EL PAíS › LOS GOBERNADORES QUE ALMUERZAN MAÑANA EN OLIVOS

Un debate de fondos

Será el primero de una serie de encuentros con mandatarios provinciales. El Gobierno busca apoyo para frenar la reforma de la ley del cheque. Se hablará sobre la coparticipación y el dinero que las provincias reciben por fuera de esa norma.

 Por Alejandra Dandan

El Gobierno cerrará mañana una de sus reuniones clave. Con el almuerzo con los gobernadores aliados, el Ejecutivo intentará encontrar el respaldo político para frenar el avance de la reforma a la ley del cheque en el Congreso. La foto es el eje para licuar el costo político del veto que el Ejecutivo deslizó que aplicaría en caso de que la iniciativa opositora fuera sancionada. Pero nada es gratis. Desde hace días, los gobernadores empezaron a mostrarse encuadrados. Algunos llegarán a Olivos nuevamente a poner las espaldas, pero otros van decididos a volver a sus provincias con más fondos.

El convite que al principio se anunció para todos, salvo para los que desde el Gobierno dicen que “hablan y actúan sumergidos en las campañas” –Alberto Rodríguez Saá, Mario Das Neves, Hermes Binner y Mauricio Macri–, fue cambiando de formas. La decisión final fue dividir las reuniones en dos o tres rondas.

En esa lista llegaron invitaciones a los más cercanos, Jorge Capitanich (Chaco), Daniel Scioli (Buenos Aires), Sergio Urribarri (Entre Ríos), Walter Barrionuevo (Jujuy), Maurice Closs (Misiones), Gildo Insfrán (Formosa) y José Luis Gioja (San Juan). Pero también fueron convocados Celso Jaque (Mendoza), Beder Herrera (La Rioja), Oscar Jorge (La Pampa), Daniel Peralta (Santa Cruz) y Juan Manuel Urtubey (Salta). E incluso, pese a las tensiones que mantiene con el Gobierno, se invitó y confirmó su presencia Juan Schiaretti (Córdoba). Por fuera de los gobernadores peronistas, la mesa sumará a dos aliados del radicalismo K: Gerardo Zamora (Santiago del Estero) y Miguel Saiz (Río Negro).

La Rosada lleva en la agenda dos temas: los números para discutir el dinero que las provincias reciben por fuera de la coparticipación Y abrir el debate para un acuerdo –considerado improbable por todas las partes– para una nueva ley de Coparticipación.

En ese escenario ingresarán los gobernadores que vienen buscando hace tiempo instalar el debate por la coparticipación y aquellos que hasta hace una semana todavía no habian sacado las cuentas de cuánto podrían sumar con la reforma a la ley del cheque y cuánto perderían por el costo del desfinanciamiento por el que el Gobierno dejaría de canalizar dos de los fondos de socorro extra: el fondo de la soja y el Programa de Asistencia Financiera (PAF).

Pese a que la oposición, en todas sus variantes, argumenta que la reforma a la ley del cheque es para desahogar las finanzas sangrantes de las provincias, ninguno de los gobernadores aliados parece capaz de repetirlo. Cuando no rechazan la idea de plano, como Capitanich, Barrionuevo, Closs o Insfrán, la subordinan a alguna elegante alternativa como la de Schiaretti, que se pronunció a favor de la reforma a la ley pero, para “no desfinanciar al Estado” acepta anular el PAF.

A grandes rasgos, la posición que los gobernadores van a llevar el lunes a Olivos podría dividirse en dos grupos. Unos rechazan la reforma a la ley del cheque e impulsan canales alternativos de financiación a las provincias, en vistas a una discusión a largo plazo por la reforma de la ley de coparticipación. Los otros mantienen una posición intermedia: su-bordinan el rechazo a la ley en función de lograr otras demandas, como Córdoba o Río Negro. Pese a que en la semana varios hicieron llamados y se pusieron de acuerdo con algunos borradores, nadie sabe si finalmente habrá espacio para estos debates porque la dinámica de esos almuerzos suele marcarla la Presidenta. Aquí, los detalles adelantados por algunos de los protagonistas.

- Juan Manuel Urtubey (Salta). A la hora de definirse, su postura parece un “ni”, pero, leída a fondo, puede encuadrarse con la posición del Gobierno: “La discusión sobre la reforma de la ley del cheque se parece al cuento de las frazadas cortas: el cheque o la soja son cosas de pesos más o pesos menos. A mi juicio, el problema es que estas dialécticas responden más a intereses de la política que a la economía o la necesidad de la gente. Mi provincia no tiene problemas estructurales fiscales sino de pobreza, como gran parte de Argentina. Yo no necesito plata para llegar a fin de mes, pero lo que quiero discutir es cómo aplicamos recursos para reducir niveles de pobreza. El resultado de la discusión de la ley de Coparticipación lo van a ver nuestros nietos, necesita una ley-convenio bastante difícil de conseguir. Lo que voy a llevar el lunes es un atajo: crear un fondo de convergencia para aplicar a todos los distritos con mayor índice de NBI: las 23 provincias tienen 511 distritos o unidades geopolíticas, de acuerdo con indicadores de población y de desarrollo, propongo una inversión de 5000 millones de pesos en cinco años, para reducir el NBI a la mitad; el dinero va a infraestructura social (gente hacinada, redes), infraestructura sanitaria (cloacas, agua)”.

