EL MUNDO › LA COALICION DE TABARE INTENTA RECOMPONERSE

Parche para el Frente Amplio

El oficialismo uruguayo recuperó ayer el consenso, que parecía haber perdido en los últimos días, al enfrentar las críticas de la oposición a las negociaciones comerciales con Washington, en una maratónica interpelación en el Senado. Con este renovado clima de unidad –el lema del Frente Amplio (FA) sigue siendo la unidad de la izquierda ante todo–, el presidente Tabaré Vázquez ahora apuesta a conseguir el apoyo de sus compañeros del Mercosur. Sin dar muchos detalles, el mandatario adelantó que hablará con su par brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, que ocupa la presidencia del bloque, para pedirle un aval para avanzar en las negociaciones con Estados Unidos.

La falta de precisión del presidente se debe a que el mismo oficialismo todavía no ha podido ponerse de acuerdo sobre qué tipo de acuerdo sería más conveniente. “Con Estados Unidos vamos a llegar hasta donde podamos llegar, veamos hasta dónde podemos llegar”, aseguró Tabaré, después de reunirse con los líderes de la oposición el lunes para informarles sobre el estado de las conversaciones con la Casa Blanca. Esta declaración hace pensar que la conversación con Lula –todavía no se ha definido si se hará por teléfono o si Vázquez viajará a Brasilia– tendrá como objetivo fijar hasta dónde podrían avanzar con las negociaciones con el gobierno estadounidense, sin provocar un conflicto en el seno del Mercosur.

El pedido formal de Uruguay a Brasilia será probablemente en las próximas semanas, ya que en octubre llegará a Montevideo una misión estadounidense para definir el marco dentro del cual negociarán. Según publicó ayer el diario uruguayo El País, Tabaré estaría tan confiado de que recibirá una respuesta favorable de su aliado brasileño que doblará la apuesta y presionará para el ingreso de Chile y México al bloque como miembros plenos. La ampliación del Mercosur, explicó el matutino, sería la solución que presentaría el presidente uruguayo para enfrentar la crisis del Mercosur. El eje de esta propuesta sería bajar el arancel externo común, para facilitar la entrada de los dos países latinoamericanos.

La llegada en octubre de los negociadores estadounidenses también apurará los tiempos al interior del FA. La interpelación que realizó el martes la oposición a los ministros de Economía y Relaciones Exteriores, Danilo Astori y Reinaldo Gargano, demostró nuevamente que frente a los ataques externos la coalición progresista cierra filas y deja en segundo plano sus diferencias. Sin embargo, las diferencias existen. Mientras Astori aseguró que el avance en las relaciones comerciales con Washington serían la mejor carta de presentación ante las futuras inversiones, Gargano eligió destacar que lo importante es no ceder ante la potencia mundial y conseguir vender más que sólo carne.

A pesar de la unidad que la izquierda se esforzó por mostrar el martes en la Cámara alta, llamó la atención las similitudes entre los discursos de la oposición y los que venía haciendo el titular de Economía en los últimos meses. El líder blanco, el senador Jorge Larrañaga, y el ex presidente colorado Julio María Sanguinetti coincidieron en calificar al actual Mercosur como “el peor de todos los tiempos”, una interpretación que el propio Astori comparte. El FA, sin embargo, sigue firme, tanto en la Mesa Política como en el Congreso, en su convicción de que la estrategia para Uruguay debe ser regional.

Compartir: 

Twitter
 

Tabaré buscará apoyos en Lula.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.