EL PAíS › EN MEDIO DE LOS CRUCES ENTRE GOBIERNO Y CGT, NO CEDE EL CONFLICTO CON LOS CAMIONEROS

Cuando los camiones tienen problemas de frenos

Tras el fracaso de la reunión sobre los despidos en Chubut, el sindicato amenazó con medidas de fuerza y el Ministerio de Trabajo les recordó que está vigente la conciliación obligatoria. Pablo Moyano señaló que este fin de semana definirán el plan de lucha.

La deteriorada relación entre el Gobierno y la Confederación General del Trabajo (CGT) se agravó ayer con el fracaso de otro capítulo de la negociación por el conflicto desatado por los despidos de camionereos en Chubut. Antes de ingresar a una reunión en el Ministerio de Trabajo, el dirigente del sindicato de los choferes, Pablo Moyano, hijo del líder de la CGT, había advertido que “si no hay solución, habrá movilizaciones, paro de toda la actividad del correo, marcha a la Plaza de Mayo y a la Embajada de Italia denunciando que una empresa de origen italiano quiere precarizar los puestos de trabajo de 200 compañeros”. Por su parte, la cartera laboral aclaró que sigue vigente la conciliación obligatoria, lo cual impide a la empresa Correos del Sur (donde surgió el conflicto) efectuar los despidos, pero también a Camioneros realizar medidas de protesta. La posibilidad de una concentración de reclamo al Ejecutivo frente a la Casa Rosada amenaza con dañar aún más los vínculos entre la central sindical y el Gobierno.

El ministerio que conduce Carlos Tomada recordó que aún rige esa medida dictada oportunamente, “que retrotrae las acciones al 31 de diciembre de 2011, que impide a la empresa efectuar los 81 despidos planteados y, a la vez, al sindicato tomar cualquier medida de fuerza”. Sin embargo, el dirigente de Camioneros Marcelo Aparicio afirmó que el sindicato “no fue notificado” de la conciliación, y ratificó que realizarán “todas las medidas de fuerza que sean necesarias para revertir” los despidos en el conflicto con la empresa Camuzzi Gas del Sur. “Nosotros no sabemos a quién notificó el Ministerio de Trabajo, ni la conciliación obligatoria anterior ni ésta”, afirmó el sindicalista. “Seguimos en conflicto y vamos a tomar todas las acciones directas que sean necesarias para reclamar por los derechos de los 200 trabajadores despedidos, porque no son 80 como dice el ministerio. Vamos a parar todo lo que haya que parar en Camuzzi y en Correo Sur y no descartamos que vayamos a marchar”, dijo, en referencia a una posible manifestación a Plaza de Mayo. De todos modos, aclaró que durante el fin de semana podrían definir la metodología de las protestas.

El subsecretario de Relaciones Laborales, Alvaro Ruiz, encabezó el encuentro del que también participaron Pablo Moyano y dirigentes del sindicato de Chubut. Dos horas más tarde los gremialistas se retiraron del ministerio porque argumentaron que había fracasado el encuentro. “Sentimos que no hubo reunión, vinieron sin ninguna propuesta, por eso nos retiramos, el ministerio no está haciendo lo que debe”, declaró Aparicio. Así las cosas, Trabajo informó que tras finalizar el encuentro mantuvo vigente la conciliación obligatoria e instó a las partes “a retomar el diálogo y buscar soluciones”, dado que los representantes sindicales se retiraron de la reunión. Tomada sostuvo que “las puertas de negociación siguen abiertas”. El conflicto se profundizó luego de que la semana pasada varias personas resultaran heridas en Trelew, cuando la policía reprimió una manifestación de camioneros convocada para rechazar el despido de trabajadores de la compañía privada Correo Sur, luego de que Camuzzi finalizó su vínculo comercial con la empresa, y varios manifestantes terminaron heridos. En ese momento, las autoridades de la cartera laboral habían expresado que el conflicto no tenía razón de ser, dado que se trataba de la finalización de un contrato de licitación. Cuando los sindicalistas amenazaron con realizar movilizaciones a Plaza de Mayo, Trabajo calificó las medidas como un “apriete”, porque se encontraban en pleno proceso de negociación. Pablo Moyano redobló la apuesta. “Qué lástima que no dijo nada cuando cagaron a palos a los trabajadores nuestros en Chubut. Tomada tendría que dar una solución”, dijo.

Por su parte, la compañía Camuzzi Gas del Sur afirmó que “resulta partícipe de un conflicto del cual no es parte, porque su relación con Correo Sur se limita a la contratación de servicios hasta el 31 de enero”. En un comunicado la empresa detalló que “como resultado de un incremento de 130 por ciento en el costo del servicio provisto por Correo Sur, esta licenciataria contrató la distribución al Correo Oficial de la República Argentina, que ofreció una prestación a un menor costo, y comenzará a brindar servicios a partir del 1º de febrero”. La compañía gasífera destacó que “no desvinculó a personal alguno de su dependencia, no rescindió anticipadamente su relación comercial con Correo Sur y otorgó oportunamente una prórroga adicional de seis meses, la cual finaliza el 31 de enero”.

Compartir: 

Twitter
 

El ministro de Trabajo, Carlos Tomada.
El líder de los camioneros, Pablo Moyano.
Imagen: Rafael Yohai & Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.