EL PAIS › LA CAMPAñA DESGASTO LA RELACION ENTRE ALFONSIN Y DE NARVAEZ

Mal momento para la pareja

Cada uno hará su propio cierre. El radical se juntará en un hotel porteño con sus correligionarios. Su socio, en cuyas huestes genera fastidio el estilo “tradicional” de la UCR, repartirá boletas en La Matanza. Tampoco esperarán juntos el resultado de las primarias.

 Por Sebastian Abrevaya

Lejos de los primeros tiempos, en los que se mostraban juntos y sonrientes, en el último tramo de la campaña y en el día de la elección, Ricardo Alfonsín y Francisco de Narváez andarán cada uno por su lado. El radical tiene previsto un cierre de campaña junto a la dirigencia partidaria en un hotel porteño, el mismo que usará de bunker el domingo de la primaria abierta, simultánea y obligatoria. De Narváez, en cambio, repetirá lo que hizo en la última elección: repartirá boletas por el distrito más poblado de la provincia de Buenos Aires, La Matanza. El domingo, además, esperará los resultados en su coqueto bunker de Las Cañitas.

Como en una pareja con poco tiempo de noviazgo, los candidatos de la Unión para el Desarrollo Social sufrieron en estas semanas de campaña el desgaste de la convivencia. La lentitud para resolver cuestiones operativas, peleas internas en la provincia de Buenos Aires, sumado al estilo más “tradicional” de Ricardo Alfonsín, generaron cierto fastidio en las huestes de De Narváez, poco acostumbrados a las burocracias partidarias. Del lado radical, recibieron con desagrado que De Narváez saliera la semana pasada al cruce del pedido de renuncia de Alfonsín al juez de la Corte Suprema Raúl Zaffaroni por los prostíbulos que fueron encontrados en departamentos de su propiedad.

Esos roces están condimentados por cierta desazón producto de algunas encuestas de opinión. En los pasillos radicales admiten que si bien Alfonsín está primero entre los opositores, su candidatura no levantó el vuelo esperado y el peronista disidente Eduardo Duhalde está más cerca de lo que quisieran. Además, diferencias sobre las publicidades de campaña, en las que De Narváez esperaba sacar ventaja de sus competidores producto de sus posibilidades económicas, generaron también cortocircuitos entre ambos.

En ese marco, Alfonsín cerrará su campaña mañana con un acto en el hotel NH City, del centro porteño. Había convocado a toda la plana mayor de la UCR, incluidos sus ex rivales Julio Cobos y Ernesto Sanz, pero estos últimos no confirmaron su presencia. De ese acto no participará De Narváez, que el jueves desde temprano estará repartiendo boletas en La Matanza, el partido más poblado de la provincia.

El Colorado esperará los resultados de la elección en su coqueto bunker de Las Cañitas. “Francisco va a estar pendiente de la elección bonaerense y un poco de la de Capital, ellos van a estar mirando todo el país. Era complicado juntar las dos cosas. Tal vez para el 23 sí hagamos algo juntos”, sintetizaron en el entorno de De Narváez. El resultado de la elección de este domingo marcará la relación entre el radical y el peronista disidente frente a las generales del 23 de octubre.

Compartir: 

Twitter
 

Ricardo Alfonsín y Francisco de Narváez ya no sonríen como en los primeros días de campaña.
Imagen: DyN
SUBNOTAS
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared