EL PAíS › OFICIALISMO Y OPOSICIóN CONTINúAN DISCUTIENDO POR LAS COMISIONES

Llegan a la sesión sin acuerdo

La oposición no pudo consensuar una postura única y le pidieron una reunión conjunta al presidente de la Cámara, Eduardo Fellner. Graciela Camaño encabezará un nuevo bloque de seis diputados que hoy votaría con el kirchnerismo.

Aunque pretenden funcionar como un solo bloque a la hora de disputarle los cargos al oficialismo, los presidentes de las distintas bancadas opositoras no pudieron ponerse de acuerdo en una propuesta para elevarle al titular de la Cámara de Diputados, Eduardo Fellner, sobre el reparto de las comisiones. Así, luego de una larga discusión en el despacho del radical Oscar Aguad, lo único que pudieron acordar fue en pedirle a Fellner una nueva reunión en conjunto para escuchar la propuesta del kirchnerismo. En caso de que no se llegue a un arreglo, la sesión inicial de la nueva cámara, prevista para hoy, entraría en un cuarto intermedio hasta que se puedan acercar las posiciones: al menos, oficialismo y oposición coincidieron en que, más allá de las provocaciones que puedan cruzarse, es casi imposible definir todo en el recinto, a fuerza de votos.

El día comenzó agitado en el Congreso. Mientras en el Senado se aprestaban a completar la última sesión de este período con la aprobación de la reforma política, en los pasillos y despachos de Diputados se sucedían las negociaciones para resolver el reparto de los cargos en las comisiones, algo que, históricamente, siempre se arregló por anticipado y respetando la preminencia del oficialismo, incluso tras haber perdido la mayoría. Con la intención de unificar el reclamo y poder imponerle sus números al oficialismo, se reunieron los presidentes de todos los bloques opositores, pero lejos de llegar a una posición común, descubrieron que las diferencias entre ellos son mayores que su único factor de unidad: la disidencia con el gobierno nacional.

De un lado estaban la Coalición Cívica, la UCR y el peronismo disidente, que pretenden “ir por todo” y quedarse con la presidencia de algunas comisiones claves. Del otro, un sector del centroizquierda, más algunos radicales y el GEN de Margarita Stolbizer, que apoyan un reparto más racional que garantice la gobernabilidad. Este último grupo sumó un apoyo inesperado. Es que de esa reunión salió un bloque más de los que entraron: se trata de una nueva escisión del peronismo disidente, encabezada por la mujer del sindicalista Luis Barrionuevo, Graciela Camaño.

Camaño, que abandonó el kirchnerismo hace apenas dos semanas, sumó a su nueva bancada a los diputados chubutenses Manuel Morrejón y Oscar Currilem, que responden al gobernador Mario Das Neves, el cordobés Jorge Montoya, el salteño Marcelo López Arias y el bonaerense Juan José Alvarez. La postura de este nuevo bloque es respetar para el oficialismo las comisiones “claves para la gestión” y la presidencia del cuerpo, de forma de garantizar la gobernabilidad. Para la oposición quedaría la jefatura de las comisiones de control. En caso de que Fellner ofrezca un acuerdo que contemple esta división, estos seis votos se decantarían hacia el oficialismo, permitiéndoles arañar la necesaria mayoría de 129.

La bancada kirchnerista, por su parte, se reunió cerca de las 19 con la excusa de brindar por aquellos que abandonan su escaño, dar la bienvenida a los recién llegados y, de paso, repasar la estrategia para la discusión que se avecina. Fuentes parlamentarias le aseguraron a Página/12 que el clima en los despachos de Fellner y del presidente del bloque, Agustín Rossi, era “más que optimista” y que “se va a resolver absolutamente todo” para hoy al mediodía. “En política un rango de seis u ocho horas es un montón de tiempo –argumentaban–. Además, la oposición no tiene el número que dicen tener.” Y desafiaban: “Si no, que bajen al recinto y vemos quién tiene los votos”.

En caso de que las últimas negociaciones fracasen, cuando esta tarde Pinky –la diputada de mayor edad– inicie la sesión de jura de los nuevos legisladores, cada bloque intentará hacer su juego. Mientras que el oficialismo pretende que se reelija a Fellner en la presidencia de la Cámara antes de llamar a un cuarto intermedio para proseguir las negociaciones, parte de la oposición quiere que la ex actriz, como titular provisional de la Cámara en ese momento, acepte una moción de orden para unificar en una sola votación la elección de autoridades y la conformación de comisiones, lo que les daría una carta más (pelear la presidencia del cuerpo) a la hora de negociar los cargos. Aunque esto, sostienen desde el kirchnerismo, implicaría cambiar el reglamento de la Cámara, que exige dos tercios de los votos, un número del que los opositores, aún en sus cálculos más optimistas, están muy lejos.

Informe: Nicolás Lantos.

Compartir: 

Twitter
 

En el oficialismo confiaban en llegar a un consenso en las reuniones de la mañana.
Imagen: Javier Heinzmann
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.