EL PAIS › LA MUERTE DE NESTOR KIRCHNER PODRIA DERIVAR EN LA REDEFINICION DE LA AGENDA PARLAMENTARIA

Un debate que atraviesa a la oposición

En todos los bloques opositores se discute qué hacer y las opiniones están divididas. Algunos sostienen que “nada ha cambiado” y que no hay que darle tregua al oficialismo. Otros prefieren esperar a ver la evolución de la situación. Las sesiones de esta semana están en duda.

 Por Miguel Jorquera

La muerte de Néstor Kirchner y su masiva despedida desató un debate que cruza transversalmente a toda la oposición parlamentaria. Los sectores más duros dentro de cada uno de los bloques que conforman el Grupo A en el Congreso insisten en que “nada ha cambiado en el país” y proponen continuar con la agenda legislativa que apunta a limitar las atribuciones del Ejecutivo. Otros de sus pares, en cambio, consideran que hay que desacelerar la embestida al compás de posibles reacomodamientos políticos. También están quienes proclaman dentro del conglomerado opositor una “actitud responsable” como “respaldo a la gobernabilidad” y los que con cierta resignación afirman que el año parlamentario “está concluido”. Por ahora, con más dudas que certezas, la mayoría de los opositores prefiere esperar “un guiño”, “una señal” o “una actitud” del oficialismo que les permita reubicarse no sólo en la tarea legislativa sino de cara a las elecciones presidenciales de 2011. El Presupuesto del Gobierno para un año electoral estará en el centro de la disputa.

Las sesiones del Senado y Diputados previstas para esta semana están en duda. El kirchnerismo está shockeado y la oposición, conmocionada. Pero de uno y otro lado no todos piensan lo mismo a la hora de delinear estrategias parlamentarias.

Dentro del núcleo duro anti K hay quienes sostienen que “nada había cambiado”. “Se ha muerto una figura importante para el oficialismo, pero el Gobierno sigue funcionando y el Congreso debe hacerlo igual”, afirmaron a Página/12 opositores que no quieren que las sesiones se caigan.

Los senadores de la oposición aspiran a convertir en ley un nuevo régimen de decretos de necesidad y urgencia y la reforma del Consejo de la Magistratura, además de avanzar con cambios en la Ley de Administración Financiera, para acotar “la discrecionalidad” del Ejecutivo para reasignar partidas presupuestarias. En la Cámara baja, la sesión especial pedida por la oposición tiene como ejes la reforma del Indec y el reparto a las provincias de los fondos acumulados de Aportes del Tesoro de la Nación. Los más acérrimos opositores admiten que no podrán evitar los “homenajes” a Kirchner, que el oficialismo “usará para postergar el debate”.

Otros, en cambio, afirman que hay que esperar a que el oficialismo “elabore el duelo” y postergar las sesiones de esta semana para tratar de acordar temarios con el Frente para la Victoria para sesionar en el escaso tiempo que queda del año parlamentario (las sesiones ordinarias concluyen el 30 de noviembre). “Aun con las diferencias, el debate del Presupuesto debería ser la prioridad institucional, así como el Indec y el Consejo de la Magistratura. Pero habría que evaluar otros temas económicos que muestren a la oposición como metiendo palos en la rueda”, afirmaron algunos de esos legisladores a este diario.

El debate acerca de cómo seguir atravesó a todo el arco opositor. Los radicales se reunieron informalmente para esbozar un primer análisis sobre la “nueva situación política”. Los más duros –como los diputados Oscar Aguad y Silvana Giúdici y el senador Gerardo Morales– no quieren “arriar” la agenda legislativa. Otros proponen una tregua a la espera de “una señal” del oficialismo y ver cómo reacciona el resto de la oposición, en especial el peronismo disidente.

El peronismo disidente también sintió el cimbronazo de la desaparición del referente que los unió por rechazo y ninguno de sus dirigentes da señales claras. Felipe Solá, de los pocos que fue a dar sus condolencias a la Presidenta, dejó en manos de Enrique Thomas la tarea parlamentaria. El mendocino, que militó en las filas cobistas, es partidario de “no retroceder” en la agenda legislativa que limita al Gobierno. La misma opinión que predomina cerca de Francisco de Narváez. El bloque duhaldista comandado por Graciela Camaño fijará postura esta semana.

El jueves también hubo una primera reunión de diputados de la Coalición Cívica donde hubo opiniones divergentes. Patricia Bullrich encabeza la postura más intransigente, mientras otros prefieren esperar. Toda definición quedó supeditada al regreso de Elisa Carrió, tras su paso por un spa cordobés para someterse a dieta y bajar de peso.

Las primeras reacciones del macrismo fueron continuar con la agenda legislativa que se había trazado la oposición, aunque todavía tampoco hay una definición oficial. En tanto los socialistas son partidarios de hacer “una impasse” y tratar de acordar con el oficialismo una agenda legislativa en lo que queda del año parlamentario. “El debate por el presupuesto 2011 debe tener preferencia, así como otros temas institucionales. Pero habrá que analizar los proyectos que puedan condicionar la marcha económica del Gobierno”, dijeron a Página/12 algunos diputados del PS.

El GEN se reunirá esta semana para analizar la situación. Su líder, Margarita Stolbizer, regresó el viernes del exterior y sólo alcanzó a pasar por la Rosada para dar su pésame a la Presidenta. Algunos de sus integrantes advierten que “el año parlamentario ya está terminado” y “en marzo el Grupo A, con las candidaturas presidenciales ya casi definidas, estará en vías de extinción”.

Dentro de Proyecto Sur hay quienes afirman que “no es momento de exacerbar ni diluir las diferencias, sino de fortalecer la situación institucional”, mientras que otros proponen una tregua de apenas “una semana”, para volver sobre su propia agenda parlamentaria que incorporará, junto con la CTA, una iniciativa para modificar la Ley de Asociaciones Profesionales “que garantice la libertad sindical”. “Si hay voluntad de llevarlo al recinto y están los votos necesarios, vamos a respaldar nuestro proyecto”, afirmó a este diario un diputado de Proyecto Sur sobre la ley para declarar de interés público la producción de papel para diarios, tomando distancia de la postura que asumió el propio Fernando “Pino” Solanas de no incluirlo entre sus prioridades legislativas.

No cabe duda de que la prioridad para el kirchnerismo es la aprobación del Presupuesto 2011. Por ahora, la única señal que dio sobre el resto de sus propuestas fue suspender el debate sobre el proyecto para participar a los trabajadores de una porción de las ganancias empresarias.

Compartir: 

Twitter
 

Las sesiones ordinarias del Congreso concluyen el próximo 30 de noviembre.
Imagen: DyN
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared