EL PAIS › LA CAMARA DE DIPUTADOS APROBO POR UNANIMIDAD EL FIN DEL ESQUEMA CREADO POR MACHINEA

Para decirle adiós a la tablita

El kirchnerismo consiguió la aprobación del proyecto del Gobierno con 236 votos a favor. No hubo votos en contra, pero la oposición reclamó medidas para los “sectores más vulnerables” y la revisión del sistema tributario. Hoy el Senado convertiría el proyecto en ley.

 Por Miguel Jorquera

Nadie se privó de hablar. Tras más de cuatro horas de debate, la Cámara de Diputados se despidió, por unanimidad, de la “tablita de Machinea”. El esquema creado por el ex ministro de Economía de Fernando de la Rúa para aplicar el impuesto a las Ganancias a trabajadores autónomos y en relación de dependencia quedaría extinguido hoy, una vez que el Senado transforme en ley el proyecto que el Gobierno envió al Congreso. El kirchnerismo calificó la medida que beneficia a unos 350 mil trabajadores con salarios superiores a 7 mil pesos como una medida “anticíclica”, para favorecer el consumo, en medio de la crisis financiera internacional. La oposición reclamó medidas para los “sectores más vulnerables” de la sociedad y pidió la “revisión total” del sistema tributario argentino.

La sesión empezó poco antes del mediodía y con apenas 133 diputados sentados en sus bancas. “El objetivo es recuperar el ingreso real de gran parte de los trabajadores en Argentina, lo que va a terminar reactivando el consumo y, a partir de ahí, lograr sostener el nivel de actividad y la generación de empleo”, planteó el miembro informante del oficialismo, Gustavo Marconato, que preside la Comisión de Presupuesto. “Estamos dando un paso más en una justa distribución del ingreso en la Argentina”, remarcó el diputado santafesino.

Desde la oposición, nadie se opuso a la iniciativa, aunque hubo quienes propusieron algunas modificaciones al proyecto de la Presidenta para terminar con la “nefasta tablita”. Los diputados radicales Miguel Giubergia y Silvia Lemos insistieron en que la ley fuera retroactiva al 1º de julio de este año, “cuando empezó a sentirse con mayor fuerza el impacto de la crisis internacional” y para garantizar que el cálculo anual del impuesto no impacte en los beneficiarios de la medida. En el mismo sentido se pronunció el macrista Luis Galvalisi con la propuesta de retroactividad a octubre de este año; el legislador también marcó la necesidad de establecer un mecanismo automático de actualización de los mínimos no imponibles, para no modificar periódicamente la ley. Ninguna de esas propuestas prosperó.

“La eliminación de la tablita de Machinea es una medida necesaria pero insuficiente, ya que afecta a los sectores de salarios medios y altos”, soltó en su intervención la lilita Fernanda Reyes. “La eliminación de este impuesto debería enmarcarse en una reforma tributaria integral, que elimine las exenciones a la renta extraordinaria y que apunte a los sectores más vulnerables, que son los más afectados por la recesión”, sostuvo la diputada.

El radical Oscar Aguad reconoció el “error” que implicó la aplicación de la “tablita”, pero cargó contra las medidas “inconexas” del Gobierno para afrontar la crisis. “Si se quisiera impulsar el consumo con criterio equitativo, bien podrían destinarse recursos a los sectores más empobrecidos, los jubilados, o bajando el IVA en los productos de uso masivo, de modo que también abarcara a los segmentos que están en la informalidad”, reclamó.

“Nos llama la atención que el oficialismo quiera tratar ahora este proyecto, cuando cajoneó más de doce iniciativas con estado parlamentario que planteaban la derogación de esta tablita. El cambio debió hacerse hace años”, marcó la socialista Laura Sesma. A esta altura del debate, la mayoría de las bancadas opositoras se adjudicaban el “copyright” de la iniciativa.

“Es beneficio para quienes buscan votos hablar mal de los tributos. No me parece mal que los que ganan más de 200 mil pesos paguen más impuestos”, se sinceró Eduardo Macaluse. Al igual que el socialista k Ariel Basteiro, Miguel Bonasso y el economista de la CTA Claudio Lozano, el diputado de Solidaridad e Igualdad pidió medidas para los más vulnerables y lo sintetizó en una frase: “Parece que se están repartiendo cascos para todo el mundo menos para los más pobres”.

El abogado laboralista Héctor Recalde sostuvo que la medida atendía un “reclamo histórico de la CGT”. El kirchnerista Juan Dante González agradeció en nombre de los petroleros mendocinos. Y Edgardo Depetri, de la CTA, criticó a la oposición: “Siempre dicen que todo va a estar peor”, espetó.

El propio jefe del bloque K, Agustín Rossi, también devolvió gentilezas a los opositores. Después de trazar un paralelo entre los números macroeconómicos de la gestión aliancista en el ’99 y los actuales del kirchnerismo, destacó desde dónde “se pararon los distintos gobiernos”. “Las medidas (de la Alianza) fueron aumentos de impuestos y disminución salarial y de jubilaciones. Eso significó el preludio de la crisis –dijo–, mientras que ahora la intervención del Estado, con medidas y herramientas, apunta a garantizar el empleo y sostener el consumo.”

Los números finales estaban echados. La votación resultó unánime: 234 a favor y ninguno en contra de la anulación de la “tablita de Machinea”. El bloque K bajó la cortina del año legislativo con otra victoria oficialista. Hoy será el turno del Senado, que buscará transformar en ley la defunción del legado de Machinea y, además, el paquete anticrisis del Gobierno para cerrar también su año parlamentario.

Compartir: 

Twitter
 

Eduardo Macaluse (SI), Agustín Rossi (FpV) y Federico Pinedo (PRO), al término de la votación.
Imagen: Télam
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.