EL MUNDO › ESTADOS UNIDOS QUIERE SACAR SUS TROPAS EN EL 2008

El clarín tocó a retirada en Irak

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, advirtió ayer que no tiene planes para un “retiro digno” de Irak, mientras que algunos informes de prensa indican que la comisión asesora del Congreso recomendará el repliegue para 2008. La Casa Blanca ordenó una revisión de la política de Estados Unidos en Irak en momentos en que ese país se encuentra inmerso en violencia sectaria, crecen los temores de una guerra civil sin cuartel y aumenta la presión doméstica tras el triunfo demócrata en las elecciones legislativas del 7 de noviembre.

Las esperanzas de una estrategia de retirada están puestas en la comisión bipartidaria creada por el Congreso, conocida como Grupo de Estudios para Irak, integrada por diez personalidades influyentes y liderada por el ex secretario de Estado de Bush padre, James Baker III. El panel tiene como plazo el 6 de diciembre para entregar sus recomendaciones, pero ya se filtraron a la prensa varios detalles. Expertos en Washington ven a estas recomendaciones como una oportunidad para revisar la política hacia Irak. Según la edición de ayer del diario Washington Post, el informe pedirá la retirada de la mayor parte de los soldados estadounidenses en 2008 y que sólo permanezca un contingente para entrenamiento y apoyo. A su vez, el New York Times se aventuró a dar cifras y estimó que permanecerán 70.000 efectivos estadounidenses, la mitad de lo que ahora aporta a la fuerza multinacional de 160.000. Ambos periódicos citan fuentes anónimas, que describen como cercanas a la comisión Baker.

El general Benjamin Mixon, comandante de la división norte de la fuerza multinacional en Irak, anunció ayer que las fuerzas de seguridad de Irak asumirán el control de la seguridad en el norte del país en un plazo de tres a seis meses, lo que permitirá la reducción de las fuerzas de Estados Unidos allí. Mixon precisó que la decisión sobre el nivel de las fuerzas estadounidenses en las seis provincias en torno de Mosul se resolverá el próximo verano, cuando se efectúe la rotación de las tropas. El área de responsabilidad de Mixon cubre seis provincias en Irak e incluye a las ciudades de Kirkuk, Balad, Tikrit, Mosul y Samarra.

“Estoy seguro de que se tomarán decisiones sobre la reducción de las fuerzas estadounidenses en el terreno, simultáneamente con un aumento de los que tienen el papel de asesorar a las fuerzas de seguridad iraquíes”, explicó. El general Mixon dijo que una división en su área de responsabilidad ya se encuentra bajo control completo del gobierno iraquí, y a otra se le transfirió el mando ayer. “Una tercera división se transferirá a fin de enero y para febrero las cuatro divisiones iraquíes en la División Multinacional Norte estarán bajo mando de oficiales iraquíes en el terreno”, añadió. Señaló además que el mando de las fuerzas locales será transferido al Ministerio de Defensa iraquí en febrero.

La Casa Blanca anunció ayer que el presidente estadounidense, George W. Bush, se reunirá con líderes chiítas y sunnitas de Irak. El lunes, Bush se entrevistará con el poderoso líder chiíta iraquí Abdel Aziz Hakim, a pocos días de mostrar su respaldo al primer ministro iraquí, Nuri al Maliki durante conversaciones en Jordania. Posteriormente, en enero, Bush recibirá al vicepresidente iraquí, Tareq al Hashimi, un líder sunnita, dijo un funcionario. No obstante, el funcionario negó que la aceleración de la diplomacia estadounidense esté ligada a las recomendaciones de la comisión liderada por James Baker sobre la estrategia estadounidense en Irak.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.