EL PAíS › LA INVESTIGACIóN JUDICIAL DE LAS AMENAZAS A LA PRESIDENTA

En busca de la interferencia

Los investigadores advierten que encontrar a quienes interfirieron las comunicaciones del helicóptero presidencial será complicado. Hay indicios de que se utilizó un equipo potente y que los autores del hecho conocían la rutina de la aeronave.

La fiscalía federal de Eduardo Taiano dio sus primeros pasos para investigar las amenazas contra Cristina Fernández y empezó a tomar declaración al personal vinculado con el vuelo que el helicóptero presidencial realizó el viernes pasado entre la residencia de Olivos y la Casa de Gobierno. “Nos explicaron que puede ser muy difícil saber de dónde provino la interferencia”, indicó un investigador. Un especialista en aeronavegación consultado por Página/12 agregó, sin embargo, dos datos. Primero, que las amenazas parecen haber salido de un equipo de buena potencia, semejante al de un avión. Segundo, que los autores parecen haber conocido la rutina de la aeronave y estaban preparados porque no sólo amenazaron verbalmente sino que llevaban el sonido de la marcha militar que acompañaba los comunicados de la última dictadura. Mientras tanto, continuaron las voces de repudio de la oposición, diplómaticos y organismos de derechos humanos, entre ellos la Línea Fundadora de las Madres de Plaza de Mayo. Esa entidad expresó su “repudio a los intentos de sembrar miedo con metodologías del pasado”.

Las amenazas se oyeron el viernes pasado en la cabina del helicóptero en el que se trasladaba Cristina Fernández y se escucharon a lo largo de todo el recorrido. En la grabación de las interferencias se escucha aquello de “Maten a la yegua”, las provocaciones que siguieron y hasta el sonido de la marcha militar “Avenida de las Camelias”.

La Justicia intenta determinar ahora el origen de las interferencias, pero todo indica que no será una tarea sencilla. “Yo no soy técnico, soy abogado”, dijo una fuente de la fiscalía, que ayer le tomó declaración a un comodoro. “Pero nos dicen que la frecuencia de operaciones de la torre de control de Aeroparque es como la onda de radio de los taxis en la que cualquiera puede intervenir sin dejar rastros, no es como los celulares, que son más fáciles de rastrear, porque tienen celdas.”

Un piloto consultado por este diario explicó que la frecuencia utilizada el viernes en Aeroparque es la de 118,85 MHZ. Precisó también que cuando la torre transmite, la señal se escucha al mismo tiempo en todos los aviones que están en el aire y en tierra y también en los aparatos de handy que maneja el personal de mantenimiento, de tránsito o de equipajes. Técnicamente, entonces, las amenazas pudieron haber salido de cualquiera de esos equipos porque todos tienen la posibilidad de recepción de sonidos pero también de emisión. Sin embargo, algunos detalles pueden restringir las opciones.

Según el piloto, un detalle es el tono de la voz. El sonido podría haber salido entrecortado si el equipo era de baja potencia. Si, como en este caso, el sonido se escucha sin cortes estaría indicando que se usó un equipo de mayor potencia. ¿Como cuál?, preguntó este diario. “Como el equipo instalado en un avión por ejemplo, aunque todavía no es posible descartar que se haya usado un handy ubicado en el mismo radio.”

Otro detalle es el nombre del helicóptero. Como el Tango, el helicóptero presidencial tiene un nombre técnico: “Hotel 03 (H03)”. Sin embargo, cuando viaja la Presidenta la clave es 01 y no 03. El viernes, el piloto transmitió eso que se oye como “Fuerza Aérea 01”. Según el piloto especialista quien emitió las amenazas también sabría, entonces, que en ese momento estaba a bordo Cristina Fernández.

“Si usted se fija bien –agregó el experto–, el tono de voz sale, además, como distorsionado, como para que no lo reconozcan; por esa misma razón las intervenciones duran pocos segundos, para evitar la localización.”

El Gobierno vinculó las amenazas al comienzo del juicio histórico en contra de los represores que actuaron en la Escuela de Mecánica de la Armada. Empezó el viernes pasado a la misma hora en la que despegaba la aeronave. En esa línea, se pronunciaron también los organismos de derechos humanos, dirigentes de la oposición como Felipe Solá, gobernadores, la central obrera de la CGT y hasta el canciller chileno.

“Rechazamos que un jefe de Estado, sobre todo de un país amigo, de la persona con la que tenemos las vinculaciones, sea amenazada de muerte, nos parece un acto absolutamente repudiable y condenable”, dijo el canciller chileno Mariano Fernández consultado por la prensa de su país.

“La investidura presidencial es clave en una democracia que se construye día a día, abogamos para que la Justicia Federal lleve adelante con premura la investigación para evitar que el hecho quede impune”, indicó un comunicado de las organizaciones del Capítulo Argentino de la Plataforma Interamericana de Derechos Humanos Democracia y Desarrollo (Pidhdd).

Desde el PJ disidente Felipe Solá dijo que las amenazas “revelan que hay lugares desde donde se alienta el golpismo”. El jefe del bloque de diputados del Frente para la Victoria, Agustín Rossi, coincidió con la hipótesis de la Casa Rosada: atribuyó las amenazas a los juicios contra los represores que actuaron durante la dictadura militar y también a los grupos que “se envalentonan” con las “declaraciones de dirigentes que se alejan de las pautas democráticas normales”.

También manifestaron su repudio diversos organismos de derechos humanos. Entre otros, las Abuelas de Plaza de Mayo, las Madres de la Línea Fundadora y la Asociación de Madres que encabeza Hebe de Bonafini, que llevó a cabo una radio abierta en la Plaza de Mayo durante la que hubo un encontronazo con Raúl Castells.

Compartir: 

Twitter
 

Cristina Fernández al término de uno de sus habituales viajes en el helicóptero presidencial.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.