EL PAíS › LA OPOSICION CONTARIA CON UNA LEVE VENTAJA PARA CONVERTIR LA INICIATIVA EN LEY HOY EN LA CAMARA DE SENADORES

El 82% móvil se debatirá en un escenario parejo

La oposición no tiene asegurado el quórum. Si lo consigue, entonces tendría los votos para la aprobación del proyecto, porque se especula con que dos senadores oficialistas votarían a favor. La Presidenta vetaría la ley.

 Por Sebastian Abrevaya

El Senado será protagonista hoy de un duro enfrentamiento entre el oficialismo y la oposición: después de marchas y contramarchas, el Grupo A intentará convertir en ley el aumento de las jubilaciones al 82 por ciento del salario mínimo vital y móvil, que ya fue aprobado por Diputados. En un escenario de paridad, los senadores de la oposición corren con una leve ventaja a la hora de la votación, aunque deberán hacer su máximo esfuerzo para juntar el quórum de 37 legisladores. Un aliado kirchnerista, el neuquino Horacio Lores, anticipó que se sentará en su banca, por lo que podrían llegar a ese número, con lo justo. Resta saber si Carlos Menem, el radical José Roldán o los oficialistas Marcelo Guinle y Luis Viana bajarán al recinto para habilitar el inicio de la sesión.

Como en cada votación clave, el Senado se convirtió ayer en un escenario de interminables especulaciones en torno del número de senadores a favor y en contra de la iniciativa que lleva las jubilaciones mínimas de 1046 pesos a 1427 pesos y ajusta toda la escala jubilatoria según lo establecen los fallos Badaro y Sánchez de la Corte Suprema de Justicia. Desde el oficialismo insistieron con la inviabilidad del proyecto opositor, que significa un costo fiscal de entre 30 mil y 40 mil millones de pesos anuales, según quién lo calcule.

“El arco opositor, heterogéneo y contradictorio empuja a un desfinanciamiento del Estado”, aseguró ayer el presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, Eric Calcagno. Para este senador y economista, “si sale este proyecto y se aplicara, quiebra la Anses. Y así volvemos a entrar en el ciclo de las crisis previsionales”. Con este argumento varios funcionarios y legisladores oficialistas adelantaron que en caso de aprobarse la iniciativa sería vetada por la presidenta Cristina Fernández.

La oposición, tanto en el Senado como en Diputados, no especificó de dónde se obtendrían los recursos para financiar el aumento jubilatorio. La peronista puntana Liliana Negre de Alonso sugirió que el Poder Ejecutivo debería “achicar el gasto público” para sustentar la medida. Sin embargo, ya en Diputados el Grupo A decidió no incluir el financiamiento dentro del proyecto porque fracasaron sus intentos por unificar criterios.

En este sentido, Calcagno señaló que el Gobierno finalizó con las AFJP y además de aumentar las jubilaciones estableció la movilidad de los haberes previsionales mientras que “del otro lado hay gente que ha participado de decisiones de política económica como la de congelar los 150 pesos de los haberes jubilatorios o la rebaja del 13 por ciento”.

A las 10 de hoy se realizará la reunión de Labor Parlamentaria, donde se fijará el orden del día. Luego los senadores del Frente para la Victoria que conduce Miguel Pichetto se reunirán. En los últimos días trascendió cierto malestar dentro del oficialismo, que se traduciría en al menos dos senadores que votarán a favor de la propuesta opositora. Se trata del chubutense Marcelo Guinle –con aspiraciones a la gobernación de su provincia– y del sanjuanino César Gioja, enojado con la Casa Rosada por la aprobación de la Ley de Glaciares. Con esos dos votos, la oposición junta unos 37 avales: 16 de la UCR, 11 del PJ disidente, ocho de bloques minoritarios y los dos oficialistas. El rechazo, en cambio, cuenta con 32 votos (28 del FpV; dos de los fueguinos Rosa Díaz y José Martínez, el de la peronista disidente Roxana Latorre y el del radical correntino José Roldán). Todavía mantienen su decisión en suspenso el misionero Luis Viana, el ex presidente Carlos Menem y el neuquino Horacio Lores.

De todas maneras, a la hora de juntar el quórum la situación no es la misma. Los dos oficialistas adelantaron su voto a favor, pero no aseguraron que se sentarán en sus bancas al momento de iniciar la sesión, por lo que el conglomerado opositor cuenta con 35 senadores. Después de recibir presiones desde el Grupo A, el neuquino Horacio Lores adelantó que bajará al recinto al sonar la chicharra, con lo que solamente faltaría un legislador para llegar a los 37. Una vez más, la lupa quedará depositada sobre un puñado de senadores: Guinle, Viana, Roldán y Menem, quienes no adelantaron si bajarán al recinto.

Para sumar una pizca más de incertidumbre, una vez superado el quórum habrá que esperar al final del debate, que se espera prolongado, para saber si todos los senadores que manifestaron estar a favor continúan en su lugar.

Compartir: 

Twitter
 

La CTA y algunos partidos de izquierda realizaron ayer una marcha al Congreso en apoyo a la aprobación del proyecto.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.