EL MUNDO › SE VA A LAS URNAS CON UN SISTEMA IMPENSABLE EN ARGENTINA

Boletas, tecnología y compra de votos

Página/12
en España
Desde Madrid

 Por Raúl Kollmann

Los españoles van hoy a las urnas con el sistema electoral tradicional, o sea con la boleta, el sobre y la urna. Sin embargo, hay diferencias notables con la Argentina que tienen que ver con que aquí parece no haber temor al fraude ni a la compra de votos. El sobre en el que se mete la boleta no está firmado por los fiscales, sino que el ciudadano lo puede traer de su casa con la boleta adentro. Es más, uno de cada cuatro españoles vota por correo. Lo que se viene es aún más llamativo: en la elección de hoy se harán tres pruebas piloto de voto electrónico, una de las cuales incluye el voto por Internet.
Las elecciones españolas están bajo la supervisión del Ministerio del Interior, pero la organización y el escrutinio están a cargo de la empresa española Indra, la misma que trabajó en los últimos procesos electorales argentinos. Lo que se verá hoy aquí en cada centro de votación es que en la puerta hay una especie de cabina, que no está cerrada ni mucho menos, en la que se encuentran los sobres y están expuestas todas las boletas. El ciudadano, delante de otra gente, toma la boleta que quiere y la mete en el sobre. Después sí ingresa a la escuela o centro de votación, se dirige a la mesa que le toca, exhibe el documento y mete el sobre en la urna. “Es un sistema que no se puede aplicar en ningún lugar de América latina, porque obviamente crecerían enormemente las posibilidades de comprar votos –explicó a Página/12 uno de los especialistas de Indra–. El hecho de que el sobre en la Argentina, por ejemplo, se entregue en la mesa, limita las posibilidades de que alguien ya venga con el voto comprado. Por eso el cuarto oscuro está detrás de la mesa. Acá en España, el cuarto oscuro no existe.”
En la elección de hoy también se harán las primeras pruebas de voto electrónico en España, una experiencia que ya se hizo en la provincia de Buenos Aires y que se utilizó oficialmente en la elección del intendente de Ushuaia. El ciudadano llega a una especie de cajero automático y va tocando en la pantalla al candidato o los candidatos que quiere elegir. Cuando termina de decidir, procede a apretar el botón de votación, con lo cual la máquina emite el voto e incluso un comprobante que queda dentro de una impresora. Ese tipo de votación reduce todavía más el peso de los aparatos partidarios o la compra de votos, por cuanto cada persona tiene que elegir personalmente, en la máquina, a quién va a votar. En Ushuaia se chequeó después el resultado brindado por la máquina con los comprobantes que salieron de la impresora y todos los partidos aprobaron el escrutinio. De todas maneras, tanto aquí como en casi todos los países está avanzando el sistema electrónico, aunque las decisiones en esa materia tendrán que ver con la transparencia y, sobre todo, los costos.
En España se hará hoy una prueba que tiende a reducir uno de los problemas que afrontan muchísimos países: el ausentismo electoral. El método que se probará hoy aquí consiste en que la Junta Electoral envía a cada ciudadano, a su casa, un sobre con una tarjeta que incluye una clave. Usando esa clave, la persona vota desde su casa por Internet. Es otro sistema impensable para la Argentina, justamente por el peligro de la compra de votos.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.