EL PAíS › EMILIO MONZO, MINISTRO DE GOBIERNO DE LA COMUNA PORTEÑA

“Es una lástima que De Narváez se haya alejado”

Emilio Monzó hace su entrada en el Ministerio de Gobierno porteño, de oficinas recién pintadas, donde todo parece nuevo. Se sienta frente a una mesa poblada de papeles y carpetas de trabajo. Deja su celular a un costado y responde relajado a las preguntas de Página/12. “Lo que estamos haciendo es salir a buscar lo que le falta al PRO”, sostiene el principal armador nacional de Mauricio Macri.

–Usted fue funcionario de Scioli. ¿Qué diferencias encuentra con Macri?

–Scioli les imprime una velocidad a los temas que raya la superficialidad. Mauricio tiene mayor compromiso con todos los temas: toma desde un bache hasta la inseguridad y se involucra de la misma manera.

–¿Scioli veta leyes menos seguido que Macri?

–No sé. Creo que sí. El veto tiene que ver con las características de cada territorio. En la ciudad, es mayor la cantidad de proyectos que generan un gasto.

–¿Cómo se explican los más de cien vetos de Macri?

–Los vetos son porque Mauricio es muy responsable al manejar los números. Tiene una concepción seria y eficiente de los recursos públicos. No los conozco, pero si observaríamos los vetos, muchos tienen que ver con que no siempre hay recursos para un proyecto de ley.

–Como ministro de Gobierno, ¿qué objetivos tiene?

–Lo más inmediato es una reforma política. Estamos observando la experiencia de Salta con la boleta electrónica. Más de fondo estamos buscando consolidar la autonomía.

–¿Qué le falta al PRO para poder ganar en 2015?

–Al PRO le falta trasladar el éxito de la Capital al resto del país. Debemos tener una buena comunicación donde a la gente le genere expectativa Macri como estadista y como presidente. De la General Paz para afuera, no se ha tenido tiempo suficiente para generar el gran partido en los ocho años que tiene de vida. Necesitamos socios que quizá tengan que provenir de otros partidos por el poco tiempo que tenemos de acá a tres años. Nos faltan dirigentes políticos legitimados en otros distritos.

–¿Hay muchos peronistas y radicales que se pueden sumar al PRO?

–¿Por qué no? ¿Por qué encorsetar en partidos políticos, que tienen una ideología tan difusa? Si el viento soplaba de la derecha, acomodábamos la bandera y era para la derecha, si soplaba a la izquierda, acomodábamos para la izquierda, el tema es llegar al poder. Me parece que hay dirigentes políticos que demostraron en su territorio una legitimidad que lo indican como un posible aliado político. Hay que empezar el diálogo desde ahora y no generar un acuerdo político a último momento. Tenemos una mala experiencia con Francisco de Narváez y Alfonsín. El electorado no “paga” esa especulación. Por eso, el diálogo tiene que empezar ya.

–En el PRO, ¿hay quien le pide que vaya “más lento”?

–En el PRO, no. La lentitud y los límites son generalmente expresiones que tienen que ver con intereses propios. El que me pone un límite de tiempo, me lo está poniendo porque no puede moverse, por compromisos de gestión, aunque quisiera jugar con nosotros. Me dicen: “Esperame”. ¿Qué cosa tenemos que esperar? Tenemos libertad para poder movernos. Hay intendentes que no tienen libertad para hacerlo.

–¿Sergio Massa puede ser candidato del PRO?

–No “del PRO”, va a ser un candidato del peronismo. Sí puedo imaginar un desarrollo dentro del Frente para la Victoria donde pueda o no tener posibilidades. Si no le da posibilidades...

–¿Lo mismo ocurre con Capitanich y Urtubey?

–Son todas figuras interesantes. De las más interesantes que tiene el país. Muchas de estas figuras es probable que tengan que jugar por fuera del partido en 2015. Son bienvenidos en el PRO y, por supuesto, pueden ser parte de un frente electoral. Lo mismo que Cornejo, Pechi Quiroga...

–Alfonsín criticó que le quieran “robar dirigentes”.

–Es subestimar a un intendente, que si quiere jugar con el PRO es porque tiene suficiente volumen político para hacerlo. Esas expresiones implican una inseguridad por la que él no puede seducir a ese referente. La del psicólogo te hago: ¿qué te está pasando?

–¿Cómo sigue su proyecto de Michetti candidata en la provincia?

–Gabriela Michetti es una de las figuras más importantes del país. Siendo de Laprida, es una dirigente que la tengo que pensar con la posibilidad de ser candidata. Que ella tome la decisión va a llevar tiempo. Es una idea mía, pero lo decidirá ella.

–¿Hay retorno con De Narváez?

–Siempre hay retorno, pero me parece que el retorno no lo quiere tener Francisco de Narváez. Sus expresiones no lo ayudan. Y los movimientos políticos que hizo no le dieron resultado desde el punto de vista electoral. Son posiciones contra natura, porque su espacio tuvo su origen con el PRO. El tiende a alejarse del PRO. La verdad, es una lástima.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Luciana Granovsky
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.