EL PAIS › LUEGO DE PELEARSE, LOS RADICALES SE REPARTIERON CARGOS EN EL SENADO

Un acuerdo que salió con fórceps

La discusión duró horas y el bloque estuvo al borde de partirse. Finalmente, los tres sectores en que está dividido el radicalismo –Cobos, Sanz y alfonsinistas– resolvieron alternar los cargos en el Senado.

 Por Sebastian Abrevaya

El bloque de senadores radicales estuvo inmerso hasta altas horas de la noche en una fuerte pelea por los espacios de poder interno. Después de arduas negociaciones, que amenazaron con una ruptura del bloque, se llegó a un acuerdo a medias que implica la alternancia en los cargos un año para cada espacio. Por un lado, el sector que responde a Ernesto Sanz se quedará en 2012 con la jefatura del bloque para el formoseño Luis Naidenoff, mientras que el alfonsinista Gerardo Morales ostentará la vicepresidencia de la Cámara alta. En 2013, en cambio, presidirá la bancada el alfonsinista José Cano y el sanzista Juan Carlos Marino asumirá la vicepresidencia del Senado. El espacio vinculado con Julio Cobos obtendrá la vicepresidencia del bloque y la prosecretaría parlamentaria.

“Con un bloque cohesionado, el principal desafío que tenemos por delante es cumplir fielmente el rol que la sociedad nos otorgó: ejercer un férreo control republicano de los actos de gobierno frente a intentos de hegemonía y autoritarismo. Trabajaremos sin descanso para cumplirlo”, aseguró Naidenoff al término de la reunión que se llevó a cabo en la sala del bloque de la UCR en el Senado. A diferencia de Morales, que ejercía una dura conducción del bloque, el nuevo presidente se mostró dispuesto a mejorar la tensa situación interna, socializando los recursos y la información entre los miembros de la bancada. Desde el sector de Morales, en cambio, cuestionaban a Naidenoff por no ser tan duro frente al kirchnerismo.

En verdad, las más de cuatro horas de negociaciones no fueron suficientes para que los 14 senadores radicales alcanzaran un acuerdo pleno por dos años. Los tres sectores debieron repartirse el poder un año cada uno para evitar una fractura que dejara expuestas las diferencias internas. Hoy existen tres espacios marcados en el Senado. Por un lado, el alfonsinismo, con cuatro senadores: Gerardo Morales (Jujuy), José Cano (Tucumán), Alfredo Martínez (Santa Cruz) y Arturo Vera (Entre Ríos). Por el otro, el cobismo, con otros cuatro: Eugenio “Nito” Artaza (Corrientes), Laura Montero (Mendoza), Pablo Verani (Río Negro) y Emilio Rached (Santiago del Estero). Por último, el sector de Ernesto Sanz, con seis integrantes, que no alcanza los ocho miembros necesarios para imponer una mayoría propia. Se trata de los senadores Sanz (Mendoza), Naidenoff (Formosa), Juan Carlos Marino (La Pampa), Mario Cimadevilla (Chubut), Ramón Mestre (Córdoba) y Roy Nikisch (Chaco).

“La UCR tiene que trabajar en el Senado para fortalecerse. El consenso alcanzado esta noche nos obliga a trabajar mancomunadamente con los diputados y el Comité Nacional para ejercer el rol que la sociedad nos otorgó”, sostuvo Cano tratando de dar una señal de unidad al fin del encuentro.

La sangrienta pelea en el Senado tiene su antecedente en 2010, cuando el cobismo lideró un fallido golpe para descabezar a Gerardo Morales de la bancada. En aquel momento, Morales contó con el apoyo de Sanz, que todavía no había lanzado su candidatura presidencial y que le pidió a Cimadevilla y Marino que también acompañen a Morales. Posteriormente Sanz rompió con el Movimiento de Renovación Nacional (Morena) que impulsaba la candidatura presidencial de Ricardo Alfonsín y se lanzó al ruedo. Sin el respaldo de Sanz, el deseo de Morales de continuar como jefe de la bancada se frustró. El jujeño decidió impulsar a Cano para enfrentar a Naidenoff. El cobismo trató con Eugenio “Nito” Artaza de terciar en esa disputa.

“La verdad es que la alternancia te deja en una situación política de debilidad para negociar con el kirchnerismo”, reconocía anoche una fuente del bloque radical. En verdad, las autoridades duran dos años en el cargo, hasta que se produzcan las elecciones legislativas.

Durante la tarde de ayer había circulado en el Senado la versión de que el cobismo pegaría el portazo al ser desplazado por los sectores mayoritarios. Incluso se difundió que podían conversar con el Frente Amplio Progresista para sumarse en un interbloque. En esta oportunidad primó la idea de mantener unido el bloque.

Compartir: 

Twitter
 

Gerardo Morales y Ernesto Sanz ayer estuvieron en bandos diferentes a la hora de discutir cargos.
Imagen: DyN
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.