DEPORTES › SAN LORENZO PERDIO 2-1 ANTE A ARGENTINOS Y SE ALEJO DE LA LIBERTADORES

El sueño pendiendo de un hilo

El equipo de Diego Simeone ganaba por 1-0, quiso liquidar y el local se le fue encima y lo dio vuelta. Ahora, para ingresar a la Copa depende de que Newell’s, uno de los líderes del certamen, no venza mañana a Arsenal en Rosario.

 Por Daniel Guiñazú

Sólo un milagro instalará a San Lorenzo en la Copa Libertadores de 2010. El 2-1 en contra que recogió ayer ante Argentinos en La Paternal lo dejó pendiendo de un hilo. Ahora, para mantener sus chances deberá aguardar que hoy Newell’s no le gane a Arsenal. Si los rosarinos obtuvieran los tres puntos, automáticamente quedarán agotadas las chances azulgranas de entrar en el más importante torneo continental a nivel de clubes. Un cierre acorde con un año malo por donde se lo mire para el equipo de Diego Simeone.

Lo más llamativo es que San Lorenzo había jugado aceptablemente el primer tiempo y estaba ganando 1 a 0 con una buena definición del uruguayo Pintos, picando la pelota por encima de la salida del arquero chileno Peric a los 18 minutos. Pero en la segunda etapa, a Simeone lo invadieron aires conservadores. La línea de tres que había arrancado armada con Aguirre, Civelli y Bottinelli, se transformó en una de cuatro con Aureliano Torres como lateral izquierdo (había jugado como volante por el mismo sector). Kily González se retrasó para cubrir la plaza de Torres, Rivero pasó a jugar como doble cinco al lado de Leiva, y Papu Gómez y Bordagaray quedaron arriba solos, desconectados de todo y de todos.

El resultado fue exactamente lo opuesto a lo que se pretendía. San Lorenzo se replegó y perdió la pelota. Y Argentinos lo aprovechó a fondo. Borghi también movió sus piezas. De regreso para el segundo tiempo, sacó a Basualdo y a Scotti, los puso a Oberman y a Raymonda, lo desplazó a Mercier como lateral derecho, y el 3-4-1-2 del comienzo, se transformó en un 3-3-2-2 con más dinámica y agresividad que antes y el buen manejo de siempre de Ortigoza, Mercier y Coria.

A los 10 minutos, un tiro libre impecablemente ejecutado por Coria lo tomó a Migliore demasiado volcado sobre su palo y se convirtió en un 1-1 que acicateó a Argentinos pero no reavivó a San Lorenzo. Romagnoli ingresó por Leiva para jugar de enganche, pero no tuvo tiempo de cambiar nada. Tres minutos más tarde de la variante, un centro de Oberman se le metió a Migliore por el segundo palo y puso a ganar al equipo de Borghi. Pero cinco minutos después del segundo gol, Oberman le entró duro a Aureliano Torres, Collado le mostró la tarjeta roja y el marcador quedó abierto para cualquiera.

Los manotazos de ahogado que dio Simeone no le dieron efecto a San Lorenzo. Entraron Romeo y el chico Sebastián González, pero nadie fue capaz de gestar una llegada clara, ni siquiera cuando Civelli se fue a jugar los minutos finales como centrodelantero para meter un cabezazo salvador. Envuelto en la confusión que lo acompañó en buena parte del campeonato, San Lorenzo terminó topándose con la derrota. Pero no fue una más. Acaso resultó la más seria de todas. Después de ella, San Lorenzo casi se quedó sin utopías para seguir soñando.

Compartir: 

Twitter
 

Oberman festeja el gol de la victoria, después se fue expulsado por Collado.
Imagen: Fotobaires
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.