EL PAíS › LOS ARGUMENTOS DE LA SENTENCIA CONTRA MENéNDEZ

Represor condenado con fundamentos

La Justicia difundió ayer los fundamentos de la condena a reclusión perpetua impuesta al represor Luciano Benjamín Menéndez por el asesinato del subcomisario Ricardo Fermín Albareda y el secuestro y tortura de otros nueve detenidos. En un fallo unánime, el Tribunal Oral Federal 1 de Córdoba señaló a Menéndez como responsable de lesiones, tormentos y homicidios mientras se desempeñaba como jefe del Tercer Cuerpo del Ejército y las enmarcó dentro de un “plan sistemático de represión implementado desde el Estado”.

Los miembros del tribunal argumentaron que la dictadura llevaba a cabo este plan “con el alegado propósito de reprimir la subversión” pero los dirigía “a sectores civiles de la sociedad que por razones políticas eran considerados peligrosos”. De acuerdo con el fallo, esta estrategia de aniquilamiento incluyó el fraguar enfrentamientos para cubrir asesinatos de opositores, como así también “para hacer creer a la ciudadanía la existencia de una guerra y amedrentar a la población”.

La sentencia destaca que la represión empezó a gestarse durante el gobierno constitucional de María Estela Martínez de Perón y señala las actividades de la Triple A en Buenos Aires y del Comando Libertadores de América en Córdoba.

Menéndez, alias Cachorro, era parte del plan sistemático de represión y coordinó desde Córdoba el Tercer Cuerpo, que abarcaba a diez provincias del Noroeste y Cuyo, de 1975 a 1979. Según el fallo, impartía órdenes e instrucciones como jefe del Area 311 y generaba las condiciones adecuadas para que sucediera lo que sucedió.

El tribunal presidido por Jaime Díaz Gravier encontró a Menéndez “coautor mediato de los delitos de privación ilegítima de la libertad” y responsable por “imposición de tormentos”, “lesiones gravísimas” y “homicidio calificado por ensañamiento, alevosía y por el concurso de una pluralidad de partícipes”.

Sobre eso la Justicia lo sentenció el viernes pasado a “prisión perpetua” y estableció que deberá continuar recluido en la prisión de Bouwer, donde permanece desde el 24 de julio de 2008.

Menéndez no es el único que debe purgar una condena: tanto el coronel retirado Rodolfo Campos (ex jefe policial), como el ex comisario mayor Armando Cejas y el por entonces comisario Hugo Britos fueron también condenados a perpetua, y se estableció una pena de 16 años de cárcel para el ex cabo Miguel Angel “Gato” Gómez. Calixto Flores, ex suboficial mayor de la policía, fue absuelto. Todos ellos pertenecían al Departamento de Informaciones Policiales (D2), brigada que tenía a su cargo operativos de secuestros, torturas y muerte en sus propios centros de detención.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.