DEPORTES › EL HOMBRE QUE GRONDONA DESIGNO PARA LOS NUEVOS NEGOCIOS DE LA AFA

En el nombre del marketing

Horacio Gennari tiene una fuerte influencia sobre el presidente de la AFA y participa de la mesa chica del programa Fútbol para Todos, a través del Comité de Coordinación de Gestión. Pretende dotarla de una señal de televisión y una radio propias.

 Por Gustavo Veiga

El cambio de época en la AFA –si por época se entiende una nueva fase de expansión en sus negocios– lo encarna el licenciado en Comercialización de la UADE Horacio Alberto Gennari. Hijo de un viejo conocido de Julio Grondona, hoy es uno de los tres representantes de la asociación en el estratégico Comité de Coordinación de Gestión del Programa “Fútbol para Todos”. Cumple allí la función de asesorar en la sensible tarea de comercializar los derechos televisivos. El ente se completa con otro trinomio designado por la Jefatura de Gabinete a cuyo frente está Aníbal Fernández. Ese papel es apenas una muestra de la influencia que ha comenzado a tener sobre el mandamás del fútbol y su círculo áulico. A punto de cumplir 56 años (nació el 14 de diciembre de 1953), sus conocimientos en marketing y el desempeño desde su consultora Business Bureau, le permitieron a Gennari instalar la idea de un plan para dotar a la AFA de una señal de televisión y una radio propias, un centro deportivo de excelencia en el predio de Ezeiza, una escuela terciaria para dirigentes y hasta un museo.

En una etapa en la que se modificó la ecuación del negocio televisivo, y en la que sus dueños ya no son los de antes, Gennari encarna la propuesta de management que siempre quiso instalar Grondona en el fútbol. Nunca importó que el veterano dirigente guardara hasta hace un tiempo los cheques de la ferretería familiar en una caja de zapatos. Conducta que indica un perfil más primitivo en el manejo de las finanzas propias y ajenas. El veterano presidente siempre estuvo atento a las nuevas corrientes del marketing, como aquellas que sugerían el desembarco de las sociedades anónimas para el fútbol doméstico. Incluso hasta sugirió que los clubes debían mantener al fútbol profesional aislado de las restantes actividades sociales, sin reparar mucho en la suerte de éstas.

Gennari, además de licenciado en Comercialización egresado de la Universidad Argentina de la Empresa, es docente universitario desde 1981, según reza su currículum de conferencista. Ha sido decano de posgrado en Administración Estratégica de la Universidad de Palermo y también pasó por la Universidad de Belgrano. En 1993 fundó y se transformó en el primer presidente de la Confederación Iberoamericana de Jóvenes Empresarios, aunque ya tenía antecedentes semejantes en la International Advertising Asssociation, División Junior, desde 1978.

En el ámbito empresario también ha sido titular y socio de la empresa On Business, cuya conducción compartió con José Antonio Bustamante Velázquez, Rafael Emilio Basualdo Leberaud y Gustavo Guillermo Weidemann. Un banco de datos comerciales lo ubica también como director del conocido laboratorio Parke Davis y Compañía de Argentina SAIC. Acaso estos antecedentes le permiten ser escuchado por el hombre que tiene la llave para acceder a la factoría de negocios futbolísticos más grande que existe en el país.

Tal es la confianza que despertó en Grondona, que lo designó en el Comité de Coordinación de Gestión de seis miembros, donde la AFA tiene tres representantes. Los restantes son el presidente de Lanús, Alejandro Marón, y Angel Borthwick. Por la Jefatura de Gabinete lo integran el cineasta Tristán Bauer, el periodista Ignacio Candia y el titular de la Subsef (Subsecretaría de Espectáculos Futbolísticos), Pablo Paladino. “Conoce muy bien el negocio de la televisión y del cable. Por eso lo puso el presidente”, señaló una fuente que trabaja en estos temas a Página/12. Si bien es cierto que el papel desempeñado como asesor del programa “Fútbol para Todos” puede resultar clave, más estratégico parece el rol que jugará en el redimensionamiento de la AFA.

“AFA TV”, la señal propia de televisión que tiene prevista su puesta en funcionamiento en coincidencia con el bicentenario de la Revolución de Mayo y en vísperas del Mundial de Sudáfrica, es una iniciativa del propio Gennari, quien se dio cuenta del campo fértil que los dirigentes futbolísticos no habían sembrado hasta ahora. Ese canal no tiene como objetivo desbancar del negocio a la televisión pública del Siete, ni siquiera emular las épocas doradas del programa “Fútbol de Primera”. Para su mentor se trata de explotar otros espacios, a menudo olvidados, como las divisiones juveniles e infantiles, el fútbol femenino, el futsal, el fútbol playa y darles más peso propio en la pantalla a las categorías del Ascenso cuando se venza el contrato con la productora Torneos y Competencias (TyC). Este es uno de los que se mantienen vigentes después de que fuera rescindido en agosto pasado el convenio marco con Televisión Satelital Codificada (TSC), del Grupo Clarín.

La inversión estimada de un proyecto de esa envergadura se financiaría con una parte de los 600 millones anuales que le ingresarán al fútbol desde las arcas del Estado Nacional. Unos 30 millones de dólares, suma que, depende de con qué rubro se la compare, puede ser muy elevada o no. La política mediática de la AFA no es lo único que tiene en mente Gennari, inducido por la nueva Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual que le permitirá tener una señal propia a la asociación civil que maneja todo desde la calle Viamonte 1366. Su mapa de negocios es más ambicioso. Quiere revolucionar el predio de Ezeiza, cuya situación jurídica todavía no ha sido regularizada por el Estado, ya que depende de la Secretaría de Deporte.

Gracias a su llegada a Grondona, lo sedujo con la idea de convertir el lugar en un centro de excelencia deportiva, que incluirá un instituto terciario para la formación de futuros dirigentes, seguramente formateados a imagen y semejanza de las nuevas corrientes del marketing, que hablan del fútbol como una tierra de oportunidades. Se reflotaría un viejo proyecto para construir un hotel de estándares internacionales y un museo, como el que ya tienen Boca y River, completaría el círculo de atractivos para tentar a diferentes inversionistas. Si todo avanza como espera Gennari, hasta la radio y los estudios del canal se levantarían en el mismo lugar. Todo made in AFA, como corresponde a los tiempos de bonanza que disfruta la casa del fútbol.

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.