EL PAIS › EL CANCILLER DE VENEZUELA, DE REUNION EN REUNION EN BUENOS AIRES

Buscando un símbolo de paz

Estuvo con Cristina Fernández en la Rosada y con Néstor Kirchner en Olivos. Nicolás Maduro anticipó que su país presentará una propuesta de paz. El canciller Timerman ratificó la voluntad argentina de trabajar en ese sentido.

La presidenta Cristina Fernández y su marido, Néstor Kirchner, secretario ejecutivo de la Unasur, recibieron ayer al canciller venezolano Nicolás Maduro, enviado por Hugo Chávez para exponer el “plan de paz para Sudamérica” que su país propondrá en la reunión de ministros de Relaciones Exteriores del bloque continental que se llevará a cabo mañana, en Quito. El encuentro con Maduro se concretó apenas horas después de que el matrimonio se entrevistara por separado con el mandatario electo de Colombia, Juan Manuel Santos. Ambos países sudamericanos afrontan una crisis bilateral de larga data que alcanzó su punto más álgido la semana pasada a partir de la ruptura de relaciones, por lo que tanto Cristina como Néstor se propusieron “trabajar en la búsqueda de un proceso de paz en América latina y de integración regional”, según informó el canciller Héctor Timerman.

De acuerdo con lo que anticipó Maduro en la conferencia de prensa posterior a la reunión con Kirchner, que se extendió durante más de una hora en la residencia de Olivos, el gobierno venezolano “presentará una propuesta concreta que permita canalizar una metodología para un plan de paz” con Colombia y que permita comenzar “un camino hacia una nueva etapa en nuestro continente”. Hay muchas expectativas puestas en cuál será la postura de Santos, que sucederá a Uribe a partir del 7 de agosto. El ex ministro de Defensa, que pasó el lunes por Buenos Aires para reunirse con Néstor y con Cristina Kirchner, se fue del país sin hacer declaraciones al respecto, tal como hizo en cada país que tocó en su gira.

Ayer, el canciller Timerman aseguró que “la Argentina promoverá la paz entre Venezuela y Colombia” y recordó que el Gobierno siempre “ha contribuido a lograr la paz en América latina y fortalecer la integración regional”. Argentina, aseguró, “hará el máximo de los esfuerzos para que ambos países puedan encontrar una solución a esta situacion”. Por ahora, la tarea es escuchar a las partes. “Con los elementos que escuchamos trabajaremos para un proceso de paz en América latina y una integración regional”, remarcó.

“Hemos tenido una conversación muy franca, muy directa, señalando y ampliando toda la información de lo que ha sucedido en relación con esta última agresión del gobierno saliente del presidente Alvaro Uribe contra la República Bolivariana de Venezuela”, señaló a su turno Maduro, que se mostró confiado en “la experiencia de Néstor Kirchner como secretario general de la Unasur para encontrar una solución pacífica a este conflicto con Colombia”. A partir de mañana, en Quito, los cancilleres de todos los países del bloque comenzarán a buscar una solución. Allí estarán Timerman, en representación del gobierno argentino, y los colaboradores de Néstor Kirchner, Rafael Follonier y Juan Manuel Abal Medina, en representación del secretariado general de la organización regional.

Pese al tono conciliador del mensaje, Maduro no dejó pasar la chance para marcarles la cancha a sus vecinos: pidió “una rectificación a fondo de lo que han sido las políticas de agresión permanente a Venezuela” por parte del gobierno de Bogotá, y también “una salida negociada al conflicto armado que abate a Colombia desde hace 60 años y que permanentemente se desborda hacia toda la región”.

Sin embargo, pronto volvió a tender la mano a Santos, el presidente entrante. Sostuvo que “hay signos ideológicos distintos entre quienes dirigen y van a dirigir Colombia” y pidió “esperar la llegada del nuevo gobierno y que evolucionen los acontecimientos para poder avanzar” en una nueva relación. “Como ustedes saben, ha habido y hay voluntad política para construir un nuevo tipo de relación, pero que se base en el respeto absoluto de las instituciones y de la sociedad venezolana”, redondeó.

Por último, le dedicó un párrafo a advertir sobre la presencia norteamericana en la región, a la que responsabilizó por la tensión interna, para advertir que América latina aún está “a tiempo de reaccionar frente al despliegue de una estrategia militar” de los Estados Unidos. “Aspiramos a una América latina unida y no ocupada militarmente por ninguna potencia”, concluyó el canciller venezolano.

Compartir: 

Twitter
 

El canciller Héctor Timerman recibió ayer a su par Nicolás Maduro a su llegada a Buenos Aires.
Imagen: Télam
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared