EL PAíS › SABATO CON DOS MIL ALUMNOS PORTEÑOS

Unidos por la paz

“Las bombas me dan un poco de miedo”, repetían los chicos reunidos para pedir que Estados Unidos no bombardee Irak.

“La guerra es re-mala porque mueren miles de niños inocentes”, dijo Mercedes con cara seria. “Vinimos a pedir que no luchen. Las bombas me dan un poco de miedo. ¿Mirá si cae una acá?”, preguntó Micaela con tan sólo seis años y ya preocupada. Como éstas, muchas voces más de alumnos de escuelas porteñas, expresaron ayer su rechazo a la inminente guerra de Estados Unidos contra Irak. Junto a un mensaje leído por el escritor Ernesto Sabato, cientos de niños de distintos colegios y credos brindaron así un emotivo llamado a la paz mundial.
En una jornada en donde los chicos parecieron enseñarles a los grandes, el estadio Obras Sanitarias sirvió de escenario para un acto, organizado por la Secretaría de Educación del gobierno porteño, en el que la voz apenas audible de Sabato y los mensajes simples pero contundentes de los alumnos fueron los protagonistas.
“Ustedes saben, chicos, cómo los hombres matan por poder. Ven por televisión la atrocidad de los bombardeos, de la miseria, del horror que trae la guerra a quienes la padecen”, comenzó a decir Sabato, mientras su carta se leía simultáneamente en miles de colegios. Y siguió pausado: “Otros chicos como ustedes verán morir de dolor a sus padres y a sus hermanitos, pero eso no le importa al poder”. Ante la mirada expectante de los niños, el escritor también les pidió “hay que mantener, queridos chicos, encendida en el alma la llama de este dolor de humanidad, y ser fiel; si esta determinación permanece, será inquebrantable”.
Pero los chicos esta tarde, no sólo escucharon la palabras de los mayores, sino que decidieron tomarla ellos mismos para dar sus propios mensajes de paz. Paradito frente al micrófono, Fernando Córdoba, de cuarto grado, se animó y pidió “que en la Tierra sepamos sólo del calor del sol y que no tengamos que experimentar el calor de las bombas”. También Soledad Paz definió qué significa, para una niña de 12 años, que comience el bombardeo: “Con la guerra sólo se pierden familias, ilusiones, y la humanidad se llena de una oscuridad donde es difícil ver la luz brillante de la paz”.
Al encuentro asistieron, entre otros, el jefe de gobierno, Aníbal Ibarra, y el secretario de Educación, Daniel Filmus, quien dijo a Página/12 que el acto sólo fue una demostración, “lo fundamental es el trabajo que se está realizando en las escuelas, donde miles de chicos están reflexionando y generando una conciencia de paz”. Ibarra, por su parte, también se mostró contento de haber reunido a los alumnos “para brindar, a través de ellos, un mensaje de paz desde toda la Ciudad. A veces los más pequeños tienen mejores ideas que los grandes que sólo responden a sus propios intereses”.
Para que a todos les llegue el mensaje, las palabras de los chicos no sólo salieron por los parlantes. Desde banderas y cartulinas de colores, las frases también se pudieron escuchar: “Los niños exigimos paz o los llamaremos asesinos”. O “La guerra destruye la vida y los chicos somos la vida”. Para que quede claro su oposición al bombardeo cada vez más cercano, alumnos de varias escuelas también entonaron canciones. A través de “Imagine” de John Lennon y “Sólo le pido a Dios” de León Gieco los coros pidieron un mundo lleno de paz.
Sabato concluyó muy emocionado su mensaje definiendo qué es la paz, palabra que “en todos los idiomas es suprema y sagrada, que expresa el deseo de Dios para los hombres. El deseo de un reino de paz y justicia. La paz y la justicia que estamos acá para reclamar y testimoniar”.
Los alumnos de la ciudad terminaron el acto enviando al cielo sus palabras. “Paz es que no haya guerra, hambre ni desigualdad”, escribió alguno de los chicos, con el deseo de que su mensaje volara bien lejos dentro de un globo celeste.

Informe: Martina Noailles

Compartir: 

Twitter
 

Dos mil alumnos reclamaron paz en un acto en Obras Sanitarias.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.