EL PAIS › EL MACRISMO HIZO UN ACTO, ACUSO AL JUEZ Y ENCARGO ENCUESTAS

Lo PRO es hacer como si nada

En lo que es una técnica estable, se concentraron en el impacto en la sociedad y en desacreditar las acusaciones. La oposición le recomendó “que no se haga el tonto; se prepara para nuevas acciones en la Legislatura.

 Por Werner Pertot

Por Werner Pertot

Mostrarse en carrera. Ese fue el objetivo del acto que presidió Mauricio Macri en Lanús. Ante sus seguidores, el jefe de Gobierno volvió a apuntarle al juez Norberto Oyarbide y consideró que su procesamiento es “un nuevo ataque ridículo de Néstor Kirchner”. Los silbidos inundaron el Club Atlético Lanús. Desde el gobierno PRO amenazan con iniciarle juicio político al magistrado, de la misma forma en que lo hicieron cuando tuvieron los primeros fallos en contra en la gestión. Los macristas piensan ignorar sin más los reclamos opositores, aunque algunos trasuntan preocupación hacia lo que podría ocurrir si la Cámara Federal confirma el procesamiento. La oposición, en tanto, tiene opiniones divididas.

La Coalición Cívica y el bloque del PJ ya dijeron que esperarán hasta la segunda instancia judicial para actuar. Otros sectores más duros, como Proyecto Sur y el ibarrismo, intentarán que Macri concurra a dar explicaciones a la Legislatura, aunque sea por vía de una invitación. El líder de PRO sigue sumando voces en contra: Pino Solanas, Margarita Stolbizer, Carlos Heller y Rubén Giustiniani se pronunciaron a favor de que Macri concurra a la Legislatura y rinda cuentas por sus decisiones.

Pros

Ante el procesamiento, los macristas hicieron lo que suelen hacer: negaron los cargos, atacaron al juez, culparon al gobierno nacional y encargaron encuestas. Como el día en el que Macri fue indagado, intentan testear el impacto en la esfera pública de la mala nueva. Algunos acólitos del líder de PRO aseguran que viene “20 puntos arriba de Oyarbide”, como si de una elección se tratara. “En primera instancia no pasa nada. Oyarbide está desacreditado. Si se complica en la Cámara, puede ser feo”, señala uno de los integrantes de la mesa chica PRO a Página/12. Hasta entonces, los reclamos de los opositores no tendrán ningún eco en la gestión PRO. Con la calculadora en la mano, los macristas saben que no tienen el número ni para interpelar, ni para iniciarle juicio político.

Además, cuentan con la palabra de Elisa Carrió y del peronista Diego Kravetz de que no avanzarán hasta que se confirme el fallo.

En la línea judicial, esperan poder leer el fallo de Oyarbide antes de definir la estrategia. La apelación es de cajón; el juicio político, una carta que vienen jugando más como bleuf que bajo la manga. Los caminos del Consejo de la Magistratura están lejos de prometerles un éxito seguro.

La principal preocupación del PRO es mantener la idea de que esto no afecta el futuro de Macri ni su candidatura a presidente. En ese plan, el acto de Lanús –que es parte de las actividades proselitistas que Macri intercala todas las semanas– les sirvió como una respuesta política y mediática. Una vez más, el líder de PRO se mostró acompañado de su gabinete en pleno, sus diputados y legisladores. “No tenemos miedo ni a las patotas y a los aprietes”, advirtió Macri ante un fallo judicial y se alegró de que “por suerte, la gente no es tonta, no se lo cree”.

No perdió oportunidad para frivolizar su procesamiento: “Es ridículo pensar que yo voy a armar una asociación ilícita para escuchar los problemas sentimentales de los vecinos. Es tan poco creíble...”, se divirtió, entre aplausos. No mencionó que uno de esos “vecinos” era su cuñado y otro, un dirigente de Familiares de Víctimas de la AMIA que se oponía a Jorge “Fino” Palacios. “Los que escuchan son ellos, los que manejan a la SIDE son ellos, los que utilizan al Estado son ellos”, le apuntó al gobierno nacional, sin ofrecer pruebas. Luego volvió a la carga contra el juez: “Es grave que jueces como Oyarbide y Faggionatto desprestigien nuestra justicia”. “No me van a parar”, sacó pecho al final del acto, entre una lluvia de papelitos amarillos.

Y contras

El principal hecho político esta semana en la Legislatura será la interpelación del ministro de Justicia, Guillermo Montenegro, el martes. Sin embargo, distintos sectores de la oposición ya planean nuevas iniciativas ante el procesamiento de Macri. Es probable que el lunes haya una conferencia de prensa de Proyecto Sur, Igualdad Social y Diálogo por Buenos Aires para plantear que existe un “estado de sospecha” sobre el jefe de Gobierno y que debe ir a la Legislatura a dar explicaciones. A sabiendas de que no tienen el número para interpelarlo, la estrategia será dejar en evidencia que Macri va a desconocer el Poder Legislativo. Otros legisladores presentarán proyectos para avanzar con una comisión investigadora.

“Macri no puede hacerse el tonto. Lo que montó en la ciudad de Buenos Aires fue desbaratado y es muy grave”, opinó Pino Solanas. “Sólo un chico puede creer que el jefe de Gobierno no estaba al tanto de toda la red, que se teje con instrucciones precisas”, opinó el dirigente de Proyecto Sur, que se pronunció por interpelarlo “seriamente”. En tanto, la líder de GEN, Margarita Stolbizer, también se mostró a favor de que Macri “dé las explicaciones necesarias sobre sus responsabilidades políticas”. Por su parte, el titular del PS nacional, Rubén Giustiniani, destacó que el jefe de Gobierno “debe dar explicaciones respecto de por qué tenía un espía policial en el Ministerio de Educación”. “Macri debe dar explicaciones porque todavía no las he escuchado”, insistió el senador, como para dejar en claro su postura.

En tanto, el kirchnerista Francisco “Tito” Nenna y el socialista Roy Cortina cuestionaron a Macri por seguir en campaña pese al procesamiento. “Deshonra las instituciones”, opinó Nenna. “Es una falta de respeto a los porteños”, acotó Cortina. “Escuchando las declaraciones de Macri uno no alcanza a distinguir quién procesó a quién”, se mofó el senador Daniel Filmus. “Nadie puede suponer que a Palacios se lo plantó el kirchnerismo”, se sumó Aníbal Ibarra. “Si la Cámara Federal confirma el procesamiento, Macri debería renunciar”, sostuvo el diputado Carlos Heller, en sintonía con Martín Sabbatella. Todos coincidieron en pedirle que deje de victimizarse.

Compartir: 

Twitter
 

El acto de ayer del macrismo, lleno de acusaciones al Gobierno, en el estadio de Lanús.
Imagen: DyN
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared