EL PAíS › WIKILEAKS DIFUNDIó CABLES DE LA EMBAJADA DE EE.UU QUE GENERARON LA REACCIóN DE ANíBAL FERNáNDEZ

“No le doy entidad a esta estupidez”

La sede diplomática envió un perfil del funcionario cuando éste fue nombrado jefe de Gabinete. En él incluyó versiones mediáticas y opositoras para información del Departamento de Estado, aunque aclaró que no “existe evidencia cierta” de ellas.

La información secreta que la organización Wikileaks está dando a conocer desde hace algunos días alcanzó ayer al jefe de Gabinete, Aníbal Fernández. Según uno de los cables diplomáticos filtrados, fechado en septiembre de 2009, la embajada norteamericana en Buenos Aires hace un perfil del ministro al que califica como el “más accesible”, pero agrega que según fuentes “dudosas y sin pruebas” lo involucran en la vigilancia de “correos electrónicos de políticos opositores” e incluso se hace eco de versiones periodísticas “sin pruebas” que lo vinculan con el narcotráfico. Fernández salió al cruce de la información y aseguró que el escándalo generado por los cables “es un problema de los Estados Unidos, no nuestro”. “No estoy dispuesto a darle entidad a esta estupidez”, agregó.

El cable 1017, calificado como “secreto”, forma parte del lote de más de dos mil informes filtrados que hacen referencia a la Argentina. El documento lleva la firma del encargado de Negocios de la embajada, Thomas Kelly, quien reconoce a Fernández como “el miembro del gabinete más accesible a la Embajada de los Estados Unidos” pero advierte sobre ciertos “rumores” que rodean al funcionario y a los que califica de dudosos. Algunas de estos rumores que enumera en el cable incluyen sospechas de que el jefe de Gabinete dirigió “equipos de inteligencia para vigilar los correos electrónicos de políticos opositores”. Otras repiten lo comentado por “algunos contactos de la embajada” y aclara que estos no pudieron ofrecer pruebas para vincularlo con supuestos hechos de corrupción en los que estaría involucrada la empresa japonesa NEC.

“Al igual que muchos políticos argentinos (Fernández) es perseguido por rumores de corrupción, incluyendo vínculos con el narcotráfico”, asegura el cable diplomático. No obstante, acto seguido se aclara que “a pesar de las variadas y persistentes acusaciones de corrupción, no existe evidencia cierta” sobre las denuncias en ese sentido y que con respecto a los supuestos lazos con el tráfico de drogas “no tenemos información alguna que corrobore estos cargos”.

Bajo el subtítulo “Espiando a la oposición”, el informe asegura que en 2007, mientras se desempeñaba como ministro del Interior, Fernández estas fuentes afirman que habría dirigido “un equipo privado” encargado de monitorear los correos electrónicos de varios opositores, incluyendo al entonces candidato a gobernador Francisco de Narváez, que ayer salió a pedir explicaciones al jefe de ministros. Segun estos rumores el ministro habría utilizado dos técnicos en computación para hackear cuentas de e-mail de alto nivel”, incluyendo la del presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti.

El cable de la embajada también advierte que los rumores agregan que el jefe de Gabinete “podría haber jugado un rol tangencial” en supuestas maniobras para conseguir “ilegalmente” votos en Buenos Aires y Córdoba en las elecciones de junio de 2009, mediante la adjudicación de DNI a militantes afines “para asegurarse votos adicionales” en esas provincias.

Más entretenida, en cambio, resultó ser la descripción que la embajada hace de su figura. “Aunque siempre está bien preparado, su discurso y su comportamiento pueden a veces ser groseros. En más de una ocasión, se fijó de manera muy obvia en una atractiva traductora durante un encuentro con oficiales de Estados Unidos”, comenta el cable. “Como buen fan de la tecnología, lleva múltiples celulares y su oficina tiene seis televisores sintonizados permanentemente en cada canal de noticias local”, agrega.

En líneas generales, Kelly lo define como un buen interlocutor y un político “pragmático”. “Fernández tiene mucho mejor acceso a la pareja gobernante que cualquier otro miembro del gabinete; quizá sólo el empleado recluido en la Casa Rosada (el secretario de Legal y Técnica) Carlos Zannini tenga más influencia con los Kirchner”, sostiene.

Algunas horas después de la difusión del informe, Aníbal Fernández salió a rechazar las sospechas. En una entrevista televisiva –donde el funcionario aceptó referirse al hecho “por primera vez y única vez”– Fernández sostuvo que la conmoción generada por la publicación de los informes secretos no tenía nada que ver con las acciones del gobierno argentino. “Es un problema del gobierno de los Estados Unidos y del Departamento de Estado”, subrayó.

Consultado acerca de si lo que está pasando le parecía “grave”, Fernández dijo que “de grave esto no tiene nada. Si fuera grave, lo que pasó hace dos años y medio tendría que haber tenido consecuencias lógicas”, aseguró, aludiendo a la parte del cable en donde se lo acusa de espiar a opositores.

Con respecto a la sospecha de vínculos con el tráfico de drogas. indicó que “uno sabe lo que está haciendo. Cuando fui ministro de Justicia y Derechos Humanos, fuimos el único gobierno que detuvo bandas de narcotraficantes”, comentó. Fernández se tomó con humor el comentario sobre su supuesto “comportamiento grosero”. “Nunca me la di de conde de Chikoff, me expreso como me expreso”, sostuvo.

Por último, el funcionario dijo que se sentiría defraudado si el informe fue realmente redactado por Kelly. “Me siento más defraudado si Kelly escribió eso. Si es así me parece un mamarracho e indicaría que su carrera se está yendo al tacho de la basura”, concluyó.

Compartir: 

Twitter
 

Fernández se tomó con humor su supuesto “comportamiento grosero”: “Nunca me la di de conde de Chikoff”.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.