EL PAíS › HOY A LA MAñANA LE EXTIRPARáN A LA PRESIDENTA UN TUMOR EN LA GLáNDULA TIROIDES

Llegó el día de la operación de CFK

Al mediodía se daría a conocer el primer parte médico de la intervención quirúrgica. Amado Boudou, a cargo del Ejecutivo por 20 días.

 Por Nicolás Lantos

La operación será a las ocho de la mañana y alrededor del mediodía estará listo el primer parte médico, de no mediar ningún imprevisto. Tal como fue planeado por la Unidad Médica Presidencial, Cristina Fernández de Kirchner ingresará alrededor de una hora antes al Hospital Austral, en la localidad bonaerense de Pilar, donde será intervenida quirúrgicamente para remover un tumor en la glándula tiroides que se le diagnosticó el mes pasado. A partir de hoy, por lo tanto, comenzará con una licencia de veinte días durante los cuales el vicepresidente Amado Boudou se hará cargo del Poder Ejecutivo.

Se espera que el posoperatorio dure unas 72 horas y que el fin de semana CFK ya reciba el alta, aunque deberá completar su convalecencia entre la quinta de Olivos y su residencia en El Calafate hasta el 24 de este mes. Ayer, en su último día de actividad, recibió a Boudou, además de a otros funcionarios y allegados, para dejar todo preparado de cara a su ausencia, siguió de cerca la situación en Río Negro y en Santa Cruz, y dialogó con el médico Pedro Saco, quien estará a cargo del equipo que llevará adelante la cirugía.

El hermetismo alrededor de la Presidenta es aún mayor al habitual. Su agenda oficial está en blanco desde el lunes, cuando regresó de El Calafate, adonde fue a pasar el fin de año junto a su familia. Aunque se sabe que durante el día de ayer terminó de ajustar las tuercas para que durante su ausencia todo siga tal cual lo planeó, los encargados de prensa aseguraron que todas las visitas que recibió en Olivos fueron “en calidad personal”, por lo que no se conoce en detalle quiénes compartieron con Fernández de Kirchner la víspera de la operación.

Además de sus hijos, Máximo y Florencia, que permanecieron cerca de ella durante el día, también estuvieron en la quinta de Olivos el secretario Legal y Técnico de la Presidencia, Carlos Zanini, y Boudou, entre otros funcionarios. Probablemente allí se firmó, con la presencia del escribano general del Gobierno, el acta que permite al vice quedar a cargo del Ejecutivo mientras dure la licencia presidencial.

Otro que pasó por la residencia oficial fue Saco, el cirujano y oncólogo que estará a cargo de la intervención quirúrgica. Se trató de una visita de rutina al paciente y su familia, un día antes de ingresar al quirófano, para despejar dudas y transmitir tranquilidad. Según informaron fuentes de Presidencia, no se realizaron exámenes extra a la Presidenta, como había trascendido por momentos durante la tarde de ayer. “No eran necesarios, ya estaba todo bajo control”, explicaron.

Algunas versiones indicaban que, tras consultarlo con otros especialistas, Saco ya habría decidido extirpar totalmente la glándula afectada, para reducir las posibilidades de que la enfermedad vuelva a manifestarse, sin embargo esto no fue confirmado oficialmente y habrá que esperar hasta que el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro, lea el primer parte médico, después de la cirugía (se prevé que dure de tres a cuatro horas), para conocer los detalles de lo que pase en el quirófano.

De no mediar ningún imprevisto, CFK pasaría unas 72 horas internada, después de lo cual pretende viajar a El Calafate para completar allí los veinte días de licencia, durante los cuales deberá ser tratada con yodo radiactivo para eliminar cualquier célula peligrosa que pueda haberse desprendido. Sin embargo, si la UMP encabezada por Luis Buonomo aconseja lo contrario, la mandataria podría aceptar pasar las primeras jornadas en Olivos para monitorear la recuperación de forma más efectiva.

Mientras tanto, ayer comenzaban a acercarse al predio que rodea el Hospital Austral grupos de militantes que pretendían organizar una vigilia para darle fuerzas a la Presidenta (ver aparte). En paralelo, el jefe de la Casa Militar, coronel Agustín Rodríguez, a cargo de la seguridad de la jefa de Estado, implementó un operativo de seguridad en la zona para garantizar la tranquilidad de la mandataria y de los médicos durante la intervención y el posoperatorio.

Cristina Fernández de Kirchner fue diagnosticada con “un carcinoma papilar en el lóbulo derecho de la glándula tiroides” hace menos de dos semanas, y la noticia se dio a conocer el martes pasado. Se trata de uno de los tipos menos dañinos de cáncer y en caso de ser detectado de forma temprana (como sucedió aquí) tiene un excelente pronóstico de sobrevida sin secuelas. En el caso de la Presidenta, los estudios posteriores revelaron “la ausencia de compromiso en los ganglios linfáticos y la inexistencia de metástasis”, por lo que el pronóstico es bueno y de no mediar sorpresas en veinte días podría retomar sus actividades de forma completamente normal.

Compartir: 

Twitter
 

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner en su última aparición pública la semana pasada.
Imagen: EFE
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.