EL PAíS › EL úNICO CIVIL ACUSADO POR LOS VUELOS

Represor a su casa

Gonzalo Torres de Tolosa, el único civil procesado por su participación en los vuelos de la muerte durante la última dictadura, está de vuelta en su hogar. La Sala I de la Cámara Federal porteña revocó la decisión del juez federal Sergio Torres, que había ordenado su prisión preventiva en el penal de Ezeiza, y en base a los problemas de salud del ex miembro del Grupo de Tareas 3.3 de la ESMA le concedió el arresto domiciliario, que cumple en el piso 5º B de Blanco Encalada 1715. El abogado Torres de Tolosa, de 66 años, fue denunciado por el ex capitán Adolfo Scilingo como su acompañante en uno de los dos vuelos en los que se arrojó a personas vivas al mar. Ya en 1998, cuando peregrinaba por los pasillos de Comodoro Py como defensor del prefecto Gonzalo Sánchez y el policía Roberto González (ex represores de la ESMA que trece años después continúan prófugos), el juez español Baltasar Garzón solicitó su extradición junto con la de otros 80 represores.

Los jueces Martín Irurzun y Eduardo Farah destacaron en su resolución que días después de la detención el represor fue sometido a una cirugía para extirparle un tumor cerebral. Los camaristas consideraron “prudente” mandarlo a su casa, pues “como secuela del tumor cerebral que padeciera, aunado a la diabetes y cardiopatías que presenta, muestra inconvenientes en su movilidad, para lo cual requiere en algunos casos de asistencia, así como realización de ejercicios físicos”.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.