EL PAIS › EN EL GOBIERNO NACIONAL Y EN EL PROVINCIAL DIJERON QUE SCIOLI SE REFERIA A LOS JUECES

La cuestión de las manos atadas

Luego de la frase que le dedicó Kirchner, el gobernador ayer no habló. Los jefes de Gabinete de los dos gobiernos reiteraron las críticas a la Justicia. La oposición aprovechó para hacer sus interpretaciones.

La famosa cuestión de las “manos atadas” de Daniel Scioli se convirtió ayer en todo un tema de debate, que incluyó la problemática de la inseguridad. El ex presidente Néstor Kirchner pidió el jueves en un acto que el gobernador bonaerense dijera quién lo tenía maniatado así podía ayudarlo, lo que fue interpretado como un reto. Ayer, tanto el jefe de Gabinete nacional, Aníbal Fernández, como el provincial, Alberto Pérez, aseguraron que las quejas de Scioli habían estado dirigidas a los jueces, quienes también fueron objeto de las recriminaciones de Kirchner. Fernández, incluso, dijo que llamó a Scioli y que se lo confirmó él mismo. La oposición, obviamente, lo interpretó de otra manera. Eduardo Duhalde dijo que quien le ata las manos al gobernador es Kirchner. Entidades que nuclean a jueces de la provincia de Buenos Aires también respondieron (ver recuadro).

Scioli, en tanto, prefirió mantenerse al margen de la polémica. No habló y, como le gusta, estuvo dedicado a los temas “de gestión”. Luego del acto, en su entorno habían reconocido la sorpresa por la frase de Kirchner aunque también añadían que el gobernador se sentía “respaldado” por el Gobierno en los ejes de su política de seguridad.

La frase de las manos atadas no se había conocido de boca de Scioli, sino que quien se había encargado de difundirla días atrás fue Juan Manuel Buzzali, el marido de Carolina Píparo. Contó que eso le respondió el gobernador cuando le pidió explicaciones por el episodio que le había tocado vivir a su mujer embarazada. Scioli nunca la desmintió.

Aníbal Fernández subrayó que quien le ata las manos a Scioli “es la Justicia, no la política”. El jefe de Gabinete contó que ayer habló con Scioli y que le dijo que él se iba a encargar de aclarar la cuestión. Con todo, Fernández no quiso entrar en el análisis de la frase que le dedicó el ex presidente. “No soy un vocero de Néstor Kirchner ni interpreto la hermenéutica de Néstor Kirchner. Si Néstor Kirchner dice lo que dice, es un tema de Néstor Kirchner”, indicó Fernández, quien reconoció que llamó a Scioli “porque me sonó mal la forma en que se dijo” que “tenía las manos atadas” para enfrentar al delito. Allí, según contó, el gobernador le dijo que “habló de la Justicia, de las presentaciones que se hacen que después terminan con las conclusiones que todos conocemos”.

“Nosotros no tenemos las manos atadas y el gobernador tiene toda la fuerza y voluntad para ir para adelante, pero si prevenimos un delito o detenemos a los delincuentes, después esto queda en manos de la Justicia y es ésta la que tiene que ponerlos en la cárcel y dejarlos allí”, declaró Alberto Pérez, el principal colaborador de Scioli.

En su mensaje del jueves, en el acto que organizaron los intendentes peronistas en La Boca, Kirchner se refirió largamente a los jueces y a los que permiten “que los delincuentes entren por una puerta y salgan por la otra”. Los funcionarios que se refirieron ayer a la cuestión transitaron la misma senda.

Si bien aclaró que su intención no era “echar culpas” entre los poderes, Pérez dijo: “Hay jueces que irresponsablemente dejan en libertad a delincuentes peligrosos”. “Así como hay funcionarios del Poder Ejecutivo que pueden no cumplir las funciones adecuadamente o legisladores que no cumplen con su deber de sancionar normas, hay algunos jueces que liberan delincuentes irresponsablemente”, agregó.

Los opositores aprovecharon para meter la cuchara. “El que le ata las manos a Scioli se llama Néstor Kirchner”, se apresuró Duhalde. “El matrimonio presidencial les tiene atadas las manos a todos los gobernadores, ¿por qué? Porque maneja los fondos, porque se ha quedado con fondos que no le pertenecen, que nunca le pertenecieron a la Nación y los tienen ellos”, agregó. Como quien no quiere la cosa, Duhalde avisó que Scioli tenía “las puertas abiertas” del peronismo disidente. “Es la contrafigura del Gobierno: tiene buen trato, enemigo de todo lo quea confrontación”, lo halagó.

Francisco de Narváez les apuntó tanto a Kirchner como a Scioli porque “no asumen la responsabilidad que tienen”. “Tenemos una crisis de hiperinseguridad. Está claro quién manda en la provincia de Buenos Aires: es Néstor Kirchner. Como siempre, el gobernador calla y baja la cabeza”, agregó el diputado.

Otra dirigente bonaerense, la diputada del GEN Margarita Stolbizer, apuntó que “más que las manos atadas, tienen los ojos vendados frente al flagelo de la delincuencia”. Y añadió que “la única limitación que tiene Scioli para combatir la inseguridad es su incondicionalidad con el gobierno nacional, que discrimina a la provincia en el reparto de los recursos y no le presta atención al tema”.

Compartir: 

Twitter
 

Daniel Scioli y Néstor Kirchner conversaron en voz baja durante el acto del jueves en La Boca.
Imagen: Sandra Cartasso
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared