EL PAIS › LA OPOSICION PORTEÑA SE ENCAMINA A DEJAR AL MACRISMO EN MINORIA EN TODAS LAS COMISIONES DE LA LEGISLATURA

A Macri le dan de tomar su propia medicina

Los opositores se reunirán mañana para terminar de delinear su acuerdo. Plantean dejarle al oficialismo la conducción del cuerpo, quedarse con las vicepresidencias segunda y tercera, y tomar el control de la mayoría de las comisiones.

 Por Werner Pertot

“La oposición tiene la obligación de acordar”, sentenció Mauricio Macri, sobre el Congreso nacional. Curiosidades de la vida: en la Legislatura porteña también sus opositores se encaminan a seguir su máxima. Los distintos sectores buscan un consenso para reclamar esta semana las vicepresidencias segunda y tercera y la presidencia de 14 de las 26 comisiones. Y también que el macrismo no tenga mayoría en ninguna. Mañana podría haber un pronunciamiento de diversos espacios de la oposición porteña. “La derecha no es invulnerable en la ciudad”, es la frase de cabecera del legislador Martín Hourest en todas las conversaciones.

En la sesión preparatoria del 9 de diciembre votarán las autoridades y la composición de las comisiones. Los macristas quieren mantener la vicepresidencia primera –algo que no tiene objeciones en la oposición–, pero además buscan quedarse con la vicepresidencia segunda. Argumentan que, como renunció Gabriela Michetti, el vicepresidente primero es el virtual número dos de la ciudad. Cuando Macri esté ausente, queda a cargo del Ejecutivo y el vicepresidente segundo asume el control de la Legislatura. “No se la vamos a dejar a alguien de Pino Solanas”, se queja un macrista. Macri ungió a Oscar Moscariello como sucesor del peronista Diego Santilli, quien deja la Legislatura. Para ocupar la segunda, el candidato con más chances es Bruno Screnci, un hombre de Santilli.

Desde la oposición porteña, sostienen que las vicepresidencias segunda y tercera deben ser para las fuerzas que siguen al PRO en cantidad de legisladores y que obtuvieron el segundo y tercer lugar en las últimas elecciones: Proyecto Sur y Coalición Cívica. Sus candidatos son Julio Raffo, a quien propuso Solanas, y Sergio Abrevaya, de la CC. “El macrismo quiere aprovechar una situación de emergencia que generó para ocupar funciones que no le corresponden”, interpretó Raffo.

Los distintos bloques de la oposición negocian para llegar a un acuerdo. “El lunes (por mañana) vamos a buscar un pronunciamiento público de todos los bloques para plantear que se respete la voluntad popular en cuanto a la discusión de las autoridades de la Cámara y las comisiones, donde el PRO no debe tener mayoría. Es una definición del carácter institucional y republicano”, planteó Fabio Basteiro, de Proyecto Sur.

“En la ciudad hay una mayor homogeneidad de la oposición que en Diputados. Aquí se puede hablar de una oposición y no de varias”, recuerda Hourest, quien argumenta que, con el 46 por ciento de los legisladores, el macrismo controla en la actualidad el 55 por ciento del cuerpo. “Con ese control, le bloquean a la oposición desde pedidos de informes hasta proyectos de ley. Muchas operan como mesa de entrada del Ejecutivo”, cuestiona.

Como ocurrió en el Congreso nacional, ya dividieron las comisiones por su grado de importancia. Diez son estratégicas: Asuntos Constitucionales, Presupuesto, Derechos Humanos, Justicia, Seguridad, Salud, Educación, Obras públicas, Planeamiento y Vivienda. En la actualidad el macrismo preside cinco y tiene aliados en otras tres. La oposición porteña también intentará conseguir la presidencia de los organismos de control: la Junta de Etica y la de Interpretación y Reglamento. Actualmente, ambas son presididas por el macrismo. “Deberían estar en manos de la oposición”, plantea el legislador electo de la CC Fernando Sánchez.

“Lo mismo que pedimos en la Nación, lo vamos a pedir en la ciudad. El PRO tiene hoy un par de presidencias más de las que debería tener y en algunas comisiones tiene algunos integrantes de más. Deberán aprender a buscar los consensos”, consideró Sánchez. “No queremos trabar la Legislatura. La dificultad institucional la generó la propia especulación electoral del macrismo. Con todo el cariño que le tengo a Gabriela, hoy debería haber una vicejefa y no hay”, advirtió.

“Estamos trabajando para unificar a la oposición e imponer el resultado electoral. No queremos que se caiga en la compraventa de votos, como en las peores épocas del Consejo Deliberante”, sugirió el jefe de bloque de Diálogo por Buenos Aires, Eduardo Epszteyn.

Además de Proyecto Sur, el ibarrismo, la CC, al acuerdo se sumarían los legisladores de Martín Sabbatella, los radicales, el socialismo y podría también incorporarse parte del kirchnerismo (el sector de Juan Cabandié y el bloque del PJ, que todavía conduce el saliente Juan Manuel Olmos). Los opositores plantean dudas sobre qué posición tomará el bloque de Identidad Porteña (IP), que conduce Diego Kravetz, y sobre el legislador Raúl Fernández.

La banca de Nueva Izquierda cambiará de manos (renuncia Patricia Walsh para dejar a Marcelo Parrilli, por un acuerdo interno de esa fuerza), pero en la sesión en la que se votará, todavía estará Walsh, que podría ser el voto definitorio. “La composición actual está por encima de lo que le corresponde al macrismo. Deben escuchar el resultado de las urnas”, planteó Walsh, quien advirtió que “si les preocupa la vicepresidencia segunda porque Macri sale del país demasiado seguido, deberían recordar que esto pasa por la absurda renuncia de Michetti”.

Compartir: 

Twitter
 

La Legislatura porteña será un territorio cada vez más complicado para Mauricio Macri.
Imagen: Télam
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.