus cambios de opinión y consolidar el respaldo del ala más conservadora del partido republicano.

Por su parte, el vicepresidente de la Asociación Nacional del Rifle, Wayne LaPierre, calificó a Trump como un hombre que ofrece una Casa Blanca muy diferente y una nación mucho más esperanzada.

Compartir: 

Twitter
 

Trump dijo en la NRA que quiere que los profesores puedan ir armados a los colegios.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.