- Miguel Saiz (Río Negro). “Nos interesa mejorar los ingresos de las provincias porque todas están en déficit, el tema es que cuando uno toca parcialmente las cosas, no sirve porque hace falta una mirada global: no podés desvestir a un santo para vestir a otro. Si modificás la alícuota de coparticipación, pero te suspenden el PAF o la construcción de viviendas no sirve. Por eso creo que lo que hace falta es una solución global: si es un impuesto al cheque, un compromiso para no tocar el resto de los ingresos. O cancelar las deudas de las provincias. Una de las opciones que veo es que después del canje de la deuda, la Nación decida dar el aval para que las provincias puedan emitir un bono único tomando como cabeza la Nación.”

- Gerardo Zamora (Santiago del Estero). “Como muchos gobernadores, tengo mucho cuidado porque esto es desfinanciar a la Nación perjudicando a las provincias, porque, ¿cuál va a ser la alternativa para que se cubra esa parte presupuestaria? Creo que esto es como una fábrica: el sector gremial quiere ganancias y termina beneficiándose pero desfinanciando y fundiendo el lugar. Detrás de esta polémica hay mucho de 2011, discuten sobre pelea electoral. Esperamos conversar y discutir la coparticipación. Me parece interesante, con alguna modificación, la propuesta de Urtubey. Creo que para el NOA y NEA es viable. En esos lugares hemos tenido desinversión, migraciones, empobrecimiento y departamentos que han llegado a lo máximo del NBI por culpa de la desinversión en infraestructura, energía, cloacas, pavimento, desarrollo. Estamos analizando las formas de compatibilizar estas demandas.”

- Juan Schiaretti (Córdoba). Sus voceros aseguran que la posición que llevará es la que planteó durante la semana su ministro de Finanzas, Angel Mario Elettore: pidió modificar la ley del cheque porque –dijo– favorece a la provincia; agregó que sea totalmente coparticipable entre nación y provincias. Para no desfinanciar al Estado nacional propone reducir el PAF.

- Celso Jaque (Mendoza). Hace días desde su gobierno dice que el reparto del impuesto al cheque resulta insignificante respecto de lo que la provincia recibe de la Nación por la asignación universal por hijo, lo recaudado por las retenciones a la soja y los fondos para obras públicas, un total de 6500 millones de pesos. “La oposición quiere desfinanciar al gobierno nacional porque quiere que se vaya antes”, dijo el intendente de Guaymallén, Alejandro Abraham. El viernes, sin embargo, Jaque convocó a la prensa y desplegó el abanico de lo que va a pedir en Olivos. Como Río Negro, que intenta el acuerdo por el PAF, aseguró que irá por su firma “urgente” y propondrá un sistema de fondos de compensación para las provincias en base a premios y castigos.

- Walter Barrionuevo (Jujuy). Explica que a comienzos de marzo hablaron con los gobernadores del armado de la mesa de discusión de la ley de coparticipación. Sin embargo, admite que todavía no se vieron y que el encuentro con Cristina Fernández podría pensarse como la primera reunión de la comisión. Barrionuevo señaló ante Página/12 su rechazo a la modificación de la ley del cheque. “No es así como las provincias van a resolver sus problemas”, dijo. En referencia a la posición que podría tomar el senador jujeno del FpV Guillermo Jenefes, explicó que, como “cualquier otro legislador, está preocupado porque tiene obligación de velar por los intereses provinciales. Pero ha dicho que no va a ser funcional a la oposición. Estoy seguro de que se siente cómodo, con sus convicciones firmes, compartiendo la política del gobierno nacional”.

- José Alperovich (Tucumán). “A nosotros no nos conviene que se modifique la ley del cheque porque perderíamos el apoyo de Nación, van a dejar de mandarnos dinero. Con la reforma perderíamos 500 millones de pesos.”

- José Luis Gioja (San Juan). Fue presidente de la Comisión de Coparticipación Federal desde que empezó a funcionar y dice que reformar la ley es imposible: todo el Congreso de acuerdo, 23 legislaturas más la ciudad de Buenos Aires. Sobre la ley del cheque, en diálogo con Página/12, repitió los argumentos de la Nación. Pero también dijo que “ningún gobernador va a decir que no necesita dinero, pero hace falta una discusión integral, no se puede desvestir un santo para vestir a otro, hay acuerdo de algunos gobernadores para pensar en un fondo de compensación pero que agrande la torta para repartir, que no la achique: que ninguna provincia pueda recibir menos de lo que recibe hora, después se vera la forma: generar ámbitos de discusión con el Parlamento, pero no se puede legislar por asalto.”

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.