EL MUNDO › CON EL RESPALDO DE LAS VICTIMAS Y LA GUERRILLA Y EL ESPALDARAZO DEL NOBEL DE LA PAZ

Santos se acerca a los líderes del NO

Uribe reclamó ayer que las nuevas negociaciones con la guerrilla sean públicas. El pronunciamiento parece tener el objetivo de ocupar el centro de la escena en la nueva instancia de negociaciones y capitalizar el triunfo del NO.

La posibilidad de un acercamiento entre el gobierno colombiano y los líderes del NO al acuerdo de paz con las Farc avanza con el impulso del Premio Nobel que obtuvo el presidente Juan Manuel Santos, el respaldo de la guerrilla y de las víctimas.

El reconocimiento que otorgó ayer el Comité Nobel de Noruega a Santos por sus esfuerzos para lograr la paz y su decisión de invitar a todas las partes a participar en un diálogo nacional luego de que el pasado domingo ganara en las urnas la opción del NO al acuerdo, se convirtió en un aliciente para alcanzar el consenso. “Recibo este reconocimiento para seguir trabajando sin descanso por la paz de los colombianos”, afirmó el mandatario tras recibir el galardón.

Por su parte, el ex presidente colombiano Álvaro Uribe, fuerte opositor a los acuerdos de paz del gobierno y las FARC e impulsor del NO en el plebiscito del domingo 2, reclamó ayer que las nuevas negociaciones con la guerrilla sean públicas. “Las reuniones sobre la modificación de los acuerdos se deben realizar en público porque evita tergiversaciones del Gobierno sobre lo que allí decimos”, indicó Uribe en la red social Twitter. El pronunciamiento parece tener el objetivo de ocupar el centro de la escena en la nueva instancia de negociaciones y de capitalizar el triunfo del NO tras la campaña que hizo el uribismo, mientras, del otro lado, las FARC y una organización de víctimas del conflicto reiteraron la necesidad de terminar con éxito el proceso. Asimismo, Uribe anunció que hoy la oposición publicará parte de las propuestas, sobre lo que tanto insistió en la campaña por el NO.

En los casi cuatro años de negociaciones en La Habana, los encuentros fueron siempre cerrados al público y a la prensa, y únicamente después de que se alcanzaba acuerdo en algún punto se daba a conocer una declaración conjunta. En esas ocasiones y en las que algún representante del gobierno o las FARC hablaba, además, no se permitían preguntas.

El pasado 2 de octubre se llevó a cabo un plebiscito con el que se pretendió ratificar el texto firmado por las partes tras más de cuatro años de negociaciones en La Habana. El NO obtuvo la victoria en las urnas con el 50,21 por ciento de los votos, mientras el SI alcanzó el 49,78 por ciento, escenario que dejó en la incertidumbre el fin del conflicto de 52 años y llevó a Santos a entablar conversaciones con la oposición. El acuerdo rechazado en las urnas busca en esencia que la guerrilla deje las armas y reciba garantías para hacer política, así como prevé justicia y reparación a los afectados. Un sector de Colombia se opone al entendimiento por considerar que es muy benevolente con los guerrilleros, y plantea penas mínimas de cárcel y la prohibición de que aspiren a cargos populares. El texto firmado establece penas alternativas de reclusión si los responsables de delitos atroces confiesan a tiempo sus crímenes y ayudan a reparar a las víctimas.

Por otro lado, ayer se manifestó el máximo líder de las FARC, Rodrigo Londoño, alias Timochenko, quien sostuvo que el Premio Nobel de Paz ayudará a reforzar la pacificación en el país. “Felicitaciones al señor presidente Juan Manuel Santos y al pueblo colombiano por este reconocimiento de la comunidad internacional. Con toda seguridad, este premio contribuirá a afianzar la paz que tanto anhelamos. ¡La paz triunfará!”, indicó. En la declaración, el líder de la guerrilla afirmó también que a la insurgencia le congratula que el comité del Premio Nobel otorgue este reconocimiento al acuerdo de paz, que para él constituye un homenaje a la lucha de cada una de las víctimas de este cruento conflicto de más de medio siglo.

Al mismo tiempo, las Farc se comprometieron a discutir “propuestas de ajuste” al pacto con el que pretenden acabar un conflicto que deja millones de víctimas entre muertos, desaparecidos y desplazados, en busca de poder poner en práctica los compromisos suscritos.

Igualmente, las víctimas que participaron en los diálogos de paz de La Habana felicitaron ayer al jefe de Estado por el Nobel, al que consideraron como propio, y pidieron seguir adelante en la búsqueda de la paz. “El acuerdo representa una gran conquista de los y las colombianas que servirá de base para continuar consensuando posiciones a fin de que sea posible construir una paz estable y duradera en Colombia”, declararon. Para ello propusieron un gran pacto político y social que proscriba la violencia y solicitaron se siga avanzando en la implementación de los asuntos humanitarios del acuerdo.

Compartir: 

Twitter
 

Santos y Uribe se reunieron tras el triunfo del NO en el plebiscito por el proceso de paz.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared