EL MUNDO › LULA HABLO DEL GOLPE Y DE LA CRISIS BRASILEÑA

Tristeza não tem fim

Dijo que Dilma “deberá corregir muchas cosas y hacer una profunda reforma política” en caso de retomar el mando.

El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva confesó ayer su tristeza al ver el “derrumbe” del proyecto político del Partido de los Trabajadores (PT) que él mismo fundó, pese a que de momento sigue siendo el más importante y popular, puso por primera vez en duda postularse para las elecciones de 2018 y reconoció que la mandataria suspendida Dilma Rousseff “deberá corregir muchas cosas y hacer una profunda reforma política” en caso de retomar el mando.

Lula mostró su tristeza el 12 de este mes cuando acompañó a Rousseff en su despedida del Palacio del Planalto, horas después de que el Senado votó el juicio político contra la mandataria. “Yo no quería estar en aquel acto, yo no quería estar en aquella foto, pero fui al Planalto por solidaridad con Dilma. Fue un día muy triste para mí porque no era sólo Dilma que estaba dejando la presidencia de forma abrupta, era el fin de un proyecto, de un sueño. Vi como todo se derrumbaba”, reconoció, atribulado.

En entrevistas a medios extranjeros concedida en su oficina de San Pablo, el veterano dirigente calificó lo ocurrido como “una sangría, ya que no permitir que Dilma termine su mandato fue un golpe de Estado contra la democracia brasileña”.

Según el influyente diario Folha de Sao Paulo, allegados al ex gobernante comentaron que desde hace cerca de un mes se lo ve depresivo y contrariado, al punto que suspendió parte de su agenda pública. La preocupación de Lula se debe no sólo a la caída de Rousseff sino también a la causa por el escándalo de desvío de fondos en Petrobras, en el que él ya fue interrogado por orden del juez anticorrupción Sérgio Moro.

El ex mandatario comentó a un grupo de correligionarios que iniciará contactos con senadores para persuadirlos de que voten por la inocencia de Rousseff, quien será sometida a un juicio político, escribió el sitio de noticias UOL. Respecto de los próximos pasos de la llamada resistencia democrática, Lula dijo: “Vamos a demostrar a nuestros adversarios que todavía pueden pasar muchas cosas, que todavía hay mucha lucha por delante”. “Yo creo que al meterse con la democracia, esa gente disminuyó el tamaño y la grandeza de Brasil ante el mundo, que esperaba mucho más de Brasil”, denunció.

Lula dijo que “no se trató sólo de un desplazamiento abrupto de Dilma, sino de todo un proyecto, un proyecto de sueños, de inclusión social, un proyecto que mostró al mundo que es fácil gobernar un país y resolver los problemas de pobreza del pueblo cuando se incluye a los pobres en el presupuesto del país, cuando se deja de tratarlos como apenas una estadística o un problema social y se les trata como gente, como seres humanos que tienen derechos y deberes”. “Y yo vi cómo aquello se desmoronaba”, lamentó, aunque añadió: “ese proyecto volverá a gobernar este país”.

Respecto del mandato interino de Michel Temer, dijo que “tendría que salir cuanto antes para que el gobierno de derecho vuelva a asumir el poder”. “No es correcto que actúe como si ya se hubiese votado el proceso de destitución, como si Dilma hubiese sido condenada definitivamente. Están gobernando con mucha falta de respeto al poder que le ha otorgado el Senado”, abundó.

Lula abogó por “salir a las calles y reivindicar que la sociedad ejerza presión para que Dilma vuelva a gobernar este país”. Autocrítico, consideró que Brasil “necesita muchos cambios y la propia presidenta es consciente de que, si vuelve, tendrá que corregir muchas cosas y hacer una profunda reforma política”.

Sobre presiones del exterior, indicó que “el hecho de que Brasil comenzara a volverse un actor global con influencia en toda América Latina y el haber creado el Mercosur, la Unasur, la Celac, el Brics, entre otros proyectos internacionales, molestó a mucha gente”.

Respecto de si volverá a ser candidato a presidente en 2018, reveló que si bien no lo descarta por completo, no le gustaría serlo.

“A mí, personalmente, no me gustaría serlo, lo digo con sinceridad. Ya lo fui. Ya he pasado por esa experiencia, y creo que lo hice con éxito. Ahora pienso que debemos tener otras personas. ¿Qué me haría volver a ser candidato si tengo salud? La reconstrucción de un proyecto de inclusión social, que ha sido la cosa más bella que ha sucedido en este país en este siglo XXI”, concluyó.

Compartir: 

Twitter
 

Lula saluda a simpatizantes en la despedida de Dilma del Planalto.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.