EL PAíS › REACCIONES ANTE LA DESIGNACION DE BURZACO EN LA POLICIA METROPOLITANA

Lo mismo, pero sin uniforme

Las fuerzas porteñas de oposición consideraron positivo que Macri nombrara a un civil, pero criticaron que “tiene una visión de la seguridad que no dista mucho de la de Palacios”. La interna macrista y la relación con Burzaco.

 Por Werner Pertot

Inmerso en el escándalo de espionaje, el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, designó al frente de la Policía Metropolitana a Eugenio Burzaco, quien se de-sempeñó en la Secretaría de Inteligencia con Fernando De Santibañes durante el gobierno de la Alianza. Burzaco se distanció del PRO luego de que Macri eligiera a Guillermo Montenegro como ministro de Justicia. En las últimas elecciones se acercó a Francisco de Narváez y fue excluido de todas las listas. Ayer consiguió volver de la mano del jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta. La oposición porteña celebró que finalmente Macri nombrara a un civil, pero cuestionó el perfil del candidato y su trabajo asesorando al neuquino Jorge Sobisch.

Macri nombró a Burzaco al frente de la Metropolitana y aunque asumirá cuando termine su mandato como diputado, ayer recibió junto a Montenegro a la embajadora de Suiza, Carla del Ponte. Osvaldo Chamorro seguirá como segundo de la fuerza. El gobierno porteño informó que Burzaco es “un reconocido especialista de seguridad, graduado como licenciado en Ciencias Políticas en la Universidad del Salvador, con un master en Economía y Políticas Públicas en la Georgetown University, en Estados Unidos”. Y recordó que tiene dos libros: Rehenes de la violencia y Mano justa. Hijo del fallecido ex secretario de Medios de Carlos Menem, Burzaco fue director ejecutivo del Grupo Sophia –núcleo de los larretistas– e integra la Fundación Pensar, de la que participaba Julio Cirino, preso por haber encabezado un grupo de tareas del Batallón 601 en la dictadura. Con la Alianza, fue contratado en la SIDE cuando el Señor Cinco era De Santibañes. En la campaña de 2007, Claudio Lozano lo señaló como asesor de Sobisch y como vínculo entre el entonces gobernador y Macri. “No los une el amor, sino Burzaco”, dijo.

Cuando Macri eligió a Montenegro como ministro, Burzaco tomó distancia del PRO y en la pelea por las listas se quedó sin posibilidad de renovar. “De las listas lo dejó afuera Francisco”, dicen ahora los macristas, que no fueron ajenos a su proscripción. Pero con el tiempo (y la necesidad) todo se olvida: su designación la resolvió Macri, con Larreta. Montenegro no formó parte de la decisión. Con esta medida, el PRO considera que “escuchó a la oposición”. Para hacerlo, el jefe de Gobierno fue incluso contra su propio pensamiento: “Si es policía, va a ser mejor que un civil”, había dicho Macri cuando renunció Jorge Palacios.

La oposición celebró el cambio. “Es positivo que al frente de la policía esté un civil, pero lo central son las políticas: la policía de Macri hasta ahora es la de la SIDE paralela, la de los cuerpos de elite de intervención y que importó todos los vicios de la Federal”, sostuvo Aníbal Ibarra. “Burzaco era asesor de Sobisch en seguridad cuando mataron a Carlos Fuentealba. Pasamos de la policía de los espías a la de la represión social”, advirtió el legislador de Identidad Porteña Diego Kravetz. “No alcanza con cambiar el jefe, sino que hay que cambiar el modelo. Si creen que con esto pasan de la causa de espionaje, no lo están consiguiendo: es una payasada la denuncia del complot. Correrlo a Chamorro implica que tuvieron que reconocer que el escándalo de espionaje es pura responsabilidad de Macri, Montenegro y Chamorro”, dijo la legisladora Gabriela Cerruti.

“Me parece positivo que Macri haya optado por designar a un civil. El problema es que Burzaco tiene una visión de la seguridad que no dista mucho de la de Palacios”, estimó el legislador Facundo Di Filippo (CC). “Es positivo que exista un jefe civil. La entrada de Burzaco, destinada a oxigenar el ambiente enrarecido por la banda de los comisarios, puede generar problemas en una fuerza diseñada para el autogobierno”, advirtió el legislador Martín Hourest (CTA). “Burzaco es de lo más reaccionario que se puede encontrar en plaza”, afirmó Humberto Tumini, de Libres del Sur. Francisco “Tito” Nenna estimó que “Macri trata de apagar el incendio del espionaje con nafta. No es casualidad que todos los cuadros que lleva a cargos jerárquicos en la policía estén vinculados con hechos represivos”.

Compartir: 

Twitter
 

Eugenio Burzaco, que asumirá cuando concluya su mandato de diputado, y el ministro Guillermo Montenegro.
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.