EL PAíS › AFILIACIóN EN LA UCR PARA DEJAR AFUERA LOS K

En busca de la pureza radical

La Unión Cívica Radical lanzó ayer en Jujuy una “campaña nacional de afiliación y de reafirmación de fe doctrinaria” para apuntalar su quebrada estructura política. El presidente del Comité Nacional de la UCR, Gerardo Morales, puso en marcha la iniciativa que apunta a dejar afuera del partido a los radicales K, además de los dirigentes y afiliados que se enrolaron con Elisa Carrió o Mauricio Macri. La nueva normativa partidaria “no admitirá la adhesión y la reafirmación” de aquellos que hayan sido expulsados o sancionados por los tribunales de disciplina de la UCR, mientras que los correligionarios que la rubriquen y que sean candidatos a legisladores deberán dejar “constancia expresa” que renunciarán a sus bancas si no acuerdan con la política trazada por el partido.

Morales estampó su firma en la nueva ficha partidaria en la localidad jujeña de Yuto, junto a los dirigentes del comité provincial. “Estas campañas persiguen preservar la individualidad partidaria, la doctrina y los principios de la UCR y su plataforma de gobierno, votada por más de tres millones de personas y sólo burlada por quienes se han borocotizado o alejado de sus postulados”, dijo el senador en referencia al ex candidato presidencial, el extrapartidario Roberto Lavagna, y a los radicales K.

La resolución adoptada por el Comité Federal de la UCR el 27 de marzo afirma que “no admitirá la adhesión y reafirmación de compromisos partidarios de aquellos que hayan sido expulsados de la UCR o dados de baja del padrón partidario de acuerdo con las respectivas cartas orgánicas de los distritos o como consecuencia de la aplicación de sanciones disciplinarias”. Una normativa que deja afuera de la UCR a los radicales K y le cierra el paso a su proclamada intención de dar pelea por la conducción partidaria. Una medida que también alcanza a los boinas blancas que se sumaron a los proyectos de la Coalición Cívica y del macrismo.

Desde la UCR reconocen que la normativa hará que el radicalismo deje de ser un “partido de masas”, para encarar una nueva etapa de “modernización” y pasar a ser un partido “de cuadros”. Este será uno de los temas que abordará el seminario partidario que se realizará el 1º de mayo en Córdoba. Allí discutirán el “derecho a información” de sus afiliados y establecer la obligatoriedad de sus representantes en cargos ejecutivos y legislativos de “rendir cuentas” a sus votantes.

También estará en la agenda del seminario el debate sobre “a quién pertenecen las bancas”, u otros cargos legislativos, obtenidos en las listas radicales. Los más duros afirman que las bancas son partidarias y quieren que los candidatos propios firmen una declaración pública, antes de cada elección, donde dejarían constancia expresa que renunciarán a las mismas si deciden abandonar la línea trazada por el Comité Nacional.

Compartir: 

Twitter
 

El presidente del comité nacional de la UCR, Gerardo Morales.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.