ECONOMíA › ALIENTAN LA PRODUCCIóN DE GAS LIBERANDO PRECIOS PARA LAS OFERTAS EXCEDENTES

Por si falla Bolivia, está Gas Plus

La medida busca alentar a las petroleras a incrementar la producción en áreas que ya poseen. Suben las retenciones a las exportaciones de gas a Chile para igualar el precio que se paga a Bolivia. Según De Vido, la industria tendrá “toda la energía que demande”.

 Por Raúl Dellatorre

El ministro de Planificación aseguró ayer que Argentina estará en condiciones de importar entre 5 y 8 millones de metros cúbicos por día de gas este año, lo cual permitirá que se brinde a la industria “toda la energía que demande”. Esta información contradice informes procedentes de Bolivia, atribuidos al Ministerio de Hidrocarburos de ese país, según los cuales el país vecino tendría dificultades para cumplir los compromisos de ventas a la Argentina, ya que apenas podría disponer de 2,4 millones metros cúbicos de gas para este año (contra 7,7 millones contratados) y de 7,5 millones para 2010 (contra 27,7 millones previstos para esa fecha). Julio De Vido agregó ayer, en referencia a la oferta energética disponible para el país, que año tras año se incorporarán al sistema eléctrico unos mil megavatios, y anunció la puesta en vigencia de un régimen de precios libres para la producción adicional de gas, obtenida al margen de los yacimientos y pozos actualmente en explotación.

Esta última resolución, denominada Gas Plus (lleva el número 24 de la Secretaria de Energía), mereció la inmediata adhesión de las productoras petroleras. En primer lugar, YPF, empresa que destacó que “constituye una respuesta racional y positiva destinada a aportar la energía adicional necesaria para sostener el importante crecimiento de la actividad económica del país”. Esta es la primera expresión de la petrolera controlada por Repsol, desde que Enrique Eskenazi ingresó como accionista y vicepresidente de la filial.

Más allá del ingreso del empresario argentino, la adhesión al Plan es comprensible, dado que a partir de su vigencia, las empresas que actualmente tienen en concesión áreas sin explotación, o que no se encuentren en explotación desde el año 2004, o aquellas que adicionen producción de nuevos yacimientos a las áreas ya concesionadas, podrán recibir un tratamiento privilegiado y comercializarlo a precio libre, pero sin dejar de cumplir con los compromisos previos de entrega.

“Esta condición distintiva provoca un fomento a las inversiones necesarias en exploración y desarrollo de nuevos prospectos gasíferos –expresa el Ministerio de Planificación–, dado que se garantiza la libre comercialización del gas natural.” Advierte, sin embargo, que el Gas Plus “sólo podrá tener como destino el mercado interno”. A partir del “incentivo”, la expectativa es que se produzca la expansión de la producción que hasta ahora no logró ser motivada por otras vías. Es decir, que aparezcan los descubrimientos exitosos hasta el presente no logrados.

En cuanto al resto del Plan Energía Total, tal como ayer volvió a designarlo el Gobierno, las nuevas normas dictadas le fijan un nuevo nivel de retenciones a las exportaciones de gas (cuyo destino principal es Chile), buscando igualar el precio final con el que debe pagarse por las compras a Bolivia por unidad, de acuerdo con los nuevos contratos negociados el año pasado. La presidenta Cristina Fernández explicó que “esto no significa pelearse con nadie”, sino buscar un uso más racional del recurso. Vale mencionar que las exportaciones a Chile están en manos privadas y las importaciones de Bolivia corren por cuenta de la estatal Enarsa.

Según establece el Plan Energía Total, los recursos que se obtienen de la recaudación por Retenciones “se aplican al pago de importaciones de combustibles líquidos y gaseosos, para garantizar su pleno abastecimiento en los ciclos de mayor demanda”.

En un acto que tuvo lugar en Casa Rosada, De Vido afirmó que en la ecuación energética de intercambio con otros países “es más lo que exportamos que lo que importamos”. Defendió las importaciones de fueloil y de gasoil concretadas a través de acuerdos con Pdvsa, sosteniendo que se realizan “a precios convenientes”. Y recalcó que la política en el sector energético se centra en conocer “quién ordena y quién planifica el sistema, para que podamos descubrir con precisión cuál es el campo de lo público y lo privado; no hay manera de que se piense que eso pueda coordinarse por simples herramientas del mercado”.

Este señalamiento fue destacado luego por la Presidenta, que en su discurso felicitó en tres oportunidades al ministro –la tercera vez también incluyó al secretario de Energía, Daniel Cameron– por su gestión de planificación en el sector. “El mercado no es perfecto, se necesita la intervención del Estado como en todos los países del mundo”, agregó Cristina Fernández a su turno.

Aún está pendiente el encuentro tripartito de ministros de energía de Argentina, Brasil y Bolivia, para coordinar el abastecimiento de gas de este último país a los dos primeros. Por los datos que trascendieron en los últimos días en La Paz, las noticias son poco alentadoras para Argentina, por lo que no sería casual que justo ayer Planificación haya echado mano a un esquema alternativo de abastecimiento.

Compartir: 

Twitter
 

Julio De Vido, ministro de Planificación Federal, y una nueva etapa del Plan Energía Total.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.