EL PAíS › CONFLICTO EN EL SECTOR TAMBERO, POR EL COMPROMISO DE SANCOR Y GIOINO CON EL GOBIERNO

Tanto fuego que se cortó la leche

El “gesto” del titular de Coninagro de ir a Casa de Gobierno para decir que SanCor respetaría el convenio de precios firmado en diciembre cayó mal hasta en su propia entidad.

La leche está que hierve. El conflicto entre el Gobierno y el campo comenzó a mostrar problemas hacia el interior de las organizaciones agropecuarias con sus bases. Tal es el caso de Coninagro, cuyo actual titular, Fernando Gioino, estuvo reunido el martes con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y la empresa SanCor, para ratificar su compromiso de respetar los acuerdos logrados en diciembre del año pasado. El conflicto surge porque los productores lecheros están negociando, de la mano de las cuatro entidades, una modificación a ese acuerdo. En este contexto, ayer circularon rumores de un “boicot comercial” a la empresa SanCor, así como también una posible renuncia de Gioino, quien estuvo ausente en la reunión que mantuvieron los titulares de las entidades agropecuarias.

“Ayer (por el martes) nos reunimos con las entidades de base que conforman Coninagro, las que decidieron por unanimidad ratificar la presentación de propuestas y diálogo como herramientas superadoras en la búsqueda de mejoras para el sector”, explicó a través de un comunicado de prensa Fernando Gioino, titular de la entidad. Lo que se ratificó con la Presidenta de la Nación fue mantener en 0,83 pesos el litro de leche y seguir recibiendo 2770 dólares como precio para la exportación de la tonelada de leche en polvo, independientemente de su precio internacional. La diferencia de lo que se paga en el exterior y lo que recibe el productor ingresa al Estado en concepto de retenciones.

La información oficial de la empresa SanCor es que “ya hubo un acuerdo firmado el 28 de diciembre pasado en el marco del Grupo Lácteo, el cual fijaba el desempeño de la actividad hasta el 30 de junio. Nuestra posición es respetar lo convenido en aquel momento”. El conflicto surge porque, luego del lockout agropecuario, los tamberos comenzaron a exigir un aumento en el precio del litro de leche para llevarlo a 1,25 pesos y subir el corte de exportación a los 3500 dólares.

En este contexto, comenzaron a circular ayer cadenas de e-mails de productores llamando a un “boicot comercial contra la empresa SanCor”, debido al encuentro que mantuvo la empresa con el Gobierno. Los productores pondrían de relieve “una traición a las bases”. Fuentes de SanCor indicaron a Página/12 que un boicot comercial no los afectaría. “¿Cuánto puede incidir en la empresa que los tamberos no compren nuestros productos?”, ironizó respecto del texto de la convocatoria. “Distinto hubiera sido si quisieran tomar las plantas de la empresa”, se envalentonó un directivo de la compañía. Desde SanCor desconfían de este supuesto llamado a un boicot. Una hipótesis sería que obedece a la interna dentro de Coninagro: sus dos principales asociados son la empresa láctea y la Asociación de Cooperativas Argentinas, muy involucrada en el sector granos. Gioino fue presidente de SanCor, por lo que desde ACA estarían presionando para desplazarlo. El presidente de Coninagro estuvo ayer inubicable. Fue el único ausente en la reunión que mantuvieron las entidades en la sede de la Sociedad Rural. La otra hipótesis que manejan desde SanCor es que el rumor de boicot habría sido difundido por el mismo Gobierno, con la vista puesta en un escenario de eventual conflicto después del 2 de mayo, fecha en que termina la tregua.

Compartir: 

Twitter
 

Los productores piden mejorar los precios acordados en diciembre. Gioino se cortó solo.
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.