EL MUNDO › URIBE Y SUS “TRES HUEVITOS”: SEGURIDAD, INVERSION Y AYUDA SOCIAL

De candidatos y gallinas

Que le cuiden sus huevitos, ha pedido Uribe días atrás a los candidatos. Sin guerrilla, qué será de los secuestrados. Sin secuestrados, qué será de los rescates. Sin rescates, qué será de Santos. Con Santos, qué será del diálogo.

 Por Katalina Vásquez

Rescate militar. El presidente de Colombia está a punto de definirse. El candidato del gobierno y uno independiente se enfrentan en ballottage. El primero representa la continuidad del actual presidente. El actual presidente es el más popular en la historia del país. Ganó en primera vuelta, en dos ocasiones, con la promesa de acabar con mano dura a la guerrilla de las FARC. El segundo intenta venderse, también, como la prolongación del actual gobierno en seguridad, pero el presidente, abierta aunque ilegalmente, apoya al primero.

El primero fue su ministro de Defensa. Dirigió la famosa Operación Jaque, es decir que rescató del secuestro a Ingrid Betancourt, tres norteamericanos y once militares y policías colombianos. En 2008 su nombre y su logro dieron la vuelta al mundo. Es 13 de junio de 2010. A treinta kilómetros del lugar donde el Ejército triunfó con Jaque, otra misión militar tiene éxito: la Operación Camaleón.

Juan Manuel Santos no es ministro sino candidato presidencial y acaba de reafirmar que, de ser jefe de Estado, no negociará con los rebeldes. A los secuestrados, así las cosas, les queda esperar que los rescaten. “Ejército colombiano rescata sanos y salvos a tres policías y un militar”, es el titular de la semana. Ultima semana de campaña. Camaleón recuerda Jaque; Jaque recuerda éxito; éxito, dice Uribe, en la guerra contra las FARC; FARC y fracaso recuerdan Santos; Santos promete Uribe; Uribe está satisfecho. Invita a los cuatro liberados a un show de tv, un día después del rescate y seis antes de las votaciones.

Cuatro hombres encadenados por doce años en la selva ahora en libertad acuden a la cita con orgullo patrio. Visten uniformes militares limpios, medallas relucientes, cortes recién hechos. Le agradecen al gobierno. Y el gobierno, complacido por devolver a los rehenes a libertad, sin tener que agradecer gestos humanitarios de la guerrilla o Venezuela, también hace memoria y menciona al ex ministro; acaricia la política de mano dura a menos de cincuenta días de abandonar el Palacio, e insiste en que hay que mantenerla. Que le cuiden sus huevitos, ha pedido Uribe días atrás. Antanas Mockus, el segundo candidato, desespera para que le crean que él también puede calentar y empollarle los huevos al presidente, si él llega a ser presidente. Pero el primer candidato es el primero; obtuvo el doble de votos que el segundo en los comicios de mayo y tiene las encuestas a su favor. La Operación Camaleón fue la última cría de Uribe. La guerrilla, para rematar ocho años de presidencia, parece perder la guerra. Un traidor de sus filas, ahora desmovilizado, entregó la información y recibirá una recompensa de manos del gobierno. Un millón y medio de dólares por la Operación Camaleón, los aplausos para Uribe y los votos para Santos.

Otra vez el secuestro, las FARC, el rescate, el acuerdo humanitario, agitan las presidenciales. Qué será de los que siguen en la selva. Sin Uribe, o uno que continúe su obra, qué será de la seguridad. Con Mockus, qué será de la guerrilla. Sin guerrilla, qué será de los secuestrados. Sin secuestrados, qué será de los rescates. Sin rescates qué será de Santos. Con Santos qué será del diálogo. Opinan los líderes del intercambio humanitario.

Luis Eladio Pérez, ex secuestrado: “Hay que pensar con criterio humanitario. Es un error pensar que puede haber éxito en las operaciones futuras. El gobierno y la inteligencia militar saben que la guerrilla tiene la orden impartida de fusilar a los secuestrados en caso de intento de rescate. El éxito no es la constante en los rescates. Eso es demasiado utópico. Lo que hay es que aplicar criterios humanitarios, gestionando por ejemplo entregas unilaterales, o invitando a algún país extranjero a que haga mediación. También tiene que haber un cuestionamiento ético a las FARC por el secuestro, que los ha dejado como grupo terrorista. En esta oportunidad, la campaña giró menos en torno de ellas; faltó un debate profundo en torno de la solución del conflicto armado colombiano. Además, a los candidatos les dio miedo separarse de las tesis de Uribe, y eso de seguir la mano fuerte no va a solucionar el conflicto, lo va a agudizar. Sin duda, la gente tiene la percepción de éxitos en la política de seguridad de Uribe, por eso el rescate sí influye en las elecciones. Pero si el resultado hubiese sido contrario, la gente lo pensaría dos veces para votar”.

Marleny Orjuela, presidenta de Asfamipaz: “Cualquiera que gane debe saber que lo importante es la apertura al diálogo, negociar el conflicto armado de manera civilizada, y que se firme un acuerdo humanitario. Sólo eso nos da seguridad de que todos regresarán vivos y libres. No tenemos garantía de que todas las operaciones a sangre y fuego van a ser exitosas. Y hay que esperar que las FARC saquen el secuestro como arma de lucha política, que se dé la liberación de los civiles y que haya una paz duradera. Recordemos que además hay 600 policías y militares desaparecidos, por los que ni guerrilla ni paramilitares ni gobierno responden.”

Compartir: 

Twitter
 

Santos, la “gallina” elegida por Uribe para empollar sus “huevitos”.
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.