EL PAíS › FRACASO DEL PRO EN LA LEGISLATURA

Torres en suspenso

 Por Werner Pertot

El macrismo fracasó en el primer intento de aprobar la venta de las terrenos públicos de Catalinas Norte, que serían utilizados para construir supertorres y que ya desataron una polémica a fines del año pasado, cuando se presentó el proyecto. Para desafectar los terrenos y poder subastarlos en una operación de cientos de millones de dólares, necesitan una mayoría de 40 votos (los macristas tienen 26). Tras una extensa negociación, el bloque de PRO había conseguido el respaldo del socialismo y el kirchnerismo, pero en medio de la sesión se les cayó un voto definitorio: el del bulldoguista Marcelo Meis, que no quiso quedar offside con sus nuevos socios de la Coalición Cívica. Pasaron a un cuarto intermedio hasta el 14 de mayo, cuando volverán a la carga con la venta multimillonaria.

Como informó este diario, a fines de 2008 el gobierno de Mauricio Macri presentó dos proyectos: uno para desafectar tres terrenos muy valiosos de la zona prime de Catalinas Norte para subastarlos, y otro para hacer una excepción en el Código de Planeamiento Urbano e incluir en esa zona construcciones de más de 150 metros de altura. De hecho, en el proyecto se prohíbe que las supertorres sean de menos de 73 metros, que es la altura promedio de las torres de esta manzana.

Los macristas aseguraron que los fondos de esa venta irían al presupuesto educativo, y de hecho incluyeron una partida con la venta en el proyecto del Presupuesto 2009, por lo que el ministro de Educación, Mariano Narodowski, tuvo una agria discusión con los legisladores opositores, que le reprocharon que incluyera en sus cálculos fondos de una ley que todavía no estaba ni cerca de aprobarse. La oposición también advirtió que el macrismo pensaba vender las torres por 300 millones, aunque esos terrenos valen más del doble.

A fines del año pasado, el macrismo apuró todo lo que pudo la salida de la ley: hizo una reunión conjunta de Planeamiento y de Presupuesto para presentarla lo antes posible. Pero luego quedó enterrada por el escándalo de los votos dobles de diputados macristas en la Legislatura, que hizo que se cayeran las negociaciones de diversas leyes. El tema estuvo sepultado hasta ayer, dado que el macrismo no terminaba de conseguir los votos necesarios. Llegaron a un acuerdo con el bloque kirchnerista, que se disponía a votarlo (con la sola excepción del legislador Juan Cabandié, que no estuvo presente).

El proyecto se incluyó a último momento en la sesión del jueves y despertó suspicacia entre algunos opositores: se buscaba tratarlo en una de las pocas jornadas del año en que al día siguiente no hay diarios. De todas formas, la ley es de doble lectura, por lo que debe pasar por dos votaciones y una audiencia pública. La discusión de la ley, que fue bastante furibunda, empezó a las 20 y duró hasta entrada la noche. El titular del bloque de la Coalición Cívica, Enrique Olivera, exigió que se hicieran modificaciones al proyecto. Concretamente, planteó que se incluyera una cláusula en la que se especificase adónde iba a ir dirigido concretamente el dinero que se obtuviera de la venta multimillonaria.

El legislador de la CTA, Martín Hourest, advirtió que “en atención a cómo vote cada uno de los bloques de la oposición, en la campaña se van a tener que hacer cargo de haber avalado este fenomenal negocio inmobiliario”. Poco después, la diputada de Nueva Izquierda, Patricia Walsh, repetía lo mismo. “Le advierto al kirchnerismo, al bloque más chico de la oposición y a algún diputado que está por ahí, que si sale a hacer campaña, se lo vamos a hacer saber en la cara”, precisó.

Los discursos tenían un destinatario: Meis, un legislador proviniente del espacio de Ricardo López Murphy, que había firmado el despacho y también se disponía a votar a favor, junto con los socialistas. Sin embargo, el socialismo no va en las elecciones con la CC y el partido del Bulldog, sí. Meis necesita renovar su banca y vio peligrar su lugar en las listas de la CC. En un clima muy tenso, el kirchnerista Juan Manuel Olmos iba y venía entre la banca del jefe de su bloque, Diego Kravetz, y la de Meis. Finalmente, Meis se levantó y se fue del recinto. Como una salida elegante, Olmos pidió un cuarto intermedio hasta el 14 de mayo “para buscar más consenso”. En PRO esperan que para ese día puedan negociar la cláusula que pedía la CC para tener el voto que les falta para las supertorres.

Compartir: 

Twitter

Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.