EL MUNDO › LA CANCILLER HONDUREñA LLAMó A CFK PARA INFORMARLE EL REGRESO DEL MANDATARIO

Una línea directa con Zelaya

La Presidenta bregó por el respaldo de la OEA y la ONU a Manuel Zelaya, el presidente de Honduras derrocado por el golpe cívico-militar de Micheletti. La canciller Rodas llamó a CFK “por un pedido especial de Mel”, en reconocimiento a la actitud de Argentina.

 Por Fernando Cibeira

Desde Nueva York

“Espero ahora un rol muy activo de organismos como la OEA y la ONU. Los presidentes debemos apoyar la vuelta del presidente constitucional a Honduras, porque estamos ante un simulacro de elecciones y un simulacro de democracia”, sostuvo la presidenta Cristina Fernández de Kirchner ayer en Nueva York a propósito de la sorpresiva aparición de Manuel Zelaya en Tegucigalpa. La Presidenta fue de las primeras en enterarse del retorno por boca de la canciller hondureña Patricia Rodas, quien la llamó por un pedido especial de Mel. Quedaron en conversar mañana, cuando ambas coincidan en la Asamblea General de las Naciones Unidas.

La Presidenta acababa de ingresar al salón del hotel Four Seasons, donde se reuniría con el secretario general iberoamericano, el uruguayo Enrique Iglesias. En ese momento, al canciller Jorge Taiana le pasaron con gesto urgente su celular en el que pudo escuchar la emocionada voz de Rodas. “Mel está en Tegucigalpa”, le anunció, para luego deshacerse en agradecimientos a todo lo que había hecho Argentina para que ese momento sucediera. En medio del torrente de palabras, Taiana le pedía precisiones. “Me estaba por reunir con Iglesias y escuché gritar a Taiana. Me preocupé porque Taiana no es de gritar”, contaría luego Cristina Kirchner. El canciller le pasó el teléfono a la Presidenta para que Rodas la pusiera al tanto de la novedad. “Mel me pidió que te llamara en agradecimiento al apoyo que siempre le has dado y me avisó que no bien pueda se iba a estar comunicando contigo”, le dijo. La información que le dio era que Zelaya estaba en Tegucigalpa, que iba caminando hacia una oficina de las Naciones Unidas junto a su familia y un grupo de simpatizantes. También le dijo que ya había dado una entrevista radial comunicando su retorno.

En medio del trajín de la jornada de ayer en Nueva York, en la comitiva argentina se siguieron informando paso a paso de lo que sucedía en Honduras, que no era poco. Que las Naciones Unidas informaban que no tenían a Zelaya en sus oficinas, que el presidente de facto Roberto Micheletti aseguraba que Mel seguía en Nicaragua y que él se iba a hacer deporte, que el presidente desplazado informaba que en verdad estaba en la Embajada de Brasil, dato que luego Brasil confirmaría.

Desde Nueva York el meneo podría resultar demasiado caribeño, pero los funcionarios argentinos ya sabían con qué bueyes se estaba arando. Al fin, la Presidenta viajó a Washington en julio pasado para una reunión de la OEA en la que se repudió el golpe en Honduras e inmediatamente después acompañó el primer intento frustrado de Zelaya por volver a su país. Luego, en diversos foros, Cristina Kirchner planteó esta cuestión: por ejemplo, cuando se resolvió que el Mercosur desconociera la convocatoria a las elecciones realizada por el gobierno de facto.

“Mi opinión era que debía volver”, comentaba anoche la Presidenta, según uno de los miembros de la comitiva que tuvo oportunidad de hablar con ella. “En esos casos siempre me pregunto qué haría yo, y la verdad es que yo volvería. Y no se lo dije ahora a Zelaya, se lo dije hace mucho. Me acuerdo de que me llamó para conversar cuando estaba en El Calafate y se lo dije. El debía tener actitudes que demostraran que quería asumir el liderazgo que se le había dado como presidente constitucional de Honduras”, razonaba.

Desde la semana pasada, Zelaya y la canciller Rodas venían teniendo contactos con el gobierno argentino por la posibilidad de mantener un encuentro coincidiendo con la asamblea de la ONU. A Zelaya le interesaba recibir en ese escenario nuevas muestras de apoyo internacional, pero se nota que sobre la marcha cambió de planes. “Es que falta poco tiempo para las elecciones y la verdad es que el tema Honduras ya había dejado de estar en el primer plano”, razonaba una alta fuente de la delegación argentina.

Cuando habló con la Presidenta, la canciller Rodas también le informó que se estaba por subir al avión que la llevaría a Nueva York. Da la casualidad de que Honduras debe hablar en la ONU en la misma tarde en la que lo hará Cristina Kirchner. Quedaron en conversar sobre la cuestión y seguir de cerca el desarrollo de los acontecimientos.

Compartir: 

Twitter
 

Cristina Kirchner en el momento en que recibe el llamado de la canciller de Honduras, Patricia Rodas.
Imagen: Télam
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.