EL PAíS › EN SU PRIMERA ACTIVIDAD EN EGIPTO, CRISTINA KIRCHNER VISITó EL MUSEO HISTóRICO

Entre Tutankamón y las pirámides

Cristina Kirchner se reunirá hoy con el presidente de Egipto, Hosni Mubarak, quien gobierna desde 1981. Es el tercer país que visita la Presidenta en su gira por Africa del Norte, que esta misma noche seguirá rumbo a Libia.

 Por Daniel Miguez

Desde El Cairo

El guía del Museo Egipcio le describía cada cosa de lo mucho que había para mirar y sorprenderse. Al llegar a una vitrina con una silla de madera y marfil, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner preguntó, como lo hizo en todo el recorrido, en especial en el salón dedicado a Tutankamón y las momias de Ramsés y otros faraones. En este caso le llamó la atención una tarima con imágenes dibujadas a los pies de la silla. El guía explicó que eran imágenes de los adversarios del faraón y que así podía pisarlas cada vez que se sentaba. El cronista no reprimió la tentación: “¿Las imágenes de quiénes se imagina en la tarima?”. La Presidenta sí pudo reprimir la tentación, y sólo contestó con una sonrisa con picardía a la pregunta de PáginaI12. Fue en una de dos visitas que le tenían preparadas a su arribo a El Cairo, luego de haber dejado Túnez casi cinco horas antes. El otro paseo fue a un espectáculo de luces y sonido en las pirámides egipcias, donde se la vio disfrutar junto a su hija Florencia. Hoy será el día de una agenda agitada, con su renglón más importante en la entrevista que mantendrá con el presidente de Egipto, Hosni Mubarak.

Tras dejar Túnez al mediodía, la Presidenta llegó a El Cairo a las cinco de la tarde, pero ya con noche cerrada. En vez de ir a su lugar de alojamiento la llevaron directamente al Museo Egipcio. Fue una recorrida de casi una hora. La Presidenta se detuvo especialmente en la tumba de oro de Tutankamón y todos los elementos que habían sido guardados en ella, desde una máscara, también de oro, hasta las más diversas ornamentaciones. Otro punto de mucho interés fueron las momias de los faraones, increíblemente conservadas, con cabello y uñas en algunos casos. Frente a la momia de Ramsés III, el guía dijo que el faraón tenía la particularidad de tener el segundo dedo del pie más largo que el primero. La Presidenta entonces bromeó con el guía: “Yo también tengo más largo el segundo dedo. ¿Tendré antepasados egipcios?”.

El viaje continuó hacia las famosas pirámides de Gizeh, construidas como tumbas de los faraones Keops, Kefrén y Micerino. La de Keops es la más alta, con 146 metros. Sentados en sillas frente a las imponentes pirámides, la Presidenta y su comitiva vieron el show de música y luces, con efectos que convocaban al misticismo y una voz en off que contaba la historia, acaso demasiado simplificada y hasta con algún matiz escolar.

Tanto el viaje al museo como a las pirámides se hizo con una escolta policial que en este caso, además de las obvias razones de seguridad, era imprescindible para poder abrirse paso a sirenazos en una ciudad donde el tránsito es más caótico aun del que puede imaginarse para un lugar que alberga a 20 millones de personas, un cuarto de los habitantes de Egipto.

En principio, la llegada de la Presidenta a su alojamiento en el Palacio Koppa –residencia oficial de huéspedes– estaba prevista inmediatamente después de su arribo a Egipto. Hubiera sido la primera vez que iba a tener algunas horas libres para descansar desde que partió de Buenos Aires el jueves pasado. Pese a sus anginas, la Presidenta se entusiasmó con el ofrecimiento de cambiar ese rato de descanso por las visitas al Museo Egipcio y las pirámides.

Hoy hablará con la disfonía que arrastra con el presidente Mubarak, de 80 años, quien gobierna Egipto desde 1981, luego del asesinato de Anuar el Sadat durante un desfile militar aquí en El Cairo.

La reunión con Mubarak está prevista para las 13.15 (9.15 de Argentina) en el Palacio Presidencial de Heliópolis, aunque podría postergarse un rato si el presidente egipcio no regresa a tiempo de su visita a Sudán, donde fue a apoyar el proceso de unidad de ese país vecino a Egipto, en el que una región se está alzando en armas contra el gobierno central. Por la tarde, en el monumental Palacio Koppa, la Presidenta recibirá al secretario general de la Liga de los Estados Arabes, Amr Moussa. Luego se entrevistará con la esposa de Mubarak, Suzanne Mubarak, que es la presidenta del Consejo Nacional de la Mujer y de la organización Movimiento Internacional de Mujeres por la Paz.

Compartir: 

Twitter
 

Cristina Kirchner junto a su hija Florencia observan el sarcófago de Tutankamón.
Imagen: EFE
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.