EL MUNDO › DURAS REACCIONES A LA ANEXIóN

“Amenaza a la paz”

Ucrania denunció que fuerzas rusas mataron ayer a un soldado ucraniano en Crimea y autorizó a sus tropas en esa región a usar sus armas para defenderse, argumentando que su conflicto con Rusia por la anexión de la península pasó ahora del plano político al militar. “Hoy, soldados rusos empezaron a disparar contra efectivos militares ucranianos. Esto es un acto de guerra”, dijo el primer ministro Arseni Yatseniuk durante un mensaje a la nación, conjunto con el presidente interino, Alexandr Turchinov. Mientras, Estados Unidos advirtió que la anexión de Crimea por parte de Rusia es “una amenaza a la paz”. Por su parte, autoridades de la Unión Europea (UE) y gobernantes del bloque advirtieron a Rusia que no reconocen su decisión y amenazaron con imponer más sanciones a Moscú.

En su mensaje junto a Yatseniuk, el presidente Turchinov dijo que Ucrania ha sido saqueada por Rusia y acusó al presidente ruso, Vladimir Putin, de emular al régimen nazi de Hitler al anexionarse Crimea. “Putin copia hoy a los fascistas del siglo pasado, anexionando un territorio de un país independiente, reconocido por todo el mundo”, lamentó Turchinov. “Crimea es y será territorio de Ucrania”, subrayó Turchinov, que advirtió a Putin de que “los mandos políticos de Rusia responderán por todos los crímenes perpetrados en territorio de Ucrania”.

Por su parte, el vocero del presidente estadounidense, Barack Obama, dijo que la comunidad internacional “no reconocerá jamás” la anexión que el presidente Putin firmó con autoridades de Crimea. El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, agregó que los pasos dados por el gobierno de Putin son una clara violación de la legislación internacional y que tendrán consecuencias. Carney recordó que el gobierno estadounidense baraja nuevas sanciones, como represalia por la ocupación militar y anexión rusa de Crimea, además del congelamiento de activos de funcionarios rusos y ucranianos que Obama dispuso el lunes por decreto. Estas palabras marcaron el inicio de la transición entre una retórica diplomática y otra más vehemente por parte de Washington, cuyo vicepresidente, Joe Biden, afirmó que el mundo “condena” lo que calificó de “usurpación de tierras”. De visita en Polonia, Biden señaló que la actuación de Rusia en Crimea fue una incursión militar. “Rusia ofreció varios argumentos para justificar lo que no es más que una usurpación de tierras”, explicó Biden.

La UE también reaccionó ante la decisión del Kremlin. “La Unión Europea no reconoce ni reconocerá la anexión de Crimea y Sebastopol a la Federación de Rusia”, aseguraron en un comunicado conjunto los presidentes de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy. “La soberanía, la integridad territorial y la independencia de Ucrania tiene que ser respetada”, agregaron. Barroso y Van Rompuy dijeron que los jefes de Estado y gobierno de la UE abordarán la situación en Ucrania en la cumbre que celebrará mañana y el viernes en Bruselas.

Tras el anuncio de Moscú sobre la anexión de Crimea, los líderes de las principales potencias europeas salieron a responder a Putin. La canciller alemana, Angela Merkel, habló por teléfono con el presidente Obama y coincidieron en calificar de ilegales el referendo y la anexión, informó el portavoz del gobierno alemán, Steffan Seibert.

El primer ministro británico, David Cameron, dijo que impulsará más sanciones contra Rusia desde la UE, al considerar “inaceptable” la ofensiva rusa para anexionarse Crimea. Por su parte, el presidente francés, François Hollande, pidió una respuesta “fuerte y coordinada” de la UE a la decisión de Putin. “Condeno esta decisión. Francia no reconoce ni los resultados del referendo celebrado en Crimea el pasado día 16 ni la incorporación de esa región de Ucrania a Rusia”, indicó.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.