EL PAIS › EL EX CANCILLER JORGE TAIANA DIO SEÑALES DE QUE SEGUIRA ACOMPAÑANDO AL KIRCHNERISMO

Afuera del Gobierno, adentro del proyecto

Varios funcionarios hablaron con el ministro saliente. Todos escucharon lo mismo: que no pasará a la oposición.

 Por Martín Piqué

Jorge Taiana se recluyó entre sus íntimos tras el cruce de fuertes reproches con la Presidenta, un episodio que no deseó pero que no pudo evitar, y que lo llevó a presentar la renuncia. El viernes, una vez que pasaron las horas sin recibir el llamado que quizá hubiera descomprimido la situación, Taiana comenzó a reunir a sus principales colaboradores en el piso 13 del anexo del Palacio San Martín. También llegaron su hijo, su esposa, Bernarda Llorente, y su socio en la productora de contenidos On TV, Claudio Villarroel. En medio de un clima emotivo, Taiana recibió saludos de funcionarios de la Cancillería que aparte se consideran sus amigos. Cuando la noticia de su renuncia ya ocupaba buena parte de los portales de noticias, el flamante ex canciller recibió un llamado de Carlos Kunkel. Diputado y miembro del Consejo de la Magistratura, Kunkel compartió con Taiana largos años de cárcel. El llamado de Kunkel buscaba transmitir tranquilidad; ciertos testigos lo interpretaron como un primer paso para intentar una recomposición de las relaciones.

En cada comunicación telefónica que recibió en la difícil tarde del viernes, Taiana repitió la misma aclaración. Dijo que se retiraba del Gobierno pero que seguía formando parte del proyecto político.

Esa misma frase escuchó Juan Carlos Dante Gullo, otro compañero de viejas épocas. En su charla con “el canciller” –así le decían a Taiana en las cárceles de la dictadura por su parquedad–, Gullo hizo una invitación. Convidó a su viejo compañero a asistir a un asado que ofrecerá en su vieja casa del Bajo Flores, en Cachimayo al 1900. En esa casa fue secuestrada la madre del “Canca”, Angela Aieta de Gullo, quien había tomado contacto con las primeras integrantes de Madres de Plaza de Mayo al visitar el penal de Villa Devoto.

En ese entorno que rodea a Taiana aseguran que cualquier esfuerzo por convertirlo en una suerte de remedo de Martín Redrado tras su salida del Banco Central no tendrá ningún éxito por las propias características del involucrado. “Se van a llevar una sorpresa”, advirtieron a Página/12 con algo de malicia.

Taiana vivió durante cinco años en Washington, mientras se desempeñó como secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la Organización de Estados Americanos (OEA). Su paso por ese cargo le permitió estrechar lazos con dirigentes del Partido Demócrata estadounidense y también con las organizaciones de derechos humanos de todo el continente.

Un ejemplo de ello es el guatemalteco Frank La Rue, relator especial de Libertad de Expresión de las Naciones Unidas. Hace unos meses, La Rue llegó a la Argentina en una visita de trabajo. Durante su estadía elogió con palabras impactantes al entonces anteproyecto de Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. En ese momento la iniciativa estaba en pleno proceso de discusión a través de los foros federales que organizaba el Comfer. “Es lo más avanzado que he visto en el continente”, dijo entonces La Rue en una entrevista de Página/12.

Funcionarios del Ejecutivo dicen que en la cúpula del Gobierno no se olvidarán de los antecedentes y los logros que se le atribuyen a Taiana de sus cuatro años y siete meses como canciller.

El alejamiento de Taiana fue acompañado por el del secretario de Coordinación, Rodolfo Ojea Quintana; el secretario de Comercio y Relaciones Económicas Internacionales, Alfredo Chiaradía, y el ya ex vocero del canciller, Javier Porta.

Compartir: 

Twitter
 

Jorge Taiana fue canciller durante cuatro años y siete meses.
Imagen: Télam
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared