EL PAíS › ALFONSíN CONSIDERó “UN ESTíMULO” EL TRIUNFO DE MESTRE EN CóRDOBA

Un inflador para el ánimo caído

Tras el magro resultado que obtuvo en la primaria, Ricardo Alfonsín se apoyó en la victoria obtenida por el radicalismo en la capital cordobesa para sostener que “se puede pelear todavía por una segunda vuelta” en las elecciones nacionales.

La victoria del radical Ramón Mestre (hijo) en la elección por la intendencia de la ciudad de Córdoba devolvió la autoestima al golpeado Ricardo Alfonsín. “El triunfo de Mestre es un estímulo muy fuerte”, dijo el candidato presidencial por la Unión para el Desarrollo Social (Udeso), que festejó en la Docta la recuperación de la jefatura comunal para la UCR después de 16 años. “Esto demuestra que, si bien es muy difícil, se puede pelear todavía por una segunda vuelta”, se entusiasmó el candidato radical. Así, por primera vez desde las primarias del 14 de agosto –cuando quedó segundo, pero a 38 puntos de Cristina de Kirchner–, Alfonsín volvió a hablar de un posible ballottage para definir el próximo presidente.

“Los resultados de ayer (por el domingo) demuestran que, si bien es muy difícil, se puede pelear todavía por una segunda vuelta. A la victoria en Córdoba se suma lo que sucedió en Corrientes, donde nos impusimos por una diferencia mayor a la prevista, e incluso el resultado del Chaco, donde muchos pensaban que íbamos a sacar menos votos de los que obtuvimos”, sostuvo Alfonsín.

El candidato presidencial aclaró, no obstante, el motivo de su entusiasmo: “A veces nos preguntan con qué ánimos se encara este tramo de la campaña después de lo que pasó el 14 de agosto, y yo digo que con la fuerza que nos da la convicción de creer que lo mejor que le podría pasar al país es un cambio en el partido de gobierno”.

El del domingo fue uno de los pocos viajes, en medio de un disperso calendario electoral, en el que Alfonsín pudo festejar. Pero no pudo atar ninguno de los escasos triunfos de la UCR a su candidatura presidencial. El triunfo de Mestre del domingo en la capital cordobesa estuvo despegado de la elección provincial, donde el PJ local volvió a imponerse y el radicalismo quedó relegado al tercer lugar. Tampoco en las PASO, donde el Frente para la Victoria se impuso por primera vez en Córdoba y la UCR obtuvo el segundo lugar en el podio.

La de Corrientes fue una elección legislativa provincial, donde el gobierno en manos del radicalismo oscila entre acercamientos y distanciamientos con el Ejecutivo nacional.

En el Chaco, con el 30 por ciento de los votos, la UCR obtuvo una mejor performance de la que le auguraban algunas encuestas, pero quedó 35 puntos abajo del frente electoral que consagró la reelección como gobernador del kirchnerista Jorge Capitanich. Aunque haber retenido ese caudal de votos le permite a la UCR entusiasmarse con la posibilidad de conservar la intendencia de la capital provincial, cuya elección, la actual jefa comunal del radicalismo, Aída Ayala, despegó de las provinciales y las nacionales para no atar su suerte a la de otros candidatos de su partido: la elección en Resistencia será el 9 de octubre.

Con magros resultados en las elecciones provinciales y en las PASO, el radicalismo solo pudo saborear, por ahora, triunfos en algunas ciudades importantes. Córdoba se sumó así a otras dos capitales provinciales en manos de la UCR: Santa Fe y Mendoza, donde Alfonsín tampoco puede atribuirse méritos propios.

El radicalismo logró retener la ciudad de Santa Fe luego de perder las internas abiertas y obligatorias santafesinas ante el socialismo, su socio en el Frente Progresista provincial. La posterior pelea entre la UCR y el PS por las candidaturas presidenciales terminó menguando las chances de Alfonsín en la provincia, donde el 14 de agosto quedó tercero, detrás de CFK y del gobernador socialista Hermes Binner, que encabeza la fórmula presidencial en la boleta del FAP.

Mendoza, donde el radicalismo apuesta a recuperar la gobernación, no ha sido benévola con Alfonsín. Después del resultado de las PASO, donde el candidato radical quedó detrás de CFK y de Alberto Rodríguez Saá, el intendente Víctor Fayad prefirió no esperar a octubre y adelantó las elecciones: retuvo la jefatura comunal con comodidad. Y ahora el candidato a gobernador por la UCR, Roberto Iglesias, llama a cortar boleta. Así y todo, Alfonsín vuelve a entusiasmarse con un posible ballottage.

Compartir: 

Twitter
 

El intendente electo, Ramón Mestre, flanqueado por Alfonsín y Ernesto Sanz.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.