EL PAíS › AL FINAL, LA ARGENTINA BAJADA DEL AVIóN EN LIMA NO TENíA GRIPE A

La telenovela de la gripe

El miércoles, el ministro de Salud peruano llamó a conferencia de prensa para anunciar que una mujer padecía influenza A. Al día siguiente lo negó. Críticas al gobierno de Alan García por el manejo poco claro del caso de Alejandrina Coche.

 Por Carlos Noriega

Desde Lima

La historia de la ciudadana argentina Alejandrina Coche, de 27 años, que llegó a Lima la noche del martes 28 desde México supuestamente contagiada de gripe A, se convirtió en una telenovela que terminó en un papelón para el gobierno peruano. Un día después de haber señalado que la argentina tenía gripe A –lo que la convertía en el primer caso de esta enfermedad en el Perú y en Sudamérica– y desatado el pánico entre la población, el ministro de Salud, Oscar Ugarte, se retractó y negó que Coche padeciera de esa enfermedad.

Entre el miércoles y el jueves, el ministro Ugarte cambió tres veces su versión sobre el diagnóstico de la argentina. El miércoles por la mañana aseguró que los primeros exámenes practicados a Alejandrina Coche habían dado negativo a la gripe porcina. En la noche el diagnóstico cambió radicalmente: en conferencia de prensa Ugarte dijo que la ciudadana argentina padecía de la enfermedad y que se podía convertir en el inicio de la expansión de la gripe porcina en el país. La afirmación prendió todas las alarmas y despertó los peores temores de la población, que salió a las calles a comprar mascarillas y antivirales. Pero un día después el diagnóstico volvió a cambiar. En la tarde del jueves, el ministro rectificó lo que había dicho la noche anterior. Aseguró que la argentina no tenía la enfermedad, sino otro tipo de influenza, que así lo había determinado un examen más preciso. Y agregó, como para que sus declaraciones del día anterior no sonaran a un alarmismo innecesario, que la influenza que padecía Coche “es tan agresiva como la gripe porcina” y que por eso la paciente permanecía internada en aislamiento “para evitar que esta influenza se propague” y que continuaría así durante los próximos días. Sin embargo, Página/12 pudo confirmar de buena fuente que Alejandrina Coche fue dada de alta el jueves, el mismo día que el ministro de Salud aseguraba que seguiría internada por varios días más.

Esta historia de contradicciones, de diagnósticos que cambiaban en cuestión de horas y luego volvían a cambiar, de marchas y contramarchas, de mensajes confusos a la población dados por la principal autoridad de salud del país han sembrado serias dudas sobre la capacidad del gobierno para enfrentar los riesgos de esta pandemia. El ministro Ugarte ha sido blanco de duras críticas por su actuación en el caso de la argentina Alejandrina Coche. “Es pero no es...”, ironizó en primera plana el diario La República, refiriéndose a los constantes cambios de diagnóstico sobre la salud de la ciudadana argentina. “Sin liderazgo ante la pandemia”, tituló en portada El Comercio, el diario más importante del país, cuestionando la capacidad de reacción del gobierno frente a la emergencia por la gripe A. Ante tantas críticas, ayer el presidente Alan García salió a defender a su cuestionado ministro de Salud. Pero su defensa no despejó las dudas sobre la actuación del gobierno en este tema. “Ante una epidemia lo mejor es ser lo más pesimista posible (...) felicito al ministro por haber sido lo más pesimista”, dijo García, intentando justificar la falsa alarma dada por su ministro de Salud sobre la llegada de la gripe A al país.

Alejandrina Coche, que reside en California, llegó a Lima el martes en la noche en un vuelo de Copa que partió de México, hizo escala en Panamá y tenía como destino Buenos Aires. El avión no tenía previsto parar en la capital peruana, pero hizo una escala de emergencia a solicitud del piloto para desembarcar a la pasajera argentina que tenía fiebre alta, problemas respiratorios, sangrado nasal, entre otros males que empataban con un posible caso de gripe A. Después de dejar en Lima a la pasajera sospechosa de tener esa gripe, el vuelo siguió viaje a Buenos Aires. Las autoridades del sistema de seguridad sanitaria del aeropuerto han sido cuestionadas por haber permitido que una persona que en ese momento era potencial portadora del virus de la gripe A bajara en Lima. José Carlos del Carmen, gerente regional de salud del Callao, localidad donde se ubica el aeropuerto internacional, acusó al piloto de Copa de haber dado información falsa sobre la salud de la argentina cuando pidió permiso para aterrizar en Lima. “Nunca se informó que la pasajera tenía los síntomas de la gripe porcina. El piloto dijo a la torre de control que tenía una pasajera con problemas de hipotensión, con mareos y vómitos. Nos enteramos que podía tratarse de gripe porcina después que ella bajó del avión”, aseguró Del Carmen. “Una pasajera, que era médica, nos indicó los síntomas”, se excusó la empresa aérea.

Mientras las autoridades peruanas enfrentan las críticas por su manejo poco claro del caso de Alejandrina Coche, la argentina de 27 años que esta semana estuvo en el centro de la atención de todo el país, a quien las autoridades peruanas un día le dijeron que tenía gripe A y al día siguiente le aseguraron que no la tenía, ha recuperado la tranquilidad. “Desde el primer momento estuvimos en contacto telefónico con ella, que estaba muy angustiada por su salud. Ya está recuperada, tranquila y muy contenta”, declaró a Página/12 Roque Bourdieu, cónsul de Argentina en Lima.

Compartir: 

Twitter

El ministro de Salud peruano, Oscar Ugarte (en el centro), se enfrenta con duras críticas.
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.