EL PAíS › OTRO FALSO TESTIMONIO EN EL JUICIO POR EL ATENTADO DE LA AMIA

Preso un secretario de Galeano

El tribunal ordenó la detención del ex secretario del juez Galeano, Javier De Gamas, tras carearlo con Seineldín.

 Por Raúl Kollmann

En uno de los rounds de mayor importancia del juicio oral por el caso AMIA, quedó preso ayer por falso testimonio nada menos que un ex secretario del juez Juan José Galeano. La detención no se equipara a ninguna de las anteriores –por ejemplo la de Matilde Menéndez o la de varios comisarios–, sino que el Tribunal afirmó con la detención que el secretario mintió y mostró al mismo tiempo gravísimas irregularidades en la investigación del atentado. Lo que quedó flotando en el aire es que en la causa AMIA se armaron falsamente pruebas decisivas. El ex secretario Javier De Gamas sostuvo que no negoció dinero con el principal acusado en el caso, Carlos Telleldín, pero se le mostró un video en el que se veía lo contrario. Reconoció que a Telleldín se le exhibieron fotos de policías antes de un procedimiento en el que debía reconocer “espontáneamente” a esos policías y, finalmente, terminó perdiendo por goleada un careo con Telleldín. En la madrugada de ayer, los jueces del Tribunal, después de insistirle en que no siguiera contestando con frases como “no me acuerdo, no sé, no me consta” resolvieron, por unanimidad, detenerlo. Al mediodía recuperó la libertad, pero las 16 horas del testimonio de De Gamas van a dejar una huella muy fuerte en el caso AMIA.
De Gamas fue uno de los dos secretarios de Galeano durante toda la investigación del atentado. La otra secretaria, Susana Spina, va a declarar hoy, por lo que existe una enorme expectativa, ya que era de la máxima confianza del magistrado.
El ex secretario naufragó en tres temas:
- Cuando se le preguntó si se le había pagado a Telleldín para que declarara, De Gamas empezó diciendo que no sabía. Mencionó que se hablaba de derechos de autor por el pago de un libro y que eso lo asombró, pero terminó enmarañado cuando se le exhibió un video en el que él mismo habla a solas con Telleldín y le menciona el dinero, dicen que Telleldín planeaba depositarlo en Uruguay y se menciona un banco.
- De Gamas terminó también admitiendo que en abril de 1996 se le mostraron a Telleldín fotos de policías bonaerenses a los que después, en julio, marcó como las personas que se llevaron de su casa la camioneta que explotó en la AMIA. O sea que fue una prueba fraguada. De Gamas no pudo explicar por qué no se hizo un acta de esa exhibición de fotos y tampoco supo dar razones de por qué el reconocimiento se hizo con fotos y no con personas como correspondía.
- Cuando De Gamas dijo que no sabía nada del pago, Telleldín saltó desde el lugar en que estaba ubicado en la sala y gritó: “Sos un sinvergüenza, vos me diste los segundos 200.000 mil dólares. Me los mostraste de una caja de hierro en el juzgado”. Telleldín fue expulsado de la sala, pero luego –por pedido del abogado de Memoria Activa, Pablo Jacoby– el tribunal ordenó un careo entre el imputado y el ex secretario. Según la mayoría de los presentes, Telleldín se mostró mucho más sólido y verosímil que De Gamas, aunque no faltaron fuentes de la fiscalía y alguna de las querellas que se mostraron extrañados porque “los jueces le creyeron a un delincuente con nueve condenas y no a un funcionario”. Desde el Tribunal se señaló que la decisión de detener a De Gamas ya estaba tomada bastante antes del careo debido a las increíbles contradicciones y omisiones del ex secretario.
La resolución del Tribunal tiene importancia porque no se trata de un testigo de hechos casi laterales, como fue Matilde Menéndez, a quien se apresó por mentir respecto de una conversación telefónica. En este caso, lo que se enjuicia es el corazón mismo de la investigación, el entorno de Galeano. Esto no quita que, si aparecen evidencias sólidas, los acusados no terminen condenados, pero aun así la audiencia de ayer mostró nuevamente los métodos oscuros utilizados por el juez. Se infiere que Galeano terminará con serios problemas, pero más graves todavía deberíanser las imputaciones contra quienes estuvieron incluso por encima de él, empezando por el gobierno de Carlos Menem, los jefes de la SIDE y los responsables políticos de las policías que actuaron en aquel momento.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.