DEPORTES › LAS DESVENTURAS DE LOS BARRABRAVAS ARGENTINOS, QUE TERMINARON EN UN CENTRO DE ALOJAMIENTO PARA DEPORTADOS

De tour a safari, con cazadores cazados

La excursión mundialista de HUA y la autodenominada Barra Oficial no es tan placentera como se la imaginaban sus integrantes. Seguidos por la policía local, más de la mitad de los violentos, obligados o por voluntad propia, regresarán esta semana a Buenos Aires.

 Por Gustavo Veiga

El tour a Sudáfrica de las barras mundialistas terminó transformado en safari y los cazadores en cazados. El Lindela Holding Facility, un centro de alojamiento para deportados criticado por organismos de derechos humanos, puede alojar hasta 50 mil extranjeros por año. Un puñado de argentinos terminó ahí, como escala previa a un precipitado regreso a Buenos Aires. “No tienen dinero ni comida, están en estado de desesperación”, comentó el cónsul argentino, Carlos Rubio Reyna, cuando se enteró de la situación de algunos viajeros. Las ínfulas con que habían salido por Ezeiza cuando iniciaron su aventura se deshilacharon ante la implacable marcación que les hizo la policía local. No hubo connivencia posible, como estamos acostumbrados a ver acá entre uniformados y barrabravas.

En Johannesburgo recibieron un trato muy duro, al punto que un enviado especial describió que hubo lágrimas durante la última requisa en el Christian Progressive College, la escuelita donde se alojaron. Los dirigentes cómplices que se desentendieron de ellos y la inseguridad que domina en las grandes ciudades redondearon un combo letal. Marcelo Mallo, el hacedor de Hinchadas Unidas Argentinas (HUA), aportó un dato elocuente: “En Sudáfrica, después de las 6 de la tarde, la vida vale dos centavos”. Igual que en las canchas de nuestro fútbol, donde ya suman 249 los muertos.

A 30 kilómetros de Johannesburgo se levanta el Lindela Holding Facility, en lo que fuera un antiguo campo minero que regentea el grupo económico Bosasa, con inversiones diversificadas en el campo tecnológico y de las finanzas. Sus guardias han sido acusados de abusos y corrupción en el pasado. En sus instalaciones, en las que siguen recluidos quince barrabravas, suelen alojarse indocumentados de Zimbabwe, Mozambique, Leshoto, Malawi y Swazilandia, los países que suman más deportaciones desde Sudáfrica. En ese centro de repatriados, como lo presenta la empresa sudafricana, finalizará la excursión de Eugenio Martínez, Guillermo Sotomayor Moya, Andrés Torres, Emilio Del Tedesco, Ulises Montoya, Pedro Minuet, Carlos Pacheco, Sergio Busso, Héctor Caballero, Cristian Canteros, Lucas Fiorruccio, Orlando Aranda, Roberto Ponce, Ismael Bentkovsky y Walter Aguilera.

El grupo, básicamente integrado por seguidores de clubes del ascenso, pertenece a HUA, que después del partido contra Grecia del martes quedará bastante diezmada. Entre deportados y regresos voluntarios, la suma de quienes abandonan su sueño de presenciar el Mundial se acerca a la mitad. Otro tanto ocurre con la autoproclamada hinchada oficial, una fracción de la Doce que se quedó sin recursos. La División de Inteligencia Criminal local, según artículos publicados por la prensa sudafricana, los investigó, los puso en manos del Ministerio del Interior y contó para ello con la colaboración de la Policía Federal argentina.

Desde Buenos Aires, un rato antes de la partida de cada vuelo, las compañías aéreas faxeaban hacia Sudáfrica la nómina completa de los pasajeros. En migraciones ya tenían “la lista negra”, como la definió un viajero que vio uno de estos procedimientos y así se tendió la red que permitió repatriar a barrabravas con antecedentes penales como Andrés “Pillín” Bracamonte, de Rosario Central, y Sergio “Flay” Roldán, de San Martín de Tucumán, quien fue detenido apenas lo devolvieron a Ezeiza.

En Pretoria quedaron dirigentes entre indiferentes y atemorizados. Saben que sus problemas, lejos de terminar en Sudáfrica, continuarán cuando vuelvan. Que les hayan golpeado la puerta de la habitación del hotel Southern Sun a la madrugada para pedirles entradas, no es nada comparado con lo que puede esperarles en Buenos Aires.

Compartir: 

Twitter
 

Los barrabravas que serán deportados por el gobierno sudafricano finalmente viajarán el miércoles.
Imagen: Télam
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.