EL MUNDO › LOS CONSERVADORES SE PERFILABAN GANADORES DE LAS MUNICIPALES

Test con sabor a derrota para Blair

El gobierno laborista sufría un retroceso electoral, aunque faltaban cómputos clave. Su líder adelanta el cambio de gabinete para hoy.

El sol brilló radiante ayer en Inglaterra para los millones de electores que salieron de sus casas a emitir su voto en las elecciones municipales de 176 de los 388 ayuntamientos del país. Pero no brilló para el primer ministro Tony Blair, que nada podía hacer para evitar una previsible derrota. Tras el anuncio de los resultados en 139, los laboristas habían perdido el control de 13 municipios y de 180 escaños de concejales, mientras que los conservadores de David Cameron se perfilaban como la primera fuerza, ganando 184 escaños y cinco municipios. A pesar de la derrota y aunque al cierre de esta edición estaba pendiente el cómputo de los votos de la mayoría de los 32 distritos de Londres –que se consideran cruciales–, estos resultados parecen ser mejores de lo previsto por el propio Partido Laborista, que esperaba perder unos 400 concejales y el control de hasta 16 ayuntamientos debido a la profunda crisis política que atraviesa. El tercer partido más votado fue el Liberal-Demócrata, que obtuvo en los resultados parciales el control de dos municipios y cuatro concejales. Las elecciones fueron vistas como un “referendum” del gobierno de Blair, que adelantaría para hoy una remodelación del gabinete prevista para el lunes.

Unos 23 millones de británicos –alrededor de la mitad de los electores del país– fueron llamados ayer a las urnas para elegir 4361 puestos de concejal, incluyendo las más de 1700 autoridades de los 32 distritos municipales de Londres, un tercio de los concejales de 36 distritos metropolitanos (incluidos Birmingham, Leeds, Liverpool y Manchester), 20 autoridades unitarias y 88 distritos. Estos comicios no incluyeron a Escocia, Gales e Irlanda del Norte, ni a muchos municipios ingleses que tuvieron sus elecciones en 2004. Gracias al caluroso día, la concurrencia a las urnas no fue tan baja como se esperaba, y llegó al 40 por ciento. Entre ellos se encontraron los líderes de los partidos. Una hora después de la apertura de los colegios electorales, Blair, acompañado por su esposa Cherie, votó en una escuela del barrio londinense de Westminster, a pocos metros de su residencia oficial de Downing Street. Una candidata conservadora fue tan atrevida como para preguntarle si votó por ella, a lo cual el primer ministro sonrió, respondiéndole: “No creo”. Por su parte, Cameron votó en un colegio electoral del barrio de Kensington y Chelsea, al que llegó junto con su esposa Samantha. El líder liberal-demócrata Menzies Campbell, no tuvo oportunidad de votar, ya que su residencia se encuentra en Escocia, donde no se desarrollaron comicios.

Aunque las municipales están siempre condicionadas por cuestiones meramente locales, los comicios fueron vistos como la oportunidad de los votantes de juzgar los nueve años del gobierno de Blair, cuya popularidad ha caído en picada por distintos escándalos protagonizados por miembros de su gabinete. El primer ministro pidió esta semana a sus seguidores que no permitieran que “los titulares de nueve días oscurezcan los logros de nueve años”. Al parecer, lograron oscurecerlos. El titular de Interior, Charles Clarke, está en la “cuerda floja” por el caso de la liberación de delincuentes extranjeros al término de sus condenas sin analizar la deportación, mientras que el viceprimer ministro, John Prescott, ha acaparado las portadas de los diarios al revelarse un romance con su secretaria, Tracey Temple. Este último perdería parte de sus funciones en la reforma de gabinete prevista para hoy, que Blair realizará en un intento de mostrar que su gobierno aún tiene fuerza.

Los malos resultados, según los comentaristas, serían una nueva presión para que Blair entregue finalmente el liderazgo del partido al ministro de Economía, Gordon Brown, considerado su sucesor natural. En este sentido, una encuesta divulgada ayer por la BBC, reveló que la mitad de los británicos quiere que Blair presente la dimisión antes de fin de año.

Compartir: 

Twitter
 

Los comicios son vistos como la oportunidad de los votantes de juzgar los nueve años de Tony Blair.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.