EL MUNDO › DUDAS SOBRE EL FUTURO DEL ACTUAL LíDER DEL PP

Una sombra Rajoy será

En el entorno mediático del Partido Popular resonaba la misma pregunta: ¿Seguirá Mariano Rajoy al frente? Además, el PP anunció ayer que “se vienen tiempos complicados”.

 Por O.G.

La pregunta se la hizo una periodista al secretario general del Partido Popular, Angel Acebes, en la primera comparecencia de una autoridad del partido ante los medios el día después de la derrota de los conservadores en las urnas. “Está arriba trabajando en su despacho”, comentó con desparpajo el que está considerado como uno de los “duros” de la dirección partidaria. Una respuesta elusiva a la que era la gran pregunta del día: ¿Seguirá Mariano Rajoy al frente del PP? Los resultados cosechados el domingo son ambiguos y la tormenta sucesoria parece haberse desatado dentro de las filas conservadoras. Una señal la dieron los principales periódicos cercanos a la derecha, que ayer abrieron el fuego preguntando a sus lectores “¿debe irse Rajoy?”.

Angel Acebes ha quedado en la memoria de los españoles como el ministro de José María Aznar que ante las evidencias de que habían sido los islamistas los autores de 11-M seguía manteniendo a sangre y fuego, horas antes de las elecciones de 2004, que había sido ETA. Con su cara de niño bien envejecido que jamás deja de sonreír aunque sus palabras disparen veneno, ayer volvió a mostrar sus dotes de atajapenales en un momento difícil. “¿Hace alguna autocrítica el Partido Popular?”, querían saber los periodistas. No, ninguna. “Hemos hecho una gran elección, somos el partido que más votos ha sumado, tenemos más diputados que antes.” “Sí, pero no ganaron”, insistió la prensa. Lo que ocurre, según el número dos del PP, es que ellos se llevaron el voto moderado, “de centro”, que incluso “en 2004 apoyó a Zapatero”, y el PSOE se benefició de los votos de “la extrema izquierda”, en alusión a la brusca caída en el congreso de Izquierda Unida y Ezquerra Republicana de Cataluña, dos aliados clave en la última legislatura de los socialistas.

Así las cosas, está claro que los populares no están por la labor de hacer una oposición más calma y sosegada a pesar de su derrota. Más bien al contrario. Porque la ofensiva contra el líder del PP que ayer se pudo detectar dentro de sus propias filas no viene de los sectores más moderados y ubicados al centro, sino que procede de la derecha más rancia, esa que piensa que Rajoy podría haber obtenido el triunfo con un discurso aún más duro. “Mariano Rajoy tiene muchos motivos para estar satisfecho del trabajo hecho durante estos cuatro años”, afirmó Acebes y concluyó anunciando tormenta. “Se vienen tiempos complicados”, no hay que olvidar “que se ha convocado un referéndum de autodeterminación” en el País Vasco. En otras palabras, en los próximos cuatro años habrá guerra y el PP deberá decidir si el hombre adecuado para guiar a sus tropas en la batalla sigue siendo o no Mariano Rajoy.

Según la tradición política española, el actual líder conservador bien puede quedarse cuatro años más al frente de su partido y volver a intentarlo en 2012. Tiene el precedente de José María Aznar, que recién al tercer intento ganó, y tiene también como referencia a algunas figuras de su partido, como el andaluz Javier Arenas, que lleva doce años intentando ganar la región al socialista Manuel Chaves y el domingo, aunque mejoró los resultados, volvió a perder.

Si el PP hubiera sufrido una debacle, su cabeza ya estaría en la bandeja, pero eso no ocurrió, por lo cual el debate sucesorio que ha abierto la prensa “amiga” ayer por la mañana esconde en realidad un intento de hacer girar al partido aún más a la derecha. “¿Es Rajoy el líder que necesita el PP para ganarle a Zapatero en 2012?”, se preguntaba ayer el conservador diario El Mundo. Mientras que La Razón clamaba por “un proceso de renovación” y la web Libertad Digital, cercana a los neocons, hablaba de un “triunfo parcial –de Rajoy– que apenas dulcifica su nueva derrota ante el PSOE”. Con la excepción del moderado ABC, que sale en defensa del candidato conservador y se pregunta si no fue “un error estratégico” dejar de dar la batalla por el centro político, la figura que el resto de los medios afines a los populares tiene en mente para ocupar el máximo cargo dentro del partido es Esperanza Aguirre, presidenta de la comunidad de Madrid. Esperancita, como la llaman despectivamente sus detractores, se enfrentó duramente con el moderado alcalde popular de Madrid Alberto Ruiz Gallardón antes de las elecciones impidiéndole que fuera candidato a diputado por la circunscripción, en un gesto que dejó ver sus intenciones de ser ella la heredera si el partido perdía las elecciones. Para hoy se espera que Rajoy comparezca ante la prensa y aclare si ese lacónico “Adiós” que soltó la noche del domingo a sus seguidores tiene algún tipo de significado político.

Compartir: 

Twitter
 

Rajoy es la cara visible de la derrota de los populares.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.