EL PAIS › GABRIEL SOLANO, CANDIDATO A DIPUTADO DEL FIT

“Capital es la ciudad roja del país”

 Por Adriana Meyer

“Estamos ante la oportunidad de que la izquierda se coloque como la oposición al gobierno, y así cambiar las coordenadas políticas del país.” Gabriel Solano habla rápido y muy seguro, su optimismo llega hasta imaginar que el Frente de Izquierda de los Trabajadores (FIT) obtiene una banca de diputado con la lista que encabeza, un 40 por ciento más de lo que el FIT sacó en las PASO. De lograrlo, dice que impulsaría el fin de la tercerización laboral. “Como el candidato más joven, digo que la juventud es la que más sufre la precarización”, afirma con sus 37 años. Como dirigente de la Unión de Juventudes por el Socialismo y del Partido Obrero (PO), participó de la recuperación de la Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA) a fines de 2001. “La Cámpora no quiere debatir con nosotros”, provoca Solano, que tiene un hijo y vive en pareja en San Cristóbal.

“El kirchnerismo en el poder no pudo cooptar al movimiento estudiantil; ganó gente, pero no pudo desplazar a la izquierda. Dicen que expresiones como La Cámpora son las artífices del regreso de la juventud a la política, pero la formaron para atacar a la izquierda, para posicionarse como progresista. Nosotros mostramos que no lo es porque paga 1434 pesos de jubilación, tiene un 40 por ciento de trabajo en negro y está con la burocracia sindical que asesinó a Mariano Ferreyra. No será tan fácil ser revolucionario porque Mariano lo era y lo mataron. Evita decía que el peronismo será revolucionario o no será nada. Carta Abierta no es para demostrar que Vargas Llosa es de derecha sino para evitar una influencia mayor de la izquierda en el mundo intelectual”, asegura.

–Sin embargo, sus funcionarios y personalidades progresistas sostienen que es un gobierno con políticas de centroizquierda, políticas posibles.

–Si se sienten tranquilos con un promedio salarial de 2500 pesos, cuando la canasta está en 6 mil, con fuga de capitales, con especulación inmobiliaria y crisis habitacional, allá ellos. Pero el gobierno kirchnerista es una de las variantes de rescate del capital frente a la crisis mundial. Ahora bien, si uno piensa que el gobierno de Rodríguez Zapatero es de centroizquierda, entonces sí: éste también. La nacionalización del sistema jubilatorio fue la única medida de fondo de los últimos tiempos –eso lo apoyamos–, pero para pagar la deuda.

–¿A qué atribuye entonces que le vaya tan bien al Gobierno?

–La vuelta de Felipe Solá es emblemática: un menemista sojero, ganadero, terrateniente, hasta usa el pañuelo. La oposición se derrumba porque ya no representa los intereses del poder. Así se genera un vacío político, que le quita al Gobierno el argumento extorsivo de que si no me votan a mí, viene la derecha destituyente. Tendremos los votos de Proyecto Sur de 2009, si metemos dos o tres diputados con el 5 por ciento, habremos avanzado. Nuestro desafío es un bloque de diputados de izquierda, que en Capital podemos lograrlo porque es la ciudad roja del país.

–¿La ciudad que reeligió a Mauricio Macri es roja?

–Acá se hizo el “argentinazo” de 2001, se defendió la revolución cubana. El triunfo de Macri es la expresión más clara del carácter conservador del kirchnerismo, que descuidó lo social. También vamos por el voto de los trabajadores que votaron a Macri. Esta vez no será una frustración para el votante de izquierda.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.