EL PAíS › EL VICE VIVE SU PEOR MOMENTO COMO PRECANDIDATO PRESIDENCIAL Y YA HAY DIRIGENTES QUE AMENAZAN CON ABANDONARLO

Más solo que Cobos en la interna radical

Después de perder las conducciones de ambas Cámaras del Congreso, de la baja de popularidad y diluir su poder en el Comité Nacional, los sectores que hasta hoy trabajaban por su candidatura amagan con abandonarlo si no logra retomar la iniciativa.

 Por Sebastian Abrevaya

La situación de Julio Cobos como candidato presidencial de la UCR está en su peor momento: perdió las conducciones de las dos Cámaras del Congreso, perdió poder en la mesa del Comité Nacional y su popularidad se vio fuertemente afectada tras la muerte de Néstor Kirchner. En este contexto, los sectores del radicalismo que hasta hoy trabajaban por su candidatura ya empezaron a moverse y amagan con abandonar definitivamente las filas del cobismo si el vicepresidente no revierte su actitud y toma la iniciativa para recuperar el terreno perdido. El giro del titular del Comité Nacional, Ernesto Sanz, que pasó la última semana a manifestar su deseo de sumarse a la lista de candidatos, se convirtió en un fuerte elemento de presión de los históricos dirigentes partidarios, que miran a Sanz como una alternativa en caso de una caída de Cleto y la consolidación de Ricardo Alfonsín.

En los últimos meses la popularidad de Cobos se había estancado y manifestaba una baja más o menos pronunciada según quien lo dijera. El último golpe de suerte que tuvo el vice fue un nuevo desempate que le regaló el kirchnerismo en la votación por aumento del 82 por ciento móvil para los jubilados. Pero el efecto se diluyó rápidamente y se precipitó nuevamente su caída con la muerte del ex presidente Néstor Kirchner.

En ese proceso, los primeros movimientos de la dirigencia que sostenía a Cobos en la inmensa estructura partidaria los dio Enrique “Coti” Nosiglia. El intendente de Junín, Mario Meoni, le reconoció a Página/12, que en el cobismo advirtieron un cambio de actitud de Nosiglia, quien en su momento fue uno de los más importantes miembros de la mesa chica de Cobos.

La señal, casi incontrastable, fue la posición adoptada por uno de los dirigentes más leales al Coti, el senador pampeano Juan Carlos Marino. Marino fue uno de los principales responsables del fracaso de Julio Cobos en su reciente intento por destronar al alfonsinista Gerardo Morales de la conducción del bloque de senadores. Además, fuentes del radicalismo aseguran que el histórico operador de Raúl Alfonsín le había pedido a Cobos que renunciara para dedicarse a la campaña, lo cual fue rechazado, una vez más, por el mendocino.

Aunque nunca jugó abiertamente en el cobismo, Federico Storani participó en numerosas reuniones políticas y fue, junto con Leopoldo Moreau, un aliado estratégico del vice en la provincia de Buenos Aires. En diálogo con este diario, Storani sostuvo que la concreción de la candidatura de Sanz sería una de las mejores noticias para la UCR, ya que lo consideró “el mejor capacitado para articular una construcción socialdemócrata moderna”.

Consultado por Página/12, Moreau prefirió no opinar sobre la cuestión de las candidaturas. “El problema de las candidaturas es aleatorio y secundario, el problema real es en qué lugar está parado el radicalismo, porque tenemos candidatos, pero no tenemos liderazgo”, afirmó el líder del Modeso, evidenciando sus cuestionamientos no sólo para Alfonsín, sino también para Cleto.

La semana pasada existió una reunión de Sanz con Cecilia Moreau (hija de Leopoldo), los bonaerenses Fernando Nino y Luis Freitas, a la que se sumó Ricardo Jano, exponente del Modeso. Puertas adentro del Comité Nacional los dirigentes hablaron de todo, incluido el pronunciamiento de Sanz respecto de su eventual candidatura y la debilitada situación del vice.

Otro referente de la ex coordinadora, el secretario general de la UCR Jesús Rodríguez, es en la práctica uno de los armadores del “sanzismo”. El vicepresidente de la juventud radical, Emiliano Alvarez Raso, comanda junto con el vicepresidente de la internacional socialista juvenil, Rodrigo López Tais, la avanzada entre los militantes sub 30.

Pero además de los vaivenes de los caciques radicales, Cobos recibió a fin de año dos golpes importantes en el Congreso. El más fuerte, en el Senado, donde fracasó en su intento por destronar al titular de la bancada, el alfonsinista Gerardo Morales. Su tropa quedó en minoría y para no aparecer como el responsable de una ruptura anunciaron la creación de un “sub-bloque”. En esa batalla, el sector que terminó de inclinar la balanza a favor de Morales fue precisamente el de Sanz, que cuenta con el apoyo de Marino y Mario Cimadevilla.

En Diputados, Cobos tiene dos problemas. Por un lado, el alfonsinista Ricardo Gil Lavedra asumirá la conducción del bloque en reemplazo del cobista Oscar Aguad y quien continúa en la secretaría parlamentaria, Silvana Giudici, asegura que “nunca” fue cobista.

Pero además, Aguad viene reclamándole cada vez con más ímpetu que se lance “de una vez” como candidato. El diputado cordobés presiona al titular del Senado para que se juegue y comience la campaña porque necesita recorrer su provincia como candidato a gobernador de la mano de quien lidere la boleta nacional. Si Cobos sigue con su idea de patear la pelota hasta las primarias abiertas de agosto, el pragmático diputado cordobés será otro de los que migren hacia Sanz, a quien siempre consideró como su apuesta a largo plazo.

Otro histórico dirigente radical, alejado de las ligas mayores, pero todavía con gravitación en su provincia, salió a bendecir a Sanz. En declaraciones a un medio local, el ex gobernador de Córdoba Eduardo Angeloz sostuvo que “el candidato de las encuestas es Cobos, y el del corazón es Ricardito, pero el ideal es Sanz”.

En el marco de la convulsión interna, en el alfonsinismo no se quedaron quietos. Un importante dirigente le hizo saber a Sanz, puertas adentro, que su intención de ser candidato presidencial no es compatible con su cargo como titular del partido. Además, amagan con sumarse al pedido del cobismo y no participar del gran “Congreso Programático” anunciado por el Comité Nacional para mediados de diciembre. “El problema es que usa el Comité Nacional como comité de campaña. Tiene mentalidad de suplente, consciente o inconscientemente, trabaja para que a los titulares les vaya mal”, rematan furiosos dirigentes del alfonsinismo y agregan: “Que largue el Comité Nacional y que vaya a la pelea. Pero el que tanto quería que fueran las internas en marzo, que compita en marzo”.

Los movimientos y desplazamientos por ahora son sutiles y por lo bajo. Ninguno quiere quedar en evidencia o parado a mitad de camino, pero la fuerza que ejercen sobre Cobos es cada vez mayor. El vice, en cambio, se mantiene inmutable en su decisión de no renunciar al cargo y pedirse licencia recién en marzo para pelear en la primaria abierta de agosto. El anuncio de que no tomará la iniciativa hasta pasados los primeros meses de 2011, es precisamente lo contramano de lo que le reclaman.

Compartir: 

Twitter
 

Julio Cobos ya anunció que no tomará la iniciativa de definir su candidatura hasta pasados los primeros meses de 2011.
Imagen: Leandro Teysseire
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